Vehículos afecto a la actividad

En la declaración de la renta, sólo se podrán amortizarse el vehículo y deducir los gastos, aquellos autónomos que puedan demostrar la afectación exclusiva del vehículo.

0
256
Vehículos afecto a la actividad.
Vehículos afecto a la actividad.
María del Carmen Domínguez Campos, Graduado Social, Col.nº 1778, GESFILAN.
María del Carmen Domínguez Campos, Graduado Social, Col.nº 1778, GESFILAN.

Hoy intentaremos sacar luz de este tema que genera controversia entre los autónomos y profesionales, y que además la AEAT practica gran cantidad de liquidaciones al respecto.
Lo primero que debemos saber que el art. 22 del Reglamento del IRPF (RD 439/2007), en desarrollo del art. 29 de la Ley del Impuesto (Ley 35/2006), regula los elementos patrimoniales afectos a una actividad económica, indica que no se entenderán afectos aquellos que se utilicen simultáneamente para actividades económicas y para necesidades privadas, salvo que la utilización para estas últimas sea accesoria y notoriamente irrelevante. Pero deja claro que esto no será de aplicación en el caso de automóviles de turismo, ya que estos necesitan que estén exclusivamente afectos a la actividad económica.

A efectos prácticos esto quiere decir que, en la declaración de la renta, solo podrán amortizarse el vehículo y deducir los gastos de seguro, reparaciones y otros, aquellos autónomos que puedan demostrar la afectación exclusiva del vehículo. Una salvedad en esta norma son los agentes comerciales, a los que el vehículo turismo que tengan se les
presupone por su actividad afecto al 100%.

Es relativamente sencillo poder demostrar dicha afectación en el caso de vehículos mixtos (furgonetas y otros), que utilizan actividades como la albañilería, reparto, mensajería y otros.

Pero es muy complicado en el caso de autónomos y profesionales que utilizan su vehículo particular a la vez para uso profesional. En este caso la AEAT no está admitiendo la deducibilidad del mismo, solo admite de desplazamientos (es decir gasóleo) siempre y cuando quede claramente justificado que es para algún asunto profesional (como puede ser la asistencia a un juicio en una localidad distinta), pero se habrán de aportar pruebas necesarias y a veces insuficientes para que lo admitan.

En relación a su deducibilidad en el IVA, según el art. 95.3 de la LIVA, si el vehículo está solo en parte afecto, que es el caso que acabamos de mencionar de profesionales y autónomos que utilicen el vehículo particular para temas laborales, se admitiría el 50% del IVA soportado como deducible y solo el 50%. Cabe destacar que en muchos casos en la compra del vehículo no admiten ni si quiera ese 50%, por ser vehículos de alta gama u otros que ofrezcan dudas razonables de su no afección a la actividad.

Tanto agentes comerciales como vehículos mixtos que hemos mencionado si admitirían su deducibilidad en IVA y en el Impuesto de Sociedades.

Este tema de los vehículos como hemos indicado ha generado, genera y generará bastante controversia en el mundo de los empresarios versus la opinión el organismo tributario en cuanto a la deducibilidad de los mismos en los distintos impuestos, aunque esperamos haber arrojado algo de luz al respecto.