Valor de referencia

0
233
Por Antonio Manuel Álvarez, Director Gerente de Grupo Vivit
Por Antonio Manuel Álvarez, Director Gerente de Grupo Vivit

El cambio del valor mínimo fiscal de los inmuebles se ve modificado a partir de este principio de año por las modificaciones del Decreto Ley a razón de las discrepancias ocasionadas por la sentencia sobre la plusvalía municipal, como siempre marcados por valores orientativos sin ser justos en la mayoría de los casos. 

La nueva referencia de valor lo marca en el catastro. De hecho se puede verificar el valor de referencia del inmueble en el enlace de la página de catastro virtual  https://www1.sedecatastro.gob.es/Accesos/SECAccvr.aspx identificándose  mediante certificado digital  o el soporte de  identificación del   DNI.  Dicho valor certificado marca el precio mínimo fiscal de la propiedad, siendo en muchos casos mayor al valor real de venta. Por ejemplo, tengo un cliente donde el valor de mercado actual de la propiedad es de 130 mil euros y el valor de referencia es de 333.586 euros. Esto es un motivo perjudicial para el comprador, ya que tendría que pagar el impuesto de tramitaciones patrimoniales (ITP) a razón del valor de referencia, siendo la diferencia un despropósito con la realidad y causando la caída de muchas operaciones por el descuadre abusivo entre el precio de mercado y el marcado por el catastro. 

Pero esto no es lo peor, ya que deja la puerta abierta fiscalmente para marcar beneficios, no por la venta real, sino por el valor referencial, lo que sería todo un despropósito de usureros. 

En el caso que la diferencia de valores sea tan agresiva como en el ejemplo anterior, se puede presentar una rectificación del valor de referencia, mediante una tasación oficial y rellenar un formulario en el cual, se puede entregar en las oficinas de la sede catastral de la provincia correspondiente.

Este trámite puede conllevar un periodo de cuatro o seis meses y no se garantiza que se modifique la rectificación pertinente aportada. También nos podremos encontrar que aún no tenga valor de referencia marcada, lo que conllevaría darle el valor mínimo fiscal mediante el método “antiguo” que sería el valor catastral que podréis encortar en el recibo de contribución, no en el de domiciliación bancaria de pago, sino el que recibes por la oficina de tributación pertinente. Es decir, en el recibo de contribución donde especifican todos los valores catastrales, dicho valor catastral se multiplica por el coeficiente de cada municipio dando el mínimo fiscal. 

Seguimos viviendo en unas gestiones especuladas por los mandatarios que buscan el beneficio fácil sin verificar la realidad de la calle y cerrando los tratos en los despachos.