Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana

Utrera es considerada cuna del flamenco donde se celebra cada año el festival más antiguo de España, “el Potaje Gitano”.

0
591
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.

Utrera, municipio sevillano ubicado en plena Campiña, es conocido por su historia, por su Semana Santa, por su arquitectura religiosa, por ser cuna del flamenco, por su tan famoso mostachón, por ser la casa de los dramaturgos hermanos Álvarez Quintero, por su feria y por su gente.

Visitar Utrera es adentrarte en su historia, desde la más remota a las más moderna. Desde la más remota porque desde la prehistoria ya había poblado, puesto que se han encontrado numerosos restos arqueológicos como hachas, puntas de flechas, cerámicas, etc. Se tiene constancia que la cultura megalítica habitó en la zona, prueba de ello es el monolito bruscamente tallado conocido como “la Piedra Hincada”. Incluso antes de que los romanos hicieran acto de presencia, ya en la Edad Antigua, pasaron por Utrera los fenicios, los tartésicos y los turdetanos, pues hay signos de su intenso comercio. De la época Romana se conserva “el Puente de Alcantarilla” y se han hallado dos necrópolis, por lo que el casco urbano de hoy sería lugar de cultivo. Sin embargo, de la época islámica, no existen muchos datos. Lo que sí es que hubo una mezquita, que estaba ubicada en lo que es hoy la iglesia de Santa María de la Mesa.

Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.

Cuando se empieza a tener muchos más datos es a partir de la Reconquista Cristiana, donde la población judía también tuvo presencia. Durante los siglos XIII, XIV, XV Utrera se convierte en punto estratégico militar. En el S.XVI vive su mejor momento de apogeo de su historia que se denota por la construcción de diferentes obras públicas: conventos, hospitales, iglesias y casas palacios. Es con Felipe II es el periodo de bonanza económica.
De la Edad Contemporánea cabe destacar que Utrera fue ocupada por las tropas francesas en la Guerra de la Independencia y que en el año 1877, durante el reinado de Alfonso XII, tras un periodo de mejoría, obtuvo la consideración de ciudad.

Tras hacer un breve recorrido por la historia de Utrera, es hora de nombrar sus monumentos. Porque visitar y conocer Utrera es ver su impresionante arquitectura religiosa, legado del periodo de bonanza. Sus iglesias son consideradas bien de interés cultural. Este es el caso de la Iglesia de Santa María de la Mesa que cuenta con una torre que, es la edificación más alta de la ciudad y visible desde cualquier punto. Es un templo medieval que destaca también la Puerta del Perdón. También la Iglesia Santiago El Mayor es otro punto de interés turístico, al igual que el Santuario de Nuestra Señora de Consolación, patrona de Utrera. Este templo se encuentra a las afueras y se llega a él por un camino que a día de hoy es el Parque de Consolación. Es un lugar de peregrinación por la gran devoción que despierta la virgen entre los utreranos. De este templo destaca su arte mudéjar y su altar mayor de estilo barroco.

Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.

Dentro de este tipo de monumentos, también hay que reseñar el Convento de la Purísima Concepción, el Convento de las Hermanas de la Cruz y la Capilla de los Dolores que es un anexo a éste convento. De la capilla sobresale su planta elíptica por ser de los pocos ejemplos de la arquitectura barroca sevillana.

La viuda de Lope Ponce de León fundó el Hospital de la Santa Resurrección, conocido como el “hospitalito” y en él se hallan los sepulcros de la familia Ponce de León. A parte de las ya citadas arquitecturas religiosas, destacan también las capillas de San Francisco en la Plaza del Altozano, de Nuestra Señora del Carmen que está dentro del Colegio Salesianos (el más antiguo de toda España), la de San Bartolomé y la de la Santísima Trinidad.
Pero Utrera tiene otros lugares de interés turísticos. Tal es el caso de el Castillo, ubicado en un cerro fue construido por el Consejo de Sevilla sobre una torre árabe. También la Casa Surga, que aunque por dentro no es visitable su fachada es digna de mención por su estilo sevillano de casa señorial.

Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.

Lo que hoy es la Casa Cuartel de la Guardia Civil era en antaño el cuartel de caballería que es declarado también bien cultural y monumento histórico-artístico. A parte de visitar los diferentes restos de la muralla medieval: Arco de la Villa, Portillo de la Misericordia y las torres de la Plaza de la Constitución.

A día de hoy la Plaza del Altozano es considerado el centro neurológico de Utrera, aunque también es digno pasear por las plazas de Santa Ana y Gibaxa, así como ir al final de la calle Cristo de los Afligidos para ver la Fuente de los Ocho Caños.

Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.

Pero Utrera, también es conocida por sus tradiciones como su feria a la Virgen de la Consolación que se celebra este año del 6 al 9 de septiembre. Al igual que por su flamenco y su conocido festival Potaje Gitano, donde cada último sábado de junio se celebra y se rinde homenaje a una figura flamenca. Y no menos conocidos son los Campaneros Utreranos con su antigua tradición de repique de campanas. Este tipo de concierto se celebra en la Iglesia de Santa María y es digno ver como voltean las campanas donde una persona tira de una cuerda mientras que la otra va saltando encima de la campana hasta conseguir que se ponga en horizontal. Este espectáculo se celebra el Domingo de Ramos, el Domingo de Resurrección y el día de la Virgen de Consolación.

Y para decir adiós a esta ciudad sevillana, no hay que dejar de probar su gastronomía donde destaca su repostería, sus tan famosos mostachones como sus lenguas y palos de nata, disfrutándolos en una de sus cafeterías.

Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.
Utrera, Ciudad histórica de la campiña sevillana.