Unas vacaciones diferentes

0
423

Aunque parece el título de una comedia de Hollywood, este verano las vacaciones para todos será diferente, aunque se acuda al mismo lugar para pasarla. Los empresarios están optando en su gran mayoría en repetir el patrón de estos años atrás, donde los trabajadores se reparten los turnos para que las empresas no tenga que cerrar

Llega el verano y con él las tan ansiadas vacaciones, donde muchas personas vienen planificándolas con meses de antelación. Este año las vacaciones vienen marcadas por ser las vacaciones del coronavirus. Marcadas porque se ha vivido un confinamiento y una desescalada donde poco a poco se han ido volviendo a conseguir libertades, como el salir de casa, el quedar con los familiares y amigos o con lo más importante en un momento como el verano, el poder desplazarte de una provincia a otra. 

Este verano toca recordar veranos, de cuando la tele era aún en blanco y negro. Toca un verano de quedarse en España, de fomentar el turismo nacional. Un turismo adaptado a la “nueva normalidad”. Personas que veranearán en su playa favorita, personas que descubrirán que el verano también se puede pasar en la naturaleza, quienes visiten nuevos pueblos y ciudades, o incluso que se queden en sus casas por temor o porque las circunstancias económicas no acompañen este año. 

Fuera como fuere, en el terreno empresarial, las empresas que han vuelto a abrir sus puertas, en su mayoría, se están reorganizando de tal manera que sus empleados puedan disfrutar de sus permisos vacacionales como todos los años. 

Preguntando a Javier Pineda, presidente de AJE Sevilla, sobre cómo se plantean las vacaciones de verano las empresas asociadas a AJE, comenta: “hay empresarios que van a tomarse este periodo como todos los años, sobre todo empresarios que cuenta con plantilla para poder rotar y que el negocio no quede desatendido. Aunque también hay una parte que está esperando ver qué sucede en el mercado para tomar una decisión.” En el caso de las empresas que Javier Pineda dirige, tal y como él declara, van a seguir con la tónica de todos los años, es decir, al ser empresas de atención al cliente, no van a cerrar, sino que se van a turnar para que todos puedan disfrutar de sus correspondientes vacaciones de verano. 

Por otro lado, Antonio Manuel Álvarez, CEO de Grupo Vivit, señala que este año las vacaciones de verano son más necesarias que nunca. Él le ha pedido a toda su plantilla que desconecten y que sepan aprovechar esos días para tomar fuerza, porque está por venir un periodo de incertidumbre. Por eso es importante tener un descanso real y no impuesto como se ha tenido estos meses atrás. 

La gran mayoría de empresarios están optando, siempre que las circunstancias lo permitan, dividir la plantilla, como venían haciendo años atrás. Sin embargo, aquellos autónomos que no cuenta con plantilla, ven como este año, aún más, el sacrificio de parar no va a ser posible. Y más cuando, su pequeño negocio ha estado cerrado. Aun así, comentan a PYMES Magazine, que intentarán desconectar en fines de semana. 

Pero las vacaciones este año también será diferente a la hora de relacionarse con los demás y de disfrutar de la playa o de la piscina. En ambos casos el aforo estará controlado, por lo que el improvisar bajar a la playa o sobre todo a la piscina no se podrá dar el caso. En las piscinas para controlar el aforo se está cogiendo cita previa. Por contra, en las playas se está monitorizando y digitalizando. Muchas playas andaluzas cuentan con una aplicación donde al usuario le señala en momento real la capacidad de aforo que hay en ese momento en los sectores en los que se ha dividido la playa. Esto se está haciendo para evitar que las personas esperen colas para poder entrar en la arena. Además, de contar con el personal de vigilancia que ha contratado la Junta de Andalucía para estos menesteres. Será un año raro en las playas, donde los juegos de pelota no se verán, ni a niños conociendo a los niños de la sombrilla de al lado, por mantener el distanciamiento social. 

Es por ello, que muchas personas ante tal panorama han optado este año por pasar las vacaciones estivales en casas de campo con piscina privada. O bien por alquilar una caravana o autocaravana y vivir una experiencia nueva. 

Si algo nos ha enseñado esta pandemia, que hay que disfrutar del momento, si este año toca estar pendiente del móvil para ir a la playa o llamar para coger cita y disfrutar de un chapuzón en la piscina de la comunidad, vívanlo. Pero, sobre todo, haga lo que hagas respeta las normas, usa la mascarilla, mantén el distanciamiento social y lávate las manos para que el verano que viene todo esto quede en el recuerdo.