“Todas las empresas que valen la pena requieren normalmente mucho trabajo y mucho tiempo”

0
193

Ignacio Campoy es autor de varias publicaciones, entre ellas “El libro del neuroemprendedor de tu idea al éxito” donde hace un análisis de lo que significa acometer un nuevo rumbo en la vida empresarial del que decide hacerlo por su cuenta.

Por María Donoso

¿Qué es lo que define a los empresarios o emprendedores de éxito?, ¿el líder nace o se hace?,  ¿es lo mismo inteligencia o talento, todos tenemos madera de emprendedores o emprendedoras?,  en otras palabras, ¿cuáles son los aspectos que definen los perfiles que “triunfan” en el contexto empresarial actual?. Pues para responder a estas y otras preguntas hemos profundizado más sobre el camino hacia el emprendimiento con Ignacio Campoy, CEO de Formación Universitaria, institución académica líder en la formación no presencial en nuestro país con más de 100.000 alumnos formados en sus aulas virtuales.

Empecemos por los protagonistas de su libro. Los empresarios o emprendedores “de éxito” tienen una serie de cualidades que se repiten en ellos, ¿eso es así?

Pues efectivamente, dependiendo de la actividad empresarial o negocio que quieran acometer, son muchas y muy variadas las cualidades que están en juego. Pero si es cierto que hay siete de ellas, que cito en mi libro y que suelen estar presentes: Carácter optimista, confianza en sí mismo, responsable de su suerte, espíritu emprendedor, tranquilidad ante la incertidumbre, audacia y  disposición al trabajo en equipo.

¿Es duro el camino empresarial al éxito?

Todas las empresas y/o negocios que valen la pena requieren normalmente muchísimo trabajo y muchísimo tiempo.

He leído muchas biografías de éxito en mi vida y a ninguno de los empresarios o emprendedores le han regalado sus logros. Han tenido que trabajar muy duro y durante mucho tiempo. Y, aunque hayan logrado la cima, cada nuevo día les requiere nuevos y redoblados esfuerzos para mantenerse en ella.

¿Qué les recomienda a los nuevos empresarios o emprendedores?

Básicamente tres requerimientos: persistencia, perseverancia y valor.

La persistencia, porque el emprendedor o empresario persistente no se desanima ante los muchos obstáculos y problemas del día a día. Al contrario, les sirven de estímulo. De hecho en el refranero español, muy rico y extenso, ya hay una buena recomendación que también hago mía: “el que la sigue la consigue”. Persistencia la entiendo como una disposición a no rendirte ante las dificultades, no darte nunca por vencido e insistir hasta conseguirlo.

Respecto a la perseverancia, esa  manera de ser o de obrar, obviamente tiene que ir de la mano del empresario. Un modo de actuar en su filosofía y no sólo para momentos puntuales. 

Y finalmente no nos puede faltar en la ecuación el valor, porque para alcanzar el éxito el empresario o emprendedor debe ser capaz de transitar desde la zona de confort a la zona mágica.

¿Es el miedo uno de los peores enemigos para el éxito?

He comprobado que uno de los peores enemigos del emprendedor es la excesiva preocupación y miedos que tiene. El empresario o emprendedor tiene que saber gestionar sus miedos desproporcionados. Mi consejo es que el mejor remedio contra las preocupaciones es la actividad, porque en la mayoría de los casos el 90 por ciento de los miedos no se hacen realidad. Por eso lo más prácticos es ocuparse de los problemas y no preocuparse por ellos.  .

¿Qué papel juega la imaginación en el desarrollo de una carrera emprendedora de éxito?

El empresario o emprendedor no tiene que desperdiciar ninguna de sus ideas, que suelen bullir por su mente. Yo siempre llevo un cuaderno a mano para anotar las ideas que vienen a la mente. Cuando viene alguna interesante, tienes que capturarla para que no se te escape, es decir, apúntala en tu libreta. Después, con tranquilidad, puedes reflexionar sobre ella y desarrollarla, si vale la pena.

Finalmente,  ¿qué hábitos se necesitan para alcanzar el éxito?

Covey estudió durante mucho tiempo a personas exitosas y, miles de entrevistas después y tras procesar la información, llegó a la conclusión de que existe un patrón de conducta, de hábitos, que comparten todos aquellos que han conseguido tener éxito. Yo comparto totalmente su análisis y son los siguientes: proactividad; comenzar con un fin en mente; poner primero lo primero; pensar en ganar-ganar; tratar de entender primero para ser entendido después; sinergizar; afilar la sierra.

Por tanto, podríamos decir que el éxito es consecuencia de…

El éxito siempre es consecuencia de las acciones. El empresario o emprendedor tiene que hacer muchísimas cosas y hacerlas bien. El éxito también requiere asumir riesgos. Es decir, para alcanzar el éxito, el empresario o emprendedor necesita querer, saber y poder. Y por supuesto siempre hay una condición sine qua non, que es  tener muy claro “el para qué”.