Sin cuesta de enero

0
231
Por Antonio Manuel Álvarez, Director Gerente de Grupo Vivit
Por Antonio Manuel Álvarez, Director Gerente de Grupo Vivit

En el anterior artículo del mes de enero, todo era una incertidumbre. Estimando una continuidad del buen momento del mercado inmobiliario, como cualquier principio de año, preparas una estructura y un planteamiento para aprovechar las semanas de menor producción como siempre ha sido «la cuesta de enero«, para trabajar en disponer de una cartera atractiva para cuando vuelvan a activarse la demanda y poder ofrecer un buen producto. Lo que no contaba es el movimiento tan activo desde el primer momento.  Después de los días festivos pasados, los inmobiliarios hemos podido comprobar una actividad del mercado positiva donde hay que aprovechar todo lo posible para cuando vengan «las vacas flacas´´.

Esta situación me hace reflexionar sobre el motivo causado de esta activación no común con años anteriores. La poca actividad en el sector turístico y una vida social más limitada por el maldito virus ha provocado una cierta capacidad de ahorros y un valor a la vivienda, ya que no se está en ningún sitio más tranquilo psicológicamente como en tu propio hogar.

Los tipos bajos actuales de las entidades bancarias o cajas  están facilitando, mucho, el impulso a dar el paso adelante a los clientes, ya que sale más rentable comprar una vivienda que alquilar. Por lo general, pagas menos de cuota que de renta y sobre todo, a un tipo fijo de interés lo cual aporta tranquilidad al cliente,  pues pagaría siempre la misma letra mientras dispongan de los productos vinculados con el préstamo. Es en estos productos donde realmente sacan rendimientos las entidades bancarias.

Este cómputo de situaciones ha provocado que los préstamos firmados el año pasado recuerden a las cantidades firmadas del 2007, lo que hace que vuelvan los miedos del boom inmobiliario. La diferencia es que ahora tiene el cliente que aportar entre un 10%-20% de la compra más los gastos de su adquisición y no un todo incluido como en años pasados del 2004- 2007 de locura financiera.

Los miedos  actuales de una futura caída del mercado viene a especularse por la inflación que está causando la subida abusiva de los suministros básicos como es la luz, gasoil, gas, etc. que está provocando una cadena de subidas en productos básicos como es la alimentación. El aumento de gastos con los mismos salarios, limita la capacidad de ahorros para afrontar una futura compra de vivienda. 

Que no nos venda«la moto’’este Gobierno de la subida salarial, ya que eso es para aumentar los ingresos de las arcas públicas.  Las empresas realmente tendrán que pagar lo mismo o echar trabajadores para afrontar sus pérdidas. Ésto conlleva menos personas activas para mantener a más ayudas, lo que es insostenible y preocupante.

 Así que vamos aprovechar hoy que mañana Dios dirá…