Siempre es mejor con pan, pero de calidad

0
134

El 16 de octubre se celebra el Día Internacional del Pan. No nos debe sorprender que este alimento cuente con un día propio, ya que es uno de los productos estrella en nuestra alimentación. Tanto es así, que se han catalogado hasta 300 tipos diferentes de pan. Además, es uno de los productos más antiguos de nuestra dieta, algunos historiadores sitúan la presencia de pan en culturas como la egipcia y la griega. La Federación Internacional de Panaderos (UIB) creó este día para recordar la historia y el futuro del pan, también para compartir el trabajo de los panaderos, así como intercambiar ideas sobre la materia prima con las que se elaboran tantas variedades de pan.

El pan es uno de los alimentos más valorados en nuestra alimentación. De hecho, según datos del Ministerio de Agricultura, en Andalucía se consumió en el año 2015 una media de 39 kilos por persona al año, convirtiendo a nuestra comunidad autónoma en una de las que más pan consume. Sevilla es una de las provincias que cuenta con más hornos panaderos y con una tradición muy importante, especialmente en Alcalá de Guadaíra.

La tradición panadera en Alcalá de Guadaíra se remonta a la Edad Media, a la época árabe, cuando en los márgenes del río Guadaíra se construyen los molinos que con la fuerza del agua obtienen una harina muy fina y buena. Eulogio González, presidente de la Asociación de Panaderos de Alcalá de Guadaíra nos cuenta que  “a lo largo de la rivera llegó a haber más de 20 molinos harineros. Más tarde, cuando la época cristiana, aún en la Edad Media, el pan se empezó a llevar a Sevilla. Casi el 90% del pan que se comía en Sevilla provenía de Alcalá, es más, eso fue así hasta los años 50-60. En esa época había más de 40 obradores de panadería”. En la actualidad, nos comenta que existen 15, una cifra aún alta, “pero en aquella época era muy significativo, es más, se construyó un ferrocarril para llevar el pan a Sevilla”.

Desde entonces, el pan de Alcalá tiene una reputación implacable y un sello de calidad incuestionable. Eulogio González  afirma que “el pan de Alcalá está hecho con las mejores materias primas del mercado, con fórmulas de toda la vida, con masa madre, también hay mucha diversidad de pan, tenemos más de 20 clases de panes. La especialidad es el corte en las piezas, hay infinidad de piezas. También otra cualidad es que no tiene aceite de palma, conservantes, colorantes, ni azúcar, simplemente las materias prima de toda la vida”.

En este sentido nace la Asociación de Panaderos de Alcalá de Guadaíra parapotenciar el consumo de pan saludable, el pan de toda la vida, con buenos materiales y sin aditivos. También se crea con el fin de luchar contra el mercado agresivo de panes precocinados y seguir así con la tradición panadera alcalareña.

Parece que últimamente somos más conscientes de la necesidad de ingerir pan de calidad, alejado de aditivos químicos. Para evitar este tipo de productos, Eulogio González nos indica que para asegurar que el pan que compramos es de calidad, es fundamental observar que tenga buen color, que sea un pan crujiente, que tenga sabor, aroma, que no sean todas las piezas iguales (de esta manera confirmamos que no es industrial, sino casero realizado a mano cada pieza),… Además, nos recuerda que, pese a la amplia variedad dentro de los productos que existen actualmente, los ingredientes no pueden faltar nunca son la harina, la masa madre, el agua, la sal y la levadura.

La masa madre es uno de los principales responsables del éxito en sabor y calidad en el pan. Este tipo de productos aportan sabor y determinadas características especiales que conforman panes únicos y sabrosos. Cada vez se realizan más estudios e investigaciones para profundizar en este producto estrella. La Universidad Pablo de Olavide ha sido una de las entidades que ha querido saber más sobre esto, por ello, investigadores de este centro se han propuesto clasificar las bacterias y levaduras en función de las aportaciones de la masa madre al pan. Aunque aseguran que es un proyecto a largo plazo y todavía estudian este proceso.

En definitiva, el pan es, indiscutiblemente, uno de los alimentos que no faltan en nuestra mesa. Pero debemos recordar que es muy importante elegir panes de calidad y artesanos, ya que nuestra salud y nuestro paladar lo agradecerán.