Sevilla entrega sus máximas distinciones honoríficas

0
133

El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, acompañado por todos los portavoces de los grupos políticos con representación municipal, ha presidio hoy en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, FIBES, la ceremonia de la entrega de distinciones honoríficas y medallas de la ciudad correspondiente al año 2022. En su discurso, el regidor hispalense ha destacado la cultura como elemento transformador y ha apelado a una Sevilla del conocimiento, de sostenibilidad, de empresas fuertes y empleo y de compromiso y solidaridad.
“Estas medallas, estos honores, distinguen valores, esos valores que nos marcan un camino y que, por su brillantez, nos hacen crecer a todos con ellos. Todos somos Sevilla y somos mejores cuando sabemos reconocer el ejemplo”, según ha trasladado Muñoz a las personas e instituciones reconocidas antes de recitar a Luis Cernuda: ¿Mi tierra? / Mi tierra eres tú / ¿Mi gente? / Mi gente eres tú / El destierro y la muerte están donde no estés tú. “Y todos comparten algo esencial: la excelencia. La voluntad de amar su trabajo, de amar el esfuerzo, y hacerlo desde el compromiso y la solidaridad (…) y les reconocemos su ejemplaridad”, ha apostillado

“Seamos esa Sevilla capaz de afrontar los grandes desafíos que tienen todas las grandes ciudades en este siglo XXI. Una Sevilla que crea en la cultura como eje de transformación urbana. La cultura es el alma de la ciudad, contiene los rasgos más propios y configuradores de la idiosincrasia de un territorio. (…) Una Sevilla del conocimiento que cuente con una estrategia conjunta de generación de condiciones para la consolidación y nueva creación de empresas y empleo en sectores punteros de la nueva economía (…). Una Sevilla con un compromiso compartido en la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad y que piense en cada una de sus decisiones en la ciudad que heredarán nuestros descendientes, nuestros jóvenes (…). Una Sevilla que defienda la igualdad en todo momento, en cada uno de sus barrios. En cada uno de los espacios en los que aprendemos, trabajamos, vivimos y sentimos”.

El arte y la cultura han cobrado protagonismo en el discurso del alcalde, al igual que en el listado de las personas reconocidas. “La esmerada excelencia que hace que los bordados extraordinarios de Francisco Carrera, Paquili, sean patrimonio de todos, arte vivo que es parte de nuestra vida cotidiana porque es arte que no se encierra, que sale a la calle, que se muestra, y aunque se proteja se comparte. Como el arte indispensable y único de Antonio Canales y de Teresa Duclós. Él llevando el arte con todo su cuerpo por todo el mundo, desde la tradición al riesgo. Ella, nuestra pintora realista más reconocida, captando la luz emocional de Sevilla en cada una de sus miradas. Y hablando de arte, cuánto hay de artista en el creador de un nuevo género periodístico, el correalismo mágico, como lo han bautizado sus compañeros, Francisco Correal, que hace de la crónicas una de las bellas artes desde el muy noble y necesario oficio de contar”, ha ido citando.

“En el centenario de José Saramago, la periodista, traductora y presidenta de la Fundación del Nobel portugués que tanto nos dio a Sevilla, Pilar del Río, nos recuerda que la literatura nos hace soñar pero sobre todo nos hace pensar, y pensar es el derecho-deber humano más sagrado. De la conciencia del deber, de la autoexigencia y el esfuerzo, saben mucho nuestras Hijas Predilectas, la bailaora Manuela Carrasco que no ha dejado de aprender desde que vino al mundo y le ha dado mil y una vueltas con sus pies y sus manos y la actriz y profesora María Galiana, dos mujeres que, vuelvo a la ejemplaridad, nos llenan de orgullo y sobre todo de esperanza”.

A la hora de referirse a las personas e instituciones que proceden del ámbito de la economía, Antonio Muñoz ha dejado claro que “sin empresas constantes, fuertes, no hay economía, y sin economía no hay empleo ni horizonte. La riqueza que no se comparte es autarquía pero la igualdad y la justicia no son posibles sin la generación de riqueza. Hay obviedades que es preciso recordar para no olvidar, ahora más que nunca”. “El trabajo bien hecho, la calidad de nuestra actividad económica es un bien social, es una de nuestras más necesarias fortalezas”, ha comentado el regidor hispalense.

Y al citar a quienes hoy han recibido las medallas de la ciudad por valores como la solidaridad y el compromiso social, el regidor ha dicho que “nos hacen ser una Sevilla que cree en la igualdad, en la equidad social y en la dignidad para todos y todas”. “El conocimiento también nos concierne a todos, también nos pertenece por especializado o concreto que sea. Nos vacuna contra la ignorancia, nos ayuda a entender, nos hace conocernos mejor”, ha comentado sobre las y los investigadores, académicos y personal en general de la enseñanza que han sido hoy reconocidos.

“La no menos apasionada manera de entender el deporte y la vida de Joaquín Sánchez, Joaquín, nos da una lección de felicidad y nos recuerda que la actitud también cuenta. Y no solo en el campo de juego. Y que la alegría es también una de nuestras más sabias filosofías de vida”, ha sostenido al entregar la medalla al jugador del Real Betis Balompié.

Antonio Muñoz se ha dirigido al pueblo de Ucrania, invadido por Rusia. “Sevilla. quiere decirle al pueblo de Ucrania que esta ciudad los considera suyos, que esta ciudad defiende sus derechos porque esta ciudad, Sevilla, sabe el valor del derecho de vivir en paz”. Con esta distinción, además de la solidaridad hacia Ucrania, se ha pretendido reconocer “la ejemplaridad de los actos y gestos de instituciones como la Hermandad de Santa Marta o la iglesia evangélica ucraniana de la calle Santa Clara, la asociación Maynan, Cruz Roja, CEAR, Andalucía Acoge, Cepaim o Accem. O como Sergio González, ese costalero de la Hermandad de los Panaderos, que se desplazó a Ucrania y de otros muchos sevillanos que han demostrado su solidaridad acogiendo refugiados o enviando ayuda humanitaria. Ellos son el ejemplo de una Sevilla que muestra su solidaridad con un pueblo que está sufriendo la invasión, la agresión, la destrucción de su vida y su tierra”.

En nombre de todas las personas y entidades reconocidas, Francisco Correal ha tomado la palabra para agradecer a su vez agradecer a la ciudad de Sevilla sus distinciones.


LAS DISTINCIONES

Hijo Adoptivo de Sevilla: Pueblo de Ucrania como reconocimiento a su lucha y resistencia contra la invasión por parte de Rusia, como expresión del apoyo y la solidaridad del pueblo de Sevilla, y por último, como reconocimiento al trabajo de entidades, asociaciones y ciudadanía en general volcadas en la ayuda social y humanitaria.

Hija Predilecta de Sevilla: María Galiana Medina.

Actriz nacida en Triana, se licenció en Filosofía y Letras, en la especialidad de Historia, ejerció como profesora de Historia e Historia del Arte en diferentes institutos hasta que decidió jubilarse en 2000.

En 1985 una alumna le ofreció un papel ‘Madre in Japan’, una película que apenas contaba con medios. La aceptación de esta intepretación abrió en su vida nuevas perspectivas. Tras la película intervino en pequeños papeles con grandes directores como Fernando Trueba o Imanol Uribe. En 1999 protagonizó Solas, de Benito Zambrano, con un papel memorable en una magnífica película con acento andaluz que le valió el Premio Goya a la mejor actriz de reparto.

María Galiana ha conseguido durante años el cariño de muchas españolas y españoles gracias a su papel en la serie de televisión ‘Cuéntame cómo pasó’, y en la serie ‘La Mari’. Durante este tiempo ha sido capaz de compaginar sus interpretaciones en la pantalla con el teatro.

Hija Predilecta de Sevilla: Manuela Carrasco Salazar.

Bailaora y artista flamenca nacida en Triana. Perteneciente a una familia de artistas, debutó cuando era una niña a pesar de la oposición inicial de la familia. Con apenas 18 años ya fue reconocida como una de las grandes compartiendo escenario con nombres tan señalados como Matilde Coral, Farruco o Rafael El Negro. En 1974 el Premio Pastora Imperio la consagra ya como una maestra del baile, heredera de la tradición y poseedora de un estilo propio. Ha llevado el arte flamenco y su impronta por auditorios y teatros de todo el mundo y actuado con cineastas del relieve de Carlos Saura. Es Premio Nacional de Danza, Medalla de Andalucía y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

MEDALLAS DE LA CIUDAD:

En primer lugar, por su trayectoria en el fomento de los valores humanos y su labor social en beneficio de la comunidad y los colectivos más necesitados las medallas de la ciudad se otorgan a: Pablo Noguera Aledo, el hermano Pablo, miembro de la Congregación Franciscana de la Cruz Blanca, instituto católico dedicado a la atención de personas dependientes, vulnerables y en exclusión social. Ha servido como secretario personal del cardenal Amigo durante gran parte de su vida, de las que casi tres décadas lo ha hecho de forma permanente en Sevilla. Desde esta ciudad ha impulsado esos fines asistenciales con absoluta discreción y un estilo personal exquisito conocido por miles de personas; Asociación Familiar la Oliva (AFO), por su labor desde 1972 a favor de creación y conservación de infraestructuras en el Barrio de la Oliva, por el apoyo que ha dado siempre a los vecinos del barrio y por haberse mantenido durante décadas como asociación de referencia en la zona; Orden de los Carmelitas Descalzos de Santo Ángel del histórico Convento de Santo Ángel de Sevilla, fundada por San Juan de la Cruz y que cumple ya 435 años de servicio a la ciudad; Gregorio Medina Blanco, por una exitosa carrera profesional de 55 años como ginecólogo y como profesor de Ginecología y Obstetricia, actividad en la que desarrolló además una intensa labor investigadora con publicaciones en numerosas revistas nacionales e internacionales; y Amparo Díaz Ramos, abogada que lleva dos décadas asistiendo a víctimas de la violencia machista, luchando por cambiar el sistema judicial desde dentro, para que las leyes sepan escuchar de verdad lo que una víctima trae consigo y tiene que decir.

En segundo lugar, por su trayectoria en el fomento de la cultura, del arte y su contribución a la difusión del nombre de Sevilla, las medallas se conceden a Teresa Duclós López, miembro de la escuela realista andaluza, por su calidad artística y la capacidad de plasmar en su arte la luz y la armonía de Sevilla, creando escuela y estilo; Francisco Correal Naranjo, Paquiño, periodista que ha trabajado en Diario 16, El País o el Grupo Joly, donde sigue colaborando al igual que participando en programas de radio y televisión siempre con un estilo propio y siempre desde su doble afición al fútbol y a la literatura; Víctor Pérez Escolano, catedrático emérito de la Universidad de Sevilla, referente internacional del urbanismo, arquitecto y profundo conocedor de la historia de la arquitectura contemporánea y muy especialmente de España y Sevilla; Ignacio Fernández Vial, ingeniero técnico naval, investigador, historiador y constructor de barcos históricos y director de sus grandes travesías, ha dedicado gran parte de su vida a estudiar y difundir la gesta de la Primera Vuelta al Mundo y el papel de Sevilla en la misma; Joaquín Sánchez Rodríguez, futbolista del Real Betis Balompié, en su haber tiene el ser el jugador con más partidos del siglo XXI y ser el jugador que más veces ha vestido la camiseta del Betis y ha sido internacional con la selección española en 51 ocasiones; Antonio Gómez de los Reyes, Antonio Canales, maestro de referencia y estilo para varias generaciones del baile y del baile flamenco; Francisco Carrera Iglesias, Paquili, artesano del bordado con 40 años de trabajo en su taller artesanal, se le reconoce por las inigualables creaciones salidas de su taller artesano y por su lucha continua para que el arte cofrade se equiparte en todos los sentidos al resto de las artes; y María del Pilar del Río Sánchez, portuguesa de segunda nacionalidad y por razones poéticas, es periodista y traductora y presidenta de la Fundación José Saramago, Premio Nobel con quien compartió vida, y a quien supo enseñarle a amar a Sevilla.

En tercer, lugar, en reconocimiento a su labor emprendedora, innovadora y profesional, se conceden medallas a Gaesco, la Asociación de Constructores y Promotores de Sevilla, por su importante labor institucional, llevando a puerto numerosos acuerdos de colaboración en el ámbito universitario, empresarial y con agentes públicos, especialmente con el Ayuntamiento de Sevilla, con el que mantiene desde siempre una interlocución abierta e inestimable; Rusvel, empresa familiar fundada en Sevilla en 1921 por Salvador Rus López que el año pasado cumplió su centenario, un hito meritorio que no es fácil de alcanzar en este ámbito; Escuela Superior de Hostelería de Sevilla, del grupo empresarial Lezama, ofrece desde hace 29 años programas de formación universitaria, formación técnica y programas de formación especializada y colabora con la Universidad Pablo de Olavide para el diseño y ejecución de los programas de nivel universitario que se imparten; José María Capitán, ejemplo arquetípico de empresario hecho a sí mismo, propietario de un grupo internacional especializado en restauración organizada que cuenta con cinco marcas propias (100 Montaditos, TGB Burger, Cervecería la Sureña, Panther y Pepe Taco), 750 restaurantes y presencia en 13 países.

En cuarto lugar, por su labor docente, educativa e investigadora, se otorgan las medallas a Carlos Martínez Shaw, historiador, catedrático emérito especializado en Historia Moderna y miembro de la Real Academia de la Historia, es uno de los principales impulsores de la historia marítima del Antiguo Régimen en España; Asunción Fernández Camacho, desde 1987 produce ciencia en el Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla, Centro Mixto CSIC-Universidad de Sevilla, primero como colaboradora científica y después como profesora de Investigación del CSIC, con investigaciones que se han venido centrando en el estudio de materiales con tamaños de grano menores de 50 nanomateriales; Lola Pons Rodríguez, catedrática en el Departamento de Lengua Española, Lingüística y Teoría de la Literatura en la Universidad de Sevilla, actualmente representa al Ayuntamiento de Sevilla en la Comisión Académica para la Conmemoración de los 500 años de Elio Antonio de Nebrija y una de las voces más influyentes, leídas y escuchadas de la filología española; Amparo Graciani García, catedrática de Construcciones Arquitectónicas de la Universidad de Sevilla, doctora en Historia del Arte. Divulgadora del Patrimonio construido, está afanada en promocionar el centenario de la Exposición Iberoamericana de 1929; Centro Común de Investigación de la UE, Joint Research Center (JRC), es el mayor centro de investigación de la UE, se encarga de proporcionar asesoramiento científico y técnico a la Comisión y a los estados miembros de la Unión Europea (UE) en apoyo a sus políticas desde Sevilla; y Cristina José Cruces Roldán, catedrática de Antropología Social de la Universidad de Sevilla, es una de las primeras académicas expertas en flamenco y estudiosa de sus contextos, su desarrollo y biógrafa de alguna de sus personalidades más destacadas.