RGPD, la asignatura pendiente

0
116
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO - Expertos en tecnologías web.
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

Hace ya más de 3 lustros, que venimos escuchando hablar sobre la protección de datos de carácter personal, sobre nuestros derechos ARCO (Anulación, Rectificación, Cancelación y Oposición) respecto a las empresas que manejan nuestra información sensible, siendo cotidiano en cualquier conversación; y no sólo en el mundo de la empresa, hablar sobre este concepto con cierta naturalidad. Pero lo que resulta curioso es que la realidad nos dicta, que la protección de los derechos en internet es una asignatura pendiente para los españoles; de hecho, según recientes estudios, sólo uno de cada diez españoles afirma saber qué es el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). 

Otro dato curioso es que, según este mismo estudio, prácticamente el 80% asegura que no tiene control alguno sobre cuántas empresas o entidades públicas y privadas, disponen, almacenan o acceden de algún modo a sus datos personales.

A la vista de este estudio, parece obvio que esta normativa que afecta a todas las personas, si bien puede ser conocida someramente en su concepto más elemental, es una gran desconocida para la mayoría de la población, de lo que podemos extraer que existe un problema en lo que respecta a la privacidad de datos, comprensión de su legislación y responsabilidad final de la protección de los usuarios.

Si nos atenemos a estudios similares realizados en otros países vecinos, los datos recabados no resultan más halagüeños, ya que en países como Francia la cifra de personas que afirman conocer este tipo de leyes es similar al de España, y países como Alemania rondan el 40% y Reino unido el 50%; porcentajes en cualquier caso, insuficientes teniendo en cuenta la importancia de la privacidad de los datos para la población.

Siguiendo con los estudios respecto al tema que nos ocupa en este artículo, el realizado por Opentext muestra que dos de cada cinco españoles; o dicho de otro modo el 39% de los ciudadanos de España, afirman no confiar en que las entidades que están en posesión de su información personal, puedan garantizar la seguridad de los mismos, manteniéndolos a salvo de ataques, hackeos u otros problemas similares. Es más, el 36% de los consumidores afirma, que estaría dispuesto a pagar más por poder negociar con una marca que se comprometa a garantizar la privacidad de sus datos.

Asimismo, prácticamente el 40% de los encuestados asevera que estaría dispuesto a contactar con una organización, para conocer de primera mano cómo usan su información personal y si la custodian según estipula la ley. 

Por otra parte, más de la mitad de los españoles asegura saber cómo mantener sus datos privados y seguros en aplicaciones web y móviles, redes sociales y cuentas de correo electrónico.

A la luz de los datos arrojados por estos informes, parece claro que no se aprecia una preocupación excesiva por la privacidad de nuestros datos, sobre todo en lo que se refiere al ámbito digital. Es cierto que los usuarios tienen cierto recelo con la información que comparten en lo que se refiere a contraseñas y cuentas de usuario, pero no controlan ni conocen el paradero y utilización de sus datos personales, al hacer uso fundamentalmente, de cualquier tipo de plataformas digitales. 

La digitalización de la sociedad nos está llevando inexorablemente, a que nuestra huella digital esté cada vez más extendida y que, por tanto, el control sobre los datos personales que compartimos sea cada vez menor. 

La legislación actual permite garantizar la privacidad de nuestra información, pero está en nuestras manos conocerla y aplicarla convenientemente, para evitar que nuestra información más sensible, sea utilizada indiscriminadamente y compartida por entidades públicas y privadas, en favor de sus intereses políticos, administrativos y comerciales.