¡Reino Unido deja la Unión Europea!

0
284
Por Alberto Muñoz Cantos. Experto Tributario y Mercantil en MC&A ASESORES
www.mcaasesores.com

El 1 de enero de 2021 se ha hecho efectiva la salida del Reino Unido de la Unión Europea tras el periodo transitorio previsto hasta el 31 de diciembre de 2020. Por tanto, a partir de ahora todos los movimientos de mercancías desde o hacia Reino Unido estarán sujetos a formalidades y controles aduaneros.

¿Tiene su empresa relaciones con el Reino Unido o transporta bienes a través de este país?

Entregas de bienes

La salida de Reino Unido de la Unión Europea supone, entre otras cuestiones, que las ventas de mercancías entre España y Reino Unido no tendrán la consideración de operaciones intracomunitarias sino de exportaciones e importaciones de manera que aquéllas sufrirán controles e imposiciones aduaneras.

Las mercancías que sean transportadas desde España al Reino Unido serán consideradas exportaciones y estarán exentas de IVA. Esto implica la liquidación del IVA en el momento de la importación por la Aduana correspondiente.

Asimismo, en caso de que el empresario español efectúe entregas de bienes a particulares ingleses no será de aplicación el régimen de ventas a distancia aplicable a los países de la Unión Europea.

Reglas Transitorias Aplicables A Las Adquisiciones Intracomunitarias

Las mercancías cuyo transporte desde Reino Unido a España se inicie antes del 1 de enero de 2021 y lleguen a su destino con posterioridad a dicha fecha, deberán presentarse ante la Aduana, pero no tributarán como importación sino como adquisición intracomunitaria, teniendo que incluirse en el modelo 349.

Como consecuencia, la Aduana podrá exigir la prueba del inicio del transporte en el año 2020.

Prestaciones de servicios

En las prestaciones de servicios entre España y Reino Unido seguirán siendo aplicables las reglas de localización de la Ley del IVA teniendo en cuenta que serán calificadas estas operaciones como exportaciones/importaciones, por lo que el IVA español sí será aplicable siempre que la operación se localice en Reino Unido pero su utilización o explotación efectiva se realice en nuestro país.

Número Eori

Las empresas españolas que realicen operaciones con Reino Unido tampoco tendrán la obligación de identificarse mediante NIF-IVA.

En el caso de realizar importaciones o exportaciones, deberán disponer de un número EORI (número de registro e identificación de los operadores económicos aduaneros).

Algunas Consecuencias Del Brexit En El Irpf Y En El Impuesto De No Residentes

En términos de determinación de residencia fiscal, al igual que anteriormente, habrá que estar a lo recogido por el Convenio de Doble Imposición suscrito entre el Reino de España y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, para conocer la tributación de las correspondientes rentas.

Un caso particular que puede surgir es el relativo a la posibilidad de tener rentas o ganancias que se encuentren pendientes de imputación por parte de la persona física. En estos supuestos, al trasladarse a un país extracomunitario y no ser aplicable el diferimiento en la tributación por ello, el contribuyente deberá incluir dichas rentas en la última declaración que deba presentar por el IRPF.

En un primer momento la Ley del IRPF permite la aplicación del diferimiento en la tributación del socio persona física en los casos de operaciones de restructuración (fusiones, escisiones, canje de valores…etc), sin embargo, al salir el Reino Unido de la UE cabe pensar que resultará inaplicable el mismo pues la norma obliga a que las sociedades y socios que intervienen estén situados en la UE o en el Espacio Económico Europeo.

Por otro lado, los residentes del Reino Unido que hayan obtenido en España Rendimientos del Trabajo o de Actividades Económicas, no podrán elegir tributar por el IRPF en vez de por el Impuesto de No Residentes

Algunas Consecuencias Del Brexit En El Impuesto Sobre Sociedades 

Si una empresa española traslada su sede al Reino Unido a partir de 2021 y presenta elementos patrimoniales en nuestro país, antes del cambio deberá incluir en la Base Imponible del Impuesto sobre Sociedades la diferencia entre el valor de mercado y el valor fiscal de dichos elementos. 

En cuanto a la exención sobre los dividendos y rentas derivadas de la venta de participaciones recogida en el Impuesto sobre Sociedades, al pasar a ser un país extracomunitario resultarán aplicables las directrices recogidas en el Convenio Bilateral de Doble Imposición.

Las grandes empresas presentan actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica con objeto de aplicar la deducción fiscal prevista en la Ley del Impuesto sobre Sociedades. No obstante, con la salida del Reino Unido todas estas actividades llevadas a cabo en dicho país no serán computables a efectos de calcular la base de la deducción sobre la que se aplica el porcentaje a deducir.

En definitiva, es estrictamente necesario el estudio de las operaciones a realizar con entidades y personas del Reino Unido, realizando una tarea de planificación como consecuencia de las modificaciones legales que acarrea este BREXIT. Para ello, pueden utilizar la lista de control elaborada por la Unión Europea:

El brexit afectará a su empresa si ésta: vende bienes o presta servicios al Reino Unido, o compra bienes o recibe servicios del Reino Unido, o transporta bienes a través del Reino Unido, o utiliza materiales y bienes del Reino Unido para comerciar al amparo de regímenes preferenciales con países socios de la UE.