Redes 6G: La sexta generación de conectividad

0
268
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

Resulta sorprendente comprobar que, a pesar de que el despliegue de las redes 5G se encuentra aún en una fase incipiente, nos encontremos en la situación de poder afirmar, que la sexta generación de conectividad móvil ya está en marcha, y no solo eso, sino que parece que ya hay planes para que su implantación a nivel mundial sea una realidad en esta misma década. Tanto es así, que Corea del Sur ya se ha apresurado a asegurar que llevará a cabo el lanzamiento de su primer proyecto piloto 6G en el año 2026, para el que tiene previsto invertir más de 150 millones de euros, y Huawei ha dado a conocer sus planes para poner lo antes posible en órbita, dos satélites para comenzar con las pruebas preliminares del 6G. 

Al margen de lo que pueda pasar en los próximos años, lo que sí podemos afirmar hoy es que un grupo de investigadores chinos ha logrado enviar 1 TB de datos en un segundo a 1 km de distancia; con la que ha quedado demostrado, el enorme ancho de banda que es posible alcanzar con este tipo de conexión, que permite dar un nuevo salto cuantitativo respecto al 5G, pasando de 20 Gbps a 1 Tbps en 6G, y de los 1 ms a 0,1 ms de latencia en 6G.

Además, esta sexta generación de redes aportará además una mejor eficiencia, permitiendo un menor uso de energía y una mayor capacidad, posibilitando la conexión simultánea de más dispositivos. 

A nivel técnico, compañías como Samsung ya han asegurado que será necesario trabajar en las bandas de frecuencia de Terahercios. Mientras que el 4G; que usan actualmente la mayoría de los dispositivos móviles, alcanza los 6 GHz, el 5G consigue llegar a los 110 GHz, pero es que con el 6G habría que expandir el espectro hasta los 3.000 GHz. Esta circunstancia conlleva un enorme reto a nivel técnico, ya que conllevaría el diseño y desarrollo de nuevas antenas y tecnologías de comunicación.

Existen voces autorizadas, que ya han comenzado a calificar todo esto como el comienzo de una revolución en tecnología de comunicaciones. De hecho, el propio investigador del gobierno chino responsable del experimento ha declarado que lo más sorprendente no es tanto la velocidad alcanzada, sino la introducción de una nueva dimensión física, que puede abrir un nuevo mundo de posibilidades ilimitadas.

En lo que respecta a la apuesta de los países por el desarrollo de las nuevas redes 6G, parece que China se ha colocado a la cabeza, según un estudio de septiembre de 2021 elaborado por Cyber Creative Institute, del que se extrae que más del 40% de las patentes en este campo, provienen de dicho país. A la estela de China, se encuentra Estados Unidos de América con un 35%, Japón con un 10%, Europa con un 9% y Corea del Sur con el 4%

Lo que parece claro, es que Europa no quiere quedarse atrás en esta nueva carrera tecnológica que acaba de comenzar y prueba de ello es que, durante el 5G Fórum Virtual 2021 celebrado el pasado en el mes de mayo del pasado año, Peter Stuckmann de la Comisión Europea, declaró que la UE ya ha comenzado a sentar las bases para el desarrollo de dicha tecnología y que también ha puesto en marcha un primer conjunto de proyectos 6G por valor de 60 millones de euros bajo el denominado 5G-PPP (5G Infrastructure Public Private Partnership). La apuesta es tal que, aunque el estudio del 6G todavía está en su fase inicial, los primeros pasos efectivos están previstos para 2023 y 2024, y se ha fijado una fecha de comercialización para 2030.

En estos momentos, según el propio Stuckman, Alemania y Francia están liderando la investigación de esta sexta generación de redes en Europa, pero España no quiere dejar pasar el tren y ya ha aprobado ayudas de 95 millones de euros para el desarrollo del 5G avanzado y el 6G. 

Veremos qué ocurre finalmente en los próximos años, pero todo hace indicar que se están sentando las bases y las infraestructuras necesarias, para que, en las próximas décadas, volvamos a vernos inmersos en una nueva revolución en la forma de comunicarnos con el mundo; un mundo cada vez más conectado, quizás con distintas realidades (virtual, aumentada y mixta), y en los que aplicaciones como la holografía, podrá transmitirse en tiempo real, con alta definición y sin latencia.