¿Qué es un Closer de Ventas?

0
173
Por Joaquín Antonio González de la Higuera Guzmán
Por Joaquín Antonio González de la Higuera Guzmán

Desde que comencé a formarme, especializarme y trabajar como Closer de Ventas, esta es una pregunta que me han realizado muchas veces y aunque el término comienza a resultar más familiar, aún no se sabe exactamente en qué consiste esta profesión, que surge de las necesidades del mundo online.

Normalmente cuando explico que es lo que hago exactamente, trato de responder con el “elevator speech”. 

“Ayudo a emprendedores y empresarios que tienen productos o servicios de alto valor a generar más ingresos y a aumentar su facturación, por la mejora de sus ratios de ventas; a través del asesoramiento de sus clientes en la toma de decisión. Sin que le suponga un gasto fijo, ya que solo cobro por comisión en caso de que se produzca la venta”

En otras ocasiones según el interlocutor la respuesta es más básica

“Es un comercial especializado en la parte final del proceso de venta”

Al fin y al cabo el Closer de Ventas (CDV), podría considerarse una marca que demuestra la cualificación de un grupo de profesionales de la venta.

Pero más allá de estas respuestas o definiciones, a través de estas líneas, me gustaría transmitir en un sentido más amplio, que significa para mí ser CDV.

Para poner un poco de contexto me vais a permitir que os cuente un poco sobre mí y  como llegué a esta profesión.

Joaquín Antonio, Ingeniero Técnico industrial, con más de 17 años de experiencia en el sector aeronáutico, ha sido siempre una persona formal, correcta, trabajadora, así se veía y así cree que lo veían. 

Pero en un determinado momento, no fue capaz de superar el techo de cristal que él mismo se había impuesto. Chocó muchas veces con este techo intentando romperlo pero nada servía porque buscaba las soluciones en cosas externas.

Tan formal y tan correcto, su carácter comenzó a cambiar y su forma de actuar y el comportamiento con su entorno tanto familiar, profesional y social empezó a no ser tan correcto, había entrado en modo víctima.

Por suerte la vida le envió un mensaje y con el pasar de los días consiguió entenderlo, “tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando descubres que solo tienes una”.

Joaquín Antonio se dio cuenta que tocaba hacer cosas distintas, desde que salió de la universidad había tenido el gusanillo del emprendimiento, pero ¿cómo?, en ¿qué?, en su familia no había tradición de emprendimiento.

Así comenzó la búsqueda y uno de los descubrimientos fue que para emprender tenía que cambiar su mentalidad de empleado, tenía que trabajar su mentalidad.

Así apareció el programa de formación “Closer de ventas”.

¡Sin gustarle para nada las ventas!, como suelen decir, a todos nos gusta comprar, pero a nadie le gusta que le vendan. 

Pero una frase del programa de formación le llamó la atención (“adquirir la mentalidad correcta tanto en la vida y como en los negocios”) y le hizo probar que podía aprender en esta formación de ventas. 

Y efectivamente, así ocurrió, cambio la mentalidad, cambió la autoestima, cambió la confianza y esta es la definición de lo que es un CDV que quiero transmitir hoy, ¡cuando integras esa mentalidad correcta el ser un Closer se convierte en una filosofía de vida!, donde la ayuda y el aporte de valor son intrínsecos tanto en la actividad profesional, como en el devenir de las actividades diarias.

Desaparece el miedo a la venta, porque integras esta como una forma de ayudar a las personas con las que hablas, a vencer sus miedos y limitaciones cuando tiene que tomar una decisión de compra acerca de un producto o servicio que puede transformar sus vidas.

Y te conviertes en closer no solo durante la llamada, sino 24/7, veinticuatro horas del día, siete días de la semana, buscando siempre la forma de aportar valor a tus clientes y a todo tu entorno.

Y tu día se convierte en un campo de entrenamiento para tu evolución donde el fracaso no existe, solo el aprendizaje.