¿Puede mi jefe leer mi correo electrónico?

0
400
ordenador
Por Enrique López Navarrete Delegado Protección de Datos, Auditor ISO 27001 y CEO de Lexsuite Consulting

Esta es una pregunta que me suelen hacer con cierta frecuencia, pero que para responderla hay que explicar antes algunas cuestiones.

Cuando entramos a trabajar en una organización, ésta nos ofrece unos recursos con los que realizar nuestra actividad profesional diaria para así poder conseguir los objetivos que nos proponen.

Todo ese conjunto de recursos, mesa, silla, ordenador, teléfono, tablet, coche, correo electrónico corporativo, bases de datos de clientes, formación, know how, etc. evidentemente son propiedad de la empresa. Y como son propiedad de la empresa puede utilizarlos a su discreción en cualquier momento.

Lo normal es que cuando entras a trabajar en una empresa u organización firmes o te entreguen para tu información un conjunto de normas que constituyen un acuerdo de confidencialidad, dicho acuerdo, implica que la información a la que tienes acceso por tu puesto de trabajo es confidencial, es decir, que no puede revelarse a terceros que no son de la empresa sin autorización de la misma, menos aún a la competencia.

Este acuerdo te impide por ejemplo trabajar con datos de clientes de tu antigua empresa en un puesto similar en otra empresa. No es que te impida trabajar en otra empresa del sector, sino que lo que no puedes es ponerte en contacto con ellos, ya que la información a la que tienes acceso de ese cliente es confidencial, incluso cuando ya no estás en la empresa.

La confidencialidad va más allá de tu permanencia en una empresa, de ahí la importancia que para muchas empresas de diferentes sectores tiene el acuerdo de confidencialidad con sus trabajadores.

El otro tema al que una organización está obligada a informar es por la monitorización de sus trabajadores, no sólo por protección de datos sino en algunos casos, por el mismo Estatuto de los Trabajadores.

La monitorización es el seguimiento más o menos continuo, más o menos automatizado de las tareas diarias que un trabajador realiza en su actividad.

Hay muchos tipos de actividades que se monitorizan, hay algunas que se realizan por obligación legal, como el control de horario laboral, otras por seguridad de instalaciones y personas, como la video vigilancia y otras por productividad.

Y SÍ, la empresa puede meterse en tu correo electrónico o teléfono en el caso de ser corporativos, es decir, propiedad de la empresa, pero te tienen que informar de que se realizan esas tareas y eso es lo que muchas no hacen.