PSICOLOGÍA INFANTIL: S.O.S. Encerrad@s en casa

0
282
Por Mª Ángeles Sánchez psicóloga infantil de Crecer Gabinete de Psicología Infanti

Y de repente tod@s nos vimos encerrad@s en casa. Éste podría ser el inicio de alguna novela de ficción que, sin embargo, de un día para otro se hizo realidad. Llevábamos semanas viendo en las noticias que algo llamado coronavirus estaba afectando a la salud de los habitantes de China pero la mayoría de nosotr@s pensábamos que eso no iba con nosotr@s. Nada más lejos de la realidad. Y así, bruscamente nuestra cotidianidad cambió y nuestros hábitos y costumbres desaparecieron y hemos tenido que adaptarnos a marcha forzada a los cambios que se han producido en nuestras vidas. 

La nueva situación nos ha obligado a afrontar nuevos retos y a buscar nuevas soluciones para nuevos o viejos problemas. Y es que, todo cambio genera una crisis que, además de verla como una amenaza, debemos verla como una oportunidad única para crecer, superarnos y salir adelante.   

Cada persona ha ido adaptándose de manera diferente dependiendo de cómo le ha afectado el confinamiento. Pero han sido los niños y niñas las que en su mayoría mejor se han adaptado a la nueva situación. A muchas madres y padres les ha sorprendido lo bien que han llevado sus hij@s estar encerrad@s en casa, sobre todo teniendo en cuenta lo que le ha costado o lo mal que lo han llevado much@s adult@s. 

Personalmente creo que lo bien que lo han llevado la mayoría de niños y niñas se debe a que de repente algo llamado coronavirus y que preocupa mucho a los mayores a ell@s les ha concedido el deseo o el regalo que siempre piden y que casi nunca les he concedido: PASAR MÁS TIEMPO CON MAMÁ Y CON PAPÁ. 

Por eso, mayoritariamente están felices y contentos porque para ell@s lo importante es que su deseo se ha cumplido. Durante muchos días han estado 24 horas junto a mamá y papá y si bien esto puede dar lugar a conflictos o peleas lo importante para ellos y ellas es la presencia permanente de mamá y papá, estar cerca de ellos y poder desayunar, almorzar o cenar todos juntos. Además, de jugar o realizar muchas otras actividades. 

Y esta es la oportunidad o el aprendizaje más importante que nos ha regalado el coronavirus, poder disfrutar de todo este tiempo que hemos pasado junt@s. Este confinamiento forzoso nos ha permito o nos ha regalado mucho tiempo (cantidad) y si hemos sido capaz de ver la oportunidad también hemos podido exprimir la experiencia y disfrutar de estar con nuestr@s hij@s (calidad). 

Una vez más, niños y niñas han vuelto a dar una gran lección a l@s adultos. Han sido capaces de sacar y aprovechar lo mejor de una situación desfavorable. Se han adaptado y han contagiado su vitalidad al resto, aunque en ocasiones esto les haya llevado a tener algunos problemillas con l@s mayores. Nos han enseñado o recordado que lo importante es estar junt@s y apoyarnos l@s un@s a l@s otr@s con pequeños o grandes gestos. Y sobre todo, que los sueños se cumplen aunque a veces sea por razones extrañas o incluso en situaciones negativas ya que si su mayor deseo, PASAR MÁS TIEMPO CON MAMÁ Y PAPÁ, se ha cumplido, y con creces, cualquier cosa es posible.