Propósito de año nuevo: Crear hábitos de vida saludables en tu hij@

0
182
Por Mª Ángeles Sánchez psicóloga infantil de Crecer Gabinete de Psicología Infanti

Como todos los años seguramente habrás elaborado tu lista con los Propósitos para el Nuevo Año y, por si se te ha pasado o se te ha olvidado, te propongo uno que mejorará tu vida y la de tu familia: crear hábitos de vida saludables. Y es que la infancia es el momento ideal para crear hábitos de vida saludables, aunque esto no quiere decir que no se puedan desarrollar más adelante, a lo largo de toda la vida. Debemos educarles en hábitos saludable en 4 áreas principales: alimentación, ejercicio, higiene y descanso.

Los hábitos saludables hacen referencia a aquellos comportamientos que realizamos de manera frecuente, casi cada día, que forman parte de nuestra rutina y que nos ayudan a tener mejor salud. La salud, además de física, también es mental y emocional.

Lo más importante para generar nuevos hábitos saludables en tu hijo o hija es  tener muy presente que lo primero es predicar con el ejemplo. Por eso, antes de implementar un nuevo hábito en casa pregúntate si l@s adult@s seréis capaces de llevarlo a cabo y mantenerlo en el tiempo. Recuerda que para ser considerado un hábito tenemos que ser capaces de repetirlo y mantenerlo en el tiempo, por lo que es mejor empezar con pocos hábitos saludables, pero esforzarnos al inicio por mantenerlos, hasta que se establezca una rutina, que iniciar con varios para abandonarlo por completo al cabo de pocos días.

También debes tener en cuenta que no es recomendable iniciar un cambio de manera drástica, sino que es mejor empezar con pequeños cambios e ir introduciendo otros a medida que los anteriores se consolidan.

1)Alimentación. 

Enséñale que somos lo que comemos y que por ello es muy importante comer de forma equilibrada y sana, teniendo buenas costumbres a la hora de comer y para ello debemos incluir más pescado, frutas o productos de la huerta a nuestros hábitos alimenticios. 

Beber suficiente agua. Evitar los refrescos y otras bebidas dulces, como los batidos y sustituirlos por 6-8 vasos de agua al día ya que un adecuado consumo de agua ayuda a eliminar toxinas y a hidratar los órganos internos. 

2)Ejercicio.

Según la OMS, los niños y niñas deberían acumular un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa. Algunos de sus múltiples beneficios  son:

•Efectos positivos sobre la densidad ósea.

•Mejora la resistencia muscular y la fuerza.

•Ayuda a reducir la grasa corporal.

•Mejora algunos factores del Síndrome Metabólico en niños y niñas con sobrepeso.

•Reduce la presión sanguínea.

•Efectos positivos sobre la concentración, la memoria y el comportamiento durante las clases.

•Puede contribuir a reducir la conflictividad escolar y ayudar a la integración social.

3)Higiene.

Una correcta higiene es primordial tanto para l@s niñ@s como para las personas que le rodean. Por ello tenemos que hacerles en entender la importancia de la higiene personal; no importa la edad que tenga, por lo que debemos adaptar nuestro lenguaje a su grado de madurez a la hora de transmitirles los consejos que queremos que adopten. Asimismo, para facilitarles la labor es recomendable que tengan cerca y accesibles sus utensilios de higiene, para que se familiaricen con ellos en su día a día: jabón, cepillo de dientes, pasta dental, servilletas, toalla…

4)Descanso. 

La calidad del sueño es vital. Si es mala, puede causar una disminución de la capacidad de gestionar las emociones, provocando cambios bruscos de humor y problemas de conducta. Por lo tanto, conseguir que tu hij@ descanse adecuadamente y las horas apropiadas, es una condición esencial para garantizar su desarrollo físico, emocional, cognitivo y social.

En definitiva, se trata de poner en marcha o cambiar un poco los hábitos familiares para que tu hij@ tenga una mejor salud y puedan afrontar los retos diarios con energía y buen humor. Recuerda que al principio puede que os cueste pero con dedicación y constancia seguro que lo conseguís.