Planificar la jubilación: cuanto antes, mejor

0
419
Elderly Couples talking about finance with piggy bank
Por Jaime García, Responsable de de Banco Mediolanum en la zona Sur
Por Jaime García, Responsable de de Banco Mediolanum en la zona Sur

Una de las finalidades más frecuentes que se busca con el ahorro es la tranquilidad durante la jubilación. Por eso, siempre viene bien saber cómo planificarla. Además, a esto se suma el hecho de que, con el incremento de la tasa de ahorro del último año y los cambios fiscales de los planes de pensiones, son muchas las personas que están dándole vueltas al tema. Ofreceré, pues, unos cuantos consejos básicos. 

 Antes que nada, hay que aclarar que no tiene sentido el debate de pensión privada contra pública, ya que la primera es un complemento de la segunda. No obstante, la realidad es que España es uno de los países de la UE donde la pensión pública es más alta en proporción a los sueldos. Y la tendencia es ir equiparándola a la media comunitaria, lo que podría suponer una merma paulatina. De todas formas, hay herramientas con las que poder calcular una previsión aproximada de la pensión pública para que cada uno pueda hacer sus cuentas. 

 A menudo me preguntan cuándo hay que empezar a ahorrar para el retiro dorado. Y la respuesta es: lo antes posible, aunque matizaré que mejor tarde que nunca. ¿Por qué empezar pronto? Son dos las razones: la primera es que un euro invertido hoy se revaloriza de forma exponencial en comparación con un euro invertido dentro de 10 años. Cuanto más tiempo esté trabajando nuestro dinero, mayor será el efecto del interés compuesto. 

Segundo, porque minimizamos los riesgos, debido a que en periodos más largos viviremos momentos cíclicos de crecimiento y enfriamiento de los mercados financieros, y la volatilidad también se reducirá. Siempre, por supuesto, diversificaremos adecuadamente la inversión en distintos activos según el horizonte temporal y el perfil del ahorrador.

Dicho lo cual, lo primero que debemos hacer es dedicar un tiempo a reflexionar sobre los objetivos que buscamos. Hay que pensar en el tipo de vida que queremos llevar cuando nos jubilemos, cuánto dinero necesitaremos y, en función de ello, qué estrategia financiera se ajustará mejor a ello. Por supuesto, dentro de las posibilidades de cada uno y el tiempo que nos reste para la jubilación. Luego se determinará un plan en el que se fije las aportaciones que debemos hacer y con qué regularidad. Lo que no se debe hacer es ahorrar para nuestra pensión “cuando nos sobra algo”. Es fundamental que nuestro ahorro sea regular, todos los meses. Además, esta diversificación temporal provoca una mayor estabilidad en las inversiones a la larga.

Una vez determinada la estrategia, debemos buscar el instrumento financiero que encaje mejor con nuestros objetivos. Hasta ahora el más popular han sido los planes de pensiones, quizá debido a sus beneficios fiscales a corto plazo, pero, con el nuevo reglamento de IRPF de finales de 2020, han perdido interés. Hay otras alternativas como los PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistemático), los fondos de inversión, los planes de jubilación… Es muy importante fijarse en el trato fiscal que reciben, pues unos están premiados a la hora de invertir y otros en el momento de cobrar la pensión.

Como colofón, es bueno acudir a un asesor financiero que nos ayude a adoptar una estrategia y nos aconseje sobre las alternativas en las que depositar nuestros preciados ahorros. Invertir para nuestra jubilación no es menos importante que cuidar de nuestra salud o de nuestros asuntos jurídicos, y en estos casos no dudamos en acudir a un profesional.