Peligro verano: ¡nos okupan la casa!

0
330
Por Mª Dolores Caro Cals, abogada socia de RuaCals Abogados.
Por Mª Dolores Caro Cals, abogada socia de RuaCals Abogados.

Ha llegado el verano y el calor, por lo que comenzamos a trasladarnos a nuestras residencias de verano o a realizar viajes con el fin de disfrutar de nuestras vacaciones. Pero en esta época estival una preocupación más nos asalta cuando abandonamos nuestra vivienda, el FENÓMENO OKUPA  

Un miedo irracional nos invade con tan solo pensar que nos vamos de vacaciones y nos entren en nuestra vivienda habitual. 

No hay una ley que regule las ocupaciones ilegales como tal, aunque desde distintos ámbitos se reclama cada vez con mayor insistencia.

A nivel penal, la ocupación de una vivienda puede constituir la comisión de diferentes delitos:

Ocupar la casa donde resida alguien supone la comisión de “un delito de allanamiento de morada (artículo 202 del Código Penal), con penas de seis meses a dos años”, el delito se agrava si media violencia o intimidación.

Para el caso de que el inmueble no sea la vivienda donde resida el propietario o el arrendatario, la ocupación ilegal puede ser tipificada como un delito de usurpación (artículo 245 del Código Penal), donde solo se prevén penas de multa y el desalojo de esta, pero hay que tener una cierta paciencia.

Podrían darse otros delitos acumulados, dado que la ocupación suele ir acompañada de una desaparición de mobiliario, lo que podría constituir un delito de daños o un delito de hurto o incluso robo.

A nivel civil, las vías más utilizadas son el desahucio por precario o el juicio verbal para la efectividad de derechos reales inscritos, el 2 de julio de 2018 entró en vigor en la Ley de enjuiciamiento civil un procedimiento que acelera el procedimiento simplificándolo, teniendo como objetivo recuperar la posesión del inmueble lo antes posible. No obstante, la duración del procedimiento dependerá mucho del partido judicial, el juzgado que nos toque y la actitud del okupa (si se opone o no).

Algunos consejos de experto son: 

Instalen sistemas de alarmas y vigilancia, suelen tener un efecto disuasorio, así como testifical en cuanto a las grabaciones

Dejen atento algún vecino de confianza que pueda avisarles en el caso de ver algún movimiento extraño. 

Pongan puertas blindadas y de acero para mayor protección 

No faciliten la entrada. No dejen llaves en felpudos, macetas o buzones. 

Escaneen sus escrituras y guárdenlas en la carpeta de documentos de su móvil. Para poder ser mostradas a la policía en el caso OKUPA. 

Y sobre todo al primer indicio de ocupación vayan a la policía a poner la denuncia y acto seguido a un abogado para que le asesore más profundamente cómo proceder.