Pedro Fernández-Villamea Alemán: “La RSC no requiere grandes inversiones, sino grandes y firmes convicciones”

0
158

Las energías renovables son el futuro y están en auge. Parece que no hay duda. Es incuestionable que las energías renovables han venido para quedarse y es que parece no haber alternativa. Sin embargo, muchas personas y empresas aún desconocen cómo funcionan y cuáles son los beneficios de las energías renovables.

En este sentido, la Unión Europea ha llegado a indicar 130 objetivos medioambientales que los países miembros deben cumplir antes de 2050. Entre ellos: usar de manera eficiente los recursos, disminuir el carbono, apostar por la eficiencia energética y la biodiversidad.   Es cierto que la sociedad parece estar cada vez más implicada e interesada en este tipo de economías porque también crece la concienciación medioambiental. Pero aún existen muchas dudas sobre las energías renovables ¿Cuáles son? ¿Qué ventajas tienen? ¿Merecen la pena…? El abogado y consultor estratégico, Pedro Fernández-Villamea Alemán nos ayudará a resolver algunas de ellas.

Empecemos por el principio: ¿Qué son las energías renovables?  “Se pueden definir como una fuente alternativa a los combustibles fósiles, de manera que se pretenda generar la misma potencia que el combustible tradicional generando menos contaminación, tanto en su extracción, como en la posterior transformación en energía”.

Fernández-Villamea Alemán asegura que “las energías renovables tienen una importancia doble, por un lado porque nos humanizan, nos unen al humano con su entorno, con su hábitat, con la naturaleza. Humanizan el ciclo de vida del humano con lo que le rodea y se pone más en valor el posible deterioro que el mismo humano pueda crear a su propio entorno. De ahí esa importancia que nos hace, podríamos decir, más animales de proximidad, valoramos nuestro próximo: nuestros árboles, montañas, ríos… nos hace más humanos con nuestra naturaleza y con los nuestros”. En definitiva, considera que “solo se defiende lo que se ama y solo se ama lo que se conoce: conozcamos nuestro entorno para amar nuestro entorno y así defender nuestro entorno. ¿Cómo lo defendemos? Protegiéndolo de un uso abusivo y sustituyéndolo por otro tipo de energías que generan menos impacto negativo en el entono natural y en el entorno humano. Es decir: proteger lo nuestro y a los nuestros”.

¿Qué tipos de energías renovables podemos encontrar?  “Pueden haber tantas como energías sustitutivas del combustible fósil se puedan conseguir. A día de hoy la primera es la hidroeléctrica, por supuesto la solar, y la que proviene del viento (la eólica). Ahora bien, se está trabajando en otros tipos de energías artificiales, que no son combustible fósil pero no vienen como tal de la naturaleza, sino que son generadas por el humano. Estas otras energías pueden proceder de diferentes metales que con aleaciones que se están trabajando actualmente pueden derivar en baterías que pueden derivar en combustibles fósiles, principalmente los derivados del litio”. Fernández-Villamea Alemán nos invita a reflexionar sobre nuestros hábitos diarios y cree que lo sostenible lo hacemos cada uno en nuestro día a día: algo tan sencillo como evitar el plástico y utilizar envases que podamos reutilizar. “¿Nos podemos permitir la grandísima calidad de vida que tenemos ahora mismo pero contaminando lo que contaminando?” Al final debemos plantearnos una cuestión: ¿queremos priorizar en no contaminar, en tener una gran calidad de vida o en buscar un término intermedio? 

En cuanto a los términos económicos; una pyme se beneficia tanto desde un punto de vista interno como externo con la sociedad. En términos corporativos está reforzando su imagen de RSC (Responsabilidad Social Corporativa); de hecho a día de hoy la sostenibilidad de una empresa está comprobado que se es fundamental para genera más clientes y por extensión crear una marca propia más asentada en el mercado. Esto implica que la empresa está plenamente mentalizada con su labor en la sociedad y entiende que es mejor empresa cuanto mejor comportamiento tiene con la sociedad. Encontramos 3 aspectos: transparencia, sostenibilidad y buen gobierno.

Hay que destacar que “la RSC no requiere grandes inversiones, sino grandes y firmes convicciones. Esas convicciones pasan por humanizar todo lo que rodea a la empresa, tanto en el eje interno, como en la imagen externa de la empresa transmitiendo lo que hay internamente: transparencia y buen gobierno. Las transparencia que pasa por una contabilidad sostenible y sostenida en el tiempo y un buen gobierno que se traduce en el cumplimiento de los estándares que actualmente se requieren; principalmente dos: la ISO 37301 y la ISO 37100 (de buen gobierno y aprobada a principios de febrero)”.

¿Cuánto se podría ahorrar una familia media o una pyme usando este tipo de energías? “En el uso doméstico de una vivienda media en España (4 habitantes con un consumo medio de aproximadamente 100 euros mensuales en luz, lo equivalente en gas…) podría haber un ahorro en torno a un 10-12% anual aproximadamente con unas energías renovables ya contrastadas. Pero hay que tener en cuenta que lo que no se incorpora es el costo de la incorporación de esa nueva energía renovable. También hay que recordar que no es lo mismo una casa que un piso, o una vivienda de una planta o dos”. En definitiva, deberíamos tener un consumo suficiente y racional. En el ámbito industrial “el consumo presenta un contexto diferente porque se requiere mucha más potencia. Aún así si conseguimos dotar en condiciones al negocio, podríamos hablar de un ahorro en torno a un 8-10%, entre otras cosas porque las principales variables (sol, viento y agua) no dependerían de factores externos que hacen más fluctuable el precio de la unidad”. 

¿Cuáles son entonces las principales ventajas y desventajas de las energías renovables?Nuestro experto lo tiene claro. “La principal desventaja es la dificultad logística que conlleva compaginar potencia e inmediatez con investigación y duración en el tiempo. De manera que una energía renovable ahora mismo no nos va a poder dar toda la calidad de vida que nosotros pretendemos tener. Por lo tanto, mientras se sigue investigando, no podremos mantener esa calidad de vida. Por ejemplo, si tenemos ahora mismo en casa una media de 14 dispositivos electrónicos (tv, ordenadores, teléfonos…) eso conlleva un consumo energético que a día de hoy una placa solar en el techo no podrá cubrirte. Por lo tanto, mientras se consiguen placas solares más potentes para esa calidad de vida, la energía renovable aún requiere un tiempo de investigación. Ese tiempo es la principal desventaja que tenemos”.  

En cuanto a las ventajas;  Fernández-Villamea Alemán  asegura que las energías renovables “nos mentalizan como humanos de la importancia de proteger nuestro entorno. Si protegemos nuestro nos protegemos a nosotros mismos: solo se protege si uno está convencido de lo que se protege”.

Fernández-Villamea Alemán  nos cuenta que el objetivo es descarbonizar el planeta para 2050 y asegura que se está trabajando en ello. Ahora solo nos queda trabajar para tomar conciencia de la necesidad de cambiar nuestros hábitos diarios y de tomar medidas que ayuden a cuidar nuestro entorno.