¿Para qué vendes?

“Sólo si encuentras satisfactorio ayudar a tu cliente, sólo si existe esa vocación de servicio, podrás subsistir en los tiempos que corren”.

0
571
¿Para qué vendes?
¿Para qué vendes?
Marta Martín Montero, Consultor, formador y mentor en habilidades comerciales.
Marta Martín Montero, Consultor, formador y mentor en habilidades comerciales.

Tienes claro para qué vendes. Tengas tu propio negocio, o simplemente desempeñes un puesto comercial para una empresa, es importante que te pares a pensar para qué vendes.
Si eres de los que me lees cada mes, me habrás oído decir antes, que las normas del juego han cambiado. Es más!, El tablero de juego ha cambiado!

Los acontecimientos de los últimos años, la incorporación de la tecnología con todo lo que pone a nuestro alcance, más información, nuevas formas de comprar, nuevas formas de relacionarnos, nuevos mercados accesibles…hace que el cliente haya pivotado.

Hemos abusado mucho, y llevado a límites insospechados esta profesión en los últimos años, por lo que quizás encontrarnos ahora con un consumidor desconfiado, no sea más que una consecuencia lógica y más que merecida. Y si no que se lo digan a los señores de la banca.

Como consecuencia, que pongamos encima de la mesa, que debemos encontrar la forma de ganar la CONFIANZA de nuevo del cliente, no debería ser algo raro, ¿verdad?
A mí me gustaría, ya que estamos, rizar el rizo….¿Para qué necesitas ganar la confianza de tu cliente? Puedes tener varias respuestas… quizás puede ser para que no te despidan, para cobrar el incentivo, para hacer rentable mi negocio, porque me gusta batir el récord de ventas, o porque no me gusta que mi jefe me señale,…hay muchas razones, ¿verdad?, Pero tan sólo una te garantiza que puedas mantenerte a largo plazo en esta profesión, y siento comunicarte, que no es ninguna de las anteriores.

Sólo si encuentras satisfactorio ayudar a tu cliente, sólo si existe esa vocación de servicio, podrás subsistir en los tiempos que corren… Además se da el siguiente paradigma, que al apuntar a esta razón, por el camino cubres las primeras.

Si conoces la pirámide de Maslow sabes a qué me refiero.

No te digo que no tenga ciertas dosis de complejidad, porque cuando en la coctelera lo enfrentamos a sueldos por objetivos, nos es fácil delegar nuestra responsabilidad ante nuestro cliente, y culpar a la empresa de “obligarme” a vender aquello que impacta en su cuenta de resultados.

Sin embargo, te invito a que entiendas tu profesión como algo que se construye a medio y largo plazo. El cliente está ávido de experiencias, de transparencia, de que lo coloques en el centro, de ofrecerte su confianza. No seas iluso pensando en que no se dará cuenta.

Tarde o temprano lo hará, como de hecho ha pasado siempre, sólo que ahora se da cuenta más rápido porque tiene más información a su alcance, y tiene más fácil sustituirte.

El que tiene un cliente tiene un tesoro, cuídalo como tal. Será siempre una inversión a largo plazo porque irá contigo donde tú vayas. Siente la satisfacción de ofrecerle a tu cliente aquello que realmente necesita. Aprende a colocarte en su posición para proveerle justo de lo que necesita.

Sitúate como experto en el sector, no dejes de aprender. Debes tener siempre más información que tu cliente. Todo se ha vuelto más exigente…

…¿No es emocionante?

También te puede interesar leer más artículos sobre marketing, pincha aquí.