Panopicos, el grupo sevillano más original y creativo del momento

0
1523

Panopicos es un grupo de cuatro actores y músicos que se han unido para experimentar con sonidos e imagen. Pese a que lanzaron su primer tema en febrero, la pandemia no les ha impedido continuar creando. En sus canciones realizan un recorrido por algunos de los elementos que conforman la idiosincrasia de la ciudad. Fantasean con sus futuros posibles conciertos creando una mezcla de performance, música, coreografías y cachondeo. Panopicos es, sin duda, un grupo que no pasa desapercibido gracias a  una esencia única, original, libre y eléctrica.  

 ¿Cómo y cuándo surge el grupo?

El grupo surge en la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla, en 2015. Fue entonces  cuando hicimos una primera versión de la canción Olfato de lobo, en casa de Jaime, a modo de improvisación, y sin ninguna intención en aquel momento de formar un grupo de música. Nuestras compañeras de la escuela Alicia Naranjo y María Morales también fueron partícipes de la creación de esa primera versión.

El proyecto estaba prácticamente abandonado, y fue a finales de 2019, tras mostrar una versión grabada con el móvil a amigos y recibir buenas críticas, cuando decidimos producir la canción en serio y exhibirla en Youtube. Ahí fue cuando nos conformarnos como grupo artístico profesional.

¿Quién forma Panopicos?

Somos Rosa del Cerro, Lou Diletti, Gus Bernal y Jaime Bayo. Un grupo de cuatro actores y músicos con ganas de experimentar con los sonidos y la imagen.

 ¿Y ese nombre, de dónde viene?

Cuando éramos estudiantes de arte dramático siempre íbamos a una tiendecita de comida casera que había en frente de la escuela llamada El cucharas. La dependienta, una persona de pocas palabras, lo único que nos preguntaba era  “¿Pan o picos?”.  Esa coletilla era algo que escuchábamos a menudo y nos divertía. Además, si te fijas, forma las siglas POP.

¿Qué aporta cada uno al grupo?

Curiosamente, somos personas bastante diferentes: Gus y Lou tienen formación musical, son los encargados de las armonías, voces, en suma como tienen que sonar los temas. Rosa y Jaime dan frescura, el punto de rebeldía, el color; son creativos y espontáneos, están más pendientes de la estética del grupo, siempre relacionada con ese punto de locura y humor. Todos aprendemos de todos y formamos un buen equipo.

Casi que habéis comenzado con el grupo en pleno confinamiento ¿cómo os habéis organizado durante la cuarentena? 

Así es, lanzamos el primer single en febrero y en marzo ya estábamos confinados. La pandemia, como en muchos otros casos, no ha sido un impedimento para crear. A través de varias videollamadas y conversaciones creamos el tema Sayonara, videoclip incluido. Trabajamos sobre una base que había compuesto Gus y una letra que había escrito  Jaime, y por Whatsapp fuimos modificando la canción. Nos grabamos con nuestros móviles, tanto la voz como el vídeo; luego nuestro Gus hizo la magia en su estudio.

Ha sido, podemos decir,  una aventura formar el grupo en un momento tan complicado ¿no? De hecho, si no me equivoco, no habéis podido actuar aún en directo, ¿verdad? ¿Pensáis que podréis hacerlo pronto? ¿Tenéis ganas?

Panopicos nació (y hasta ahora así ha sido) como un grupo cuyas propuestas tienen formato audiovisual, aunque dada nuestra formación actoral, no descartamos la posibilidad de actuar en directo en el futuro. Ahora mismo, dadas las circunstancias, más que un directo un posible objetivo cercano podría ser la elaboración de nuestro primer álbum recopilatorio.

¿En qué tipo de salas o festivales os veis actuando?

Si damos algún concierto, no sería uno convencional; nos vemos en salas y festivales alternativos. Hemos fantaseado alguna vez con la idea de actuar en el CAAC o en Eurovisión. Nuestro concierto sería una mezcla de performance, música, coreografías y cachondeo.

Tenéis un estilo súper personal, ¿cómo lo definiríais?

Cada tema es una oportunidad de sumergirnos en sonidos, atmósferas y terrenos diferentes. Olfato de Lobo no tiene nada que ver con En Hollywood, ni Lo que sea con Esta Navidad. Lo que nos define en general es quizás  un gusto por los sonidos poperos y electrónicos, una estética vibrante y no convencional, y una libertad absoluta para crear. Vemos el no encasillarse en un estilo concreto como algo positivo.

Vuestras letras no dejan a nadie indiferente, ¿en qué os inspiráis para componerlas? ¿Cómo nacen vuestras canciones?

Tenemos muchos referentes musicales diferentes como Little Big, David Bowie, ABBA, Rocío Jurado o Boney M; luego, cada canción tiene referencias concretas; en lo audiovisual nos encantan Alfred Hitchcock, Martin Scorsese, Pedro Almodóvar, Mary Harron, Quentin Tarantino y Emir Kusturica.

Cada canción surge y lleva consigo un contexto diferente: puede inspirarse en una conversación, un chiste, un suceso impactante, un momento del año…

De hecho, el humor ha conseguido que creéis canciones como Olfato de Lobo, ¿no?…

Sí, el humor y la ironía están presentes en nuestras canciones, pero no los buscamos de forma directa. Si algo surge, y nos convence, se queda.

Además, hacéis mucha referencia a lugares y referencias muy características de Sevilla, ¿no? 

En la improvisación de la que nace mencionábamos calles al azar, líneas de autobuses o personajes cotidianos de nuestra vida en Sevilla. Posteriormente, cuando retomamos la idea, entramos verdaderamente en materia y todo cobró sentido. Fuimos escogiendo las partes que más nos gustaban, y así, hicimos un recorrido por algunos de los elementos que conforman la idiosincrasia de la ciudad: el pique Betis-Sevilla, personajes ilustres, olores típicos -como el adobo de la calle Tetuán-, la ranciedad o el folclore.

Vuestros videoclips también son muy originales, ¿quién se encarga de ellos?

Gus es el encargado de la dirección y montaje de los videos. Jaime siempre está a su lado y le ayuda con la cámara. En general, cada uno toma un rol a la hora de llevar a cabo las producciones, aunque en un momento dado todos ayudemos en todo. El concepto de cada videoclip surge en común, todos aportamos ideas, y a partir de ahí se va perfilando el resultado final.

¿Cómo os organizáis, es decir, quién se encarga de qué?

Gus se encarga de la composición, grabación y edición musical, además, como ya hemos dicho, de la dirección de video y montaje. Lou asesora en la composición, arreglos y armonías vocales. Rosa se encarga de la dirección de arte (vestuario, estética, etc.), también es la responsable de las redes sociales. Jaime es nuestro coreógrafo y colabora en la dirección de los videos. Aparte de esto, todos ejercemos como intérpretes, letristas y cantantes.

¿Qué proyectos tenéis a corto y largo plazo?  

A corto plazo, tenemos algún que otro tema en el horno, también hay pendiente una posible colaboración con una artista plástica. A largo plazo, quién sabe, quizás nuestro primer cortometraje, o colaboraciones musicales potentes…

¿Dónde podemos encontraros?

En Instagram, Twitter, Spotify y YouTube como panopicos.