Navidades 2020. Cómo afrontar unas Navidades diferentes

0
408
Little boy fascinatingly watches children's cartoons with parents
Por Mª Ángeles Sánchez psicóloga infantil de Crecer Gabinete de Psicología Infanti

Que estas Navidades van a ser distintas ya nadie lo duda. Es verdad, que en esta situación las cosas cambian de un día para otro y esto hace que no sepamos exactamente qué va a pasar y que la única certeza sea que estas Navidades serán muy diferentes a todas las vividas. Esto es lo que hace que sea muy importante saber cómo afrontar esta nueva situación y no entrar en anticipaciones negativas o en fijarnos sólo en lo que vamos a echar de menos o no vamos a poder hacer. 

La mejor manera de adaptarnos a la situación es centrarnos en qué podemos hacer y no en qué nos falta o no podemos hacer. Es decir, centrarnos en vivir el día a día. En vez de pensar “no voy a poder cenar con mi familia como todos los años” centrarnos en buscar posibles maneras alternativas de hacerlo o asumir que es algo que no depende de nosotr@s y por tanto no nos queda otra que asumirla. Si algo creo que hemos aprendido en estos meses es que nuestra cotidianidad puede cambiar de un día para otro y que nuestra capacidad de adaptación es enorme. Especialmente la de los niños y niñas que han demostrado en todo momento su gran adaptabilidad y responsabilidad ante las nuevas demandas.  

Para que la adaptación a estas nuevas y diferentes Navidades nos sea más fácil, es bueno hablarlo con l@s peques de la casa y hacerl@s participes de las decisiones a tomar. Así, no debemos dramatizar las circunstancias sino hablar sobre ello como una situación que no nos gusta pero que es la que nos ha tocado vivir y tenemos que gestionar de la mejor manera posible. También tenemos que animarles a que nos pregunten todas aquellas dudas que tengan y a que junt@s ideemos maneras de solventar la situación o sacar lo mejor de la misma. 

Así, debemos hablar con ell@s sobre que este año probablemente las cenas familiares serán diferentes, que no habrá cabalgata de Reyes Magos (si bien sus majestades seguirán cumpliendo con su labor), y en el caso de los más mayores que de momento este año no habrá fiesta de Nochevieja, casa de Navidad ni otras salidas o quedadas con amig@s.   

Lo importante es centrarnos en transmitir que, aunque sean unas Navidades diferentes, no por ello necesariamente serán peores y que podemos vivirlas, especialmente l@s pequeños, con tanta ilusión como siempre. Hay que mantener la esencia de la Navidad y desterrar la idea de que estas serán unas Navidades perdidas. 

Hay que recordar que lo importante de la Navidad es poder pasar tiempo junt@s y disfrutar un@s de l@s otr@s y eso podemos seguir haciéndolo. Y también con el resto de la familia a través de las nuevas tecnologías. Así, podemos hacer quedadas virtuales y seguir compartiendo estos momentos. También podemos hacer maratones de películas, manualidades, dulces o comidas típicas de estas fechas, etc… tal y como hicimos en el confinamiento donde pasamos mucho tiempo junt@s y tanto se fomentó la creatividad. 

Asimismo, podemos recuperar la tradición de enviar postales navideñas a familiares y amig@s o idear junt@s maneras divertidas de saludarse o inventar villancicos o cuentos adaptados a la nueva situación. 

Lo importante es reforzar la idea de que lo importante de la Navidad, su esencia, es la idea de compartir amor y tiempo junt@s y eso podemos seguir haciéndolo.