Nada como en tu hogar

0
163
Por Antonio Manuel Álvarez,
Director Gerente de Grupo Vivit

Como cambia la historia, hace pocos meses atrás vivíamos dándole un valor primordial a estar fuera de nuestras viviendas por nuestro trabajo y relaciones sociales, los cuales este último es parte de nuestra filosofía de vida, donde podíamos relacionarnos y echar esos ratos de tertulia y liberar nuestras sensaciones con personas de nuestro agrado. 

La familia y amigos cercanos o compañeros de trabajo son nuestros pilares del día a día donde refugiábamos nuestras vidas, donde se podía dar y recibir algo tan valioso como es un abrazo, y ahora simplemente por culpa de la COVID-19 no hay más que desconfianza en el ambiente por precaución de ti mismo y de los tuyos. 

Cuando decides salir para tomarte un refresco o hacer alguna gestión no estas a gusto en ningún sitio, a no ser que, sea en tu casa. Ni siquiera en la vivienda de un familiar o amigo.

Esta falta de movilidad e incomodidad social nos hace sentir que no hay mejor sitio que estar «bajo tu techo´´, esto ha dado un cambio brusco a nuestra manera de ver la vida y darle valor a nuestras viviendas, donde podemos resguardarnos de este virus infernal y poder  acoger a nuestros queridos con algo de escepticismo.

El mercado de viviendas está en auge, sobre todo inmuebles con patio, terrazas o parcelas donde hay un incremento de un 5% ,aproximadamente, en el precio, por el aumento de demandantes que buscan estar en un sitio más adaptado y acogedor para sus necesidades y poder acomodarse en un lugar más placentero si tuviéramos que volver a estar confinados… ¡Dios quiera que no!

También el incremento de las viviendas con las características antes citadas conlleva una dificultad y desvaloración de inmuebles sin espacios exteriores como suele ser los pisos, que se ha ralentizado sus ventas con un parón del precio y un proceso de caída, sobre todo en las periferias de nuestra ciudad. 

De todos modos, el mercado está revuelto ya que la inseguridad y el pronóstico de futuro es bastante oscuro, ya que esta crisis turística es un gran bocado del PIB de España, y esto es una cadena económica que dejará estragos en todos los sectores. No hay que confiarse y si quieres vender ponlo a la venta ¡ya! para defender el precio, ahora que todavía hay una cierta estabilidad laboral.

España es un país donde la vivienda en propiedad es un valor y ahora más que nunca una necesidad.