Mujeres empresarias sevillanas, un ejemplo de liderazgo femenino

0
177

Es cierto que en los últimos años ha habido avances en tema de igualdad laboral. Es un hecho indudable, sin embargo, no son los suficientes. Aún queda mucho camino por recorrer, falta mucha educación, implicación y esfuerzo para conseguir que hombres y mujeres puedan trabajar en igualdad.

Un estudio elaborado por CCOO Sevilla afirmaba que el sueldo medio de un hombre en la provincia de Sevilla son unos 18.000€, mientras que el de la mujer se sitúa en unos 13.000€. Hablamos de casi un 25% menos. Esto en cuanto al mercado laboral, a nivel empresarial sucede lo mismo. Aunque en la última década el número de mujeres empresarias ha aumentado, el liderazgo femenino aún tiene mucho camino por recorrer para estar en igualdad de condiciones que el empresariado masculino y la ocupación de cargos de alta dirección en las empresas.

Además, esta diferencia se incrementa en sectores como la agricultura, donde el sueldo de la mujer se estanca casi en la mitad que el de los varones. Es fundamental saber analizar estos datos. No significa que las mujeres cobren menos que los hombres por ejercer el mismo puesto de trabajo. El problema radica precisamente ahí, que suelen ser ellos quienes llegan a los puestos de dirección. Pese a la inversión en materia de igualdad, pese al aparente auge del feminismo (búsqueda de la igualdad), las mujeres siguen ejerciendo menos cargos directivos que los hombres.

Hay muchos factores que acrecientan esta desigualdad, por ejemplo, en Sevilla de cada 100 personas que solicita una excedencia para el cuidado de sus hijos, 88 son mujeres. Otro estudio asegura que el 90% de las mujeres de Andalucía dedican una media de cuatro horas al día al cuidado de la familia y las tareas domésticas, en cambio, el 70% de los hombres no llegaba ni a las dos horas.

Estos datos confirman lo que ya anunciábamos: la desigualdad laboral entre hombres y mujeres sigue presente. Pero no todo es negativo, cada vez son más las mujeres empresarias, trabajadoras y directivas en la sociedad actual. En los últimos diez años la brecha de género se ha estrechado un 30%. En Pymes Magazine hemos tenido la suerte de hablar con mujeres que son referentes en el sector empresarial sevillano. Son mujeres, empresarias, madres y poseen cargos importantes en sus empresas. Son el claro ejemplo de que la igualdad laboral se puede lograr.

Bárbara Gómez es directora de AYMA MINING SOLUTIONS, una consultora especializada en sus inicios en minería y explosivos. A lo largo de los años han ampliado su campo de actuación incluyendo consultoría para edificación y responsabilidad social empresarial, además de prevención de riesgos laborales. Bárbara nos asegura que no cree que haya tenido “más impedimentos que los que pueda encontrar cualquier emprendedor hoy en día”.

Ángeles Baena es gestora de Softcom, soporte e incidencias para las multinacionales Oracle, Grupo Británico Poundland y Econocom para España y Portugal. Es una Empresa tecnológica con 30 años en el sector y de ámbito internacional. Ángeles cree que “la sociedad sigue sin estar concienciada y que debemos seguir dando mayor visibilidad a mujeres empresarias con iniciativas para que sean referentes de futuras generaciones”.

Isabel Mª Gutiérrez forma parte de Revescoan, una empresa destinada a reformas y rehabilitación de edificios, viviendas… para sacarles su mejor potencial. Ella no cree que haya más mujeres empresarias, sino que ahora son más visibles que antes.

Mª Carmen Florido es gerente y comercial de PubliAljarafe, empresa especializada en Regalos Publicitarios y Regalos de Empresa, Promoción e Incentivos, desde hace 19 Años. Mª Carmen considera imprescindible la creación de campañas de concienciación y una mayor educación a los niños desde pequeños para conseguir acabar con estereotipos.

Karen Thorley es socia, fundadora, gerente, formadora, coach, comercial y responsable del desarrollo estratégico de Business LanguageProjects S.L. Karen nos resume en tres ideas la solución para acabar con estereotipos y prejuicios: educación, leyes, y experiencia para demostrar que funciona tanto en familias cercanas, como en otros países.

Al hablar de conciliación familiar todas coinciden en que es una cuestión de organización, educación e implicación por parte de todos y todas. Bárbara nos contaba que en “el fondo cree que la base del problema está en que pensar que somos las mujeres las únicas con obligación o deber de conciliar. Una superwoman ideal sería capaz de mantener un altísimo nivel de perfección todo el tiempo en todas las facetas de su vida, pero este concepto está muy lejos de la realidad. Somos humanas, y debemos desterrar esa idea de superheroína. Los altos niveles de perfección son alcanzables, pero en equipo son más factibles y pasan menos factura. Que yo sepa, no es requisito indispensable ser mujer para pertenecer al grupo de whatsapp de la clase de ningún hijo. Y a partir de ahí, se puede hacer extensivo al resto de tareas familiares”.

La mayoría de ellas han hecho hincapié en que cada vez son más jóvenes las mujeres empresarias, Ángeles nos contó que esto indica que la sociedad está cambiando.  Por otro lado, Isabel afirma que “tiene que cambiar todo el sistema a la vez, no basta solo con la flexibilidad horaria o las empresas concienciadas con esto”.

Al hablar con ellas le mencionamos una frase que Tino Tovar, compositor del Carnaval de Cádiz dijo en un pasodoble: “esta despiadada sociedad le pide a la mujer el doble de lo que otros hacen”. Le preguntamos que qué les parecía. Bárbara bromeaba asintiendo y diciendo que además se nos pide que lo hagamos perfectas y en tacones. “Otra cara de la moneda es ese exceso de profesionalidad y dedicación que se nos exige como una especie de pago adelantado por si alguna vez se nos ocurre ser madres, o las penalizaciones una vez que lo eres. Vuelta a demostrar ¿qué? ¿Qué tienes las mismas capacidades que antes de dar a luz? Quizá la raíz del problema es la concepción de que las mujeres trabajamos como segunda opción y no como primera, que lo dejaremos todo una vez pasada esa temida línea roja de la maternidad o que nos afectará inevitablemente”, nos contaba Bárbara. Mª Carmen nos recordaba que esto puede provocar una descompensación que incide en un estrés desmedido.

Karen nos dijo que “muchas de estas mujeres en estos puestos han trabajado más que los hombres, tanto por tener que demostrar su valía como por tener que  mantener sus casas a la vez”. Isabel también está de acuerdo con la frase del gaditano: “por un lado, para llegar a cualquier puesto de dirección tienes que demostrar más que un hombre, y casi siempre presuponen que no vas a poder, no porque seas menos lista, sino por toda la mochila que llevas contigo…”.

Estas mujeres son líderes en sus empresas, trabajadoras incansables y mujeres referentes. Son un ejemplo de superación y tesón. Por eso es fundamental reconocer su papel en la sociedad empresarial sevillana.

La asociación Empresarias Sevillanas, también está contribuyendo en dar visibilidad a todas las mujeres que luchan por la igualdad y para que ésta sea efectiva. Tal y como nos comentó su ex-presidenta María Sánchez, Empresarias Sevillanas lucha para que la igualdad de oportunidades sea real, cuando esto suceda, la asociación habrá cumplido con su cometido y dejará de existir.