Me quiero comprar una casa y necesito una hipoteca, ¿tipo fijo o variable?

0
485
Por Antonio Noguer, Gerente de empresas en oficina de Agente franquiciado de Banco Santander

Actualmente cuando atiendo a las familias que necesitan una hipoteca para cumplir algo tan importante en sus vidas como hacerse propietarios, esta es una de las preguntas que más me plantean y a la vez una de las más difíciles de responder, ya que su respuesta no es única, depende de muchos factores, importe y plazo del préstamo, pero también de las
circunstancias personales de cada familia.

Lo cierto es que esta duda ha surgido recientemente, gracias entre otras cosas a que desde que tengo conocimiento nunca estuvo tan barato. Para contestar esta pregunta, lo primero que intento explicar a las familias es que el interés de la hipoteca se calcula utilizando un modelo de amortización francesa, que planifica la cuota constante, y calcula los intereses conforme al capital pendiente, esto significa que al principio de la vida del préstamo la cuota lo componen en gran parte intereses y al final del préstamo, la mayor parte de la cuota es capital. Para dummies: si amortizas más al principio, pagas menos coste en intereses que si amortizas al final.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la situación económica actual y la evolución previsible del coste del dinero, básicamente regido por el tipo de referencia (Euribor), actualmente en tipos negativos y con una evolución en los próximos años que parece que va a subir pero tampoco parece que nos vayamos a volver locos y suba rápidamente. Aunque al final es política, la diferencia entre un tipo variable y un tipo fijo suele rondar los 2 puntos, por lo que para que el tipo variable se iguale con el tipo fijo, esta es la subida que debe tener el Euribor aproximadamente. Se preveía que subiera para el segundo semestre de 2019 para ponerse en tasa 0, y finalmente el BCE indicó que no iba a tocar nada por el parón económico de Alemania y Francia principalmente, esto significa que para que suba dos puntos, pasarán seguramente varios años. Por tanto, si tu hipoteca es a corto plazo y un importe pequeño, sin duda a tipo variable.

Ahora si es a largo plazo y una señora hipoteca, debes de tener un planteamiento de seguridad y de tu evolución al respecto de los ingresos, por ejemplo, es posible que tengas una venta en ciernes tu actual vivienda, una herencia, o una entrada extraordinaria de dinero que planteas amortizar hipoteca, en este caso hazlo a variable porque al quitar capital al principio de la vida del préstamo, ahorraras mucho dinero, si como el común de los mortales pretendes pagar 30 años una cuota con tu nómina, amigo
hazlo a tipo fijo porque dormir bien no tiene precio.