María Castro, directora ejecutiva de El Milagrito: “hay que seguir adelante con lo poco o lo mucho que se tenga, no se puede esperar a que vengan tiempos o circunstancias mejores”

“Cada bote es un “Milagrito” que facilita las tareas de limpieza transmitiendo una energía diferente a quien lo usa”

0
835
María Castro Molera El Milagrito

María Castro es la directora ejecutiva de El Milagrito. Fueron los propios clientes quienes le dieron ese nombre al conocido desengrasante. A pesar de un periodo complicado y lleno de dificultades, María supo retomar el rumbo y este año cierran con más de 3.627.000 de litros vendidos. Además, buscan ser un referente no solo a nivel local, sino internacional, por ello uno de sus objetivos para 2022 es la internacionalización.

¿Cómo y cuándo nace El Milagrito?

El producto desengrasante nace en 1986 para sumarse al abundante porfolio de la empresa en aquella época, se conoce su magnífico potencial por su calidad y su multifuncionalidad, pero queda diluido en el mar de productos NUCA como uno más. En el año 2000 se crean y registran las marcas Nuca MAX,  destinada a la línea de productos de limpieza y Paint Mix destinada a la línea de pintura y bricolaje. En este momento se renueva el packaging de todos los productos, no con mucho acierto en el caso del desengrasante, al que se le hacen bastantes modificaciones hasta llegar al 2003 en el que se añade en un lateral de la etiqueta y en vertical la frase “popularmente llamado EL MILAGRITO”. En 2006 se cambia el color del envase, de blanco pasa al característico y llamativo magenta, y no es hasta 2011, año en el que se registra, cuando pasa a llamarse Nuca Max El Milagrito.

¿Quién está detrás de “El Milagrito”?

Detrás del sobrenombre están nuestros consumidores. Alrededor de 2001-2002 empezaron a llamar al desengrasante “El  Milagrito” en Huelva. Personalmente no me gustaba nada, me pasé varios años “pegándole la charla” a nuestros comerciales para que ellos no lo utilizaran. Sin embargo, fue extendiéndose tanto que en toda Andalucía occidental se le conocía por el sobrenombre.

Al final tuve que aceptarlo como el regalo que es e incorporarlo en la etiqueta. Una magnífica fórmula, cuyo valor principal es el equilibrio de sus componentes que la hace muy eficiente contra la grasa y suave con una enorme cantidad de superficies. También existe un equipo de personas que trabajamos ilusionados, diariamente, para proporcionar a nuestros consumidores productos que les faciliten y alegren las necesarias tareas de limpieza. Y, por último, también está su directora ejecutiva.

¿Cuántas personas trabajan para vosotros?

En Fabrienvaf trabajan en estos momentos unas 30 personas contando con algunos comerciales que son autónomos y no dedican toda su jornada a nuestra empresa.

Tengo entendido que vuestras cifras de facturación son muy buenas, sobre todo teniendo en cuenta que no contáis con un número alto de empleados, ¿es correcto?

Este sería un interesante tema de debate. Para una empresa de servicios, por ejemplo, con nuestra plantilla sería imposible obtener nuestra facturación. En nuestro caso, es, al contrario; tenemos una empresa preparada para crecer, apostamos por las personas y en estos momentos producimos solo a 1/3 de nuestra capacidad. Tenemos un equipo preparado y listo en la meta de salida.

¿Sabes aproximadamente cuántos litros de Milagrito vendéis al año?

Acabo de preguntar, este año terminaremos con una cifra muy parecida a 3.627.000 de litros.

Vuestro mercado es especialmente nacional, pero ¿tenéis planteado internacionalizar vuestro producto?

Sí, el equipo está preparándose, creando un modelo de empresa exportable y/o replicable según la idiosincrasia de cada país. Ya hemos hecho algunas salidas, “aprovechando” algunas “oportunidades” que se nos han presentado, pero no hemos conseguido la continuidad que esperábamos. Espero que 2022 sea nuestro año para iniciar de forma solida nuestra andadura internacional. No tenemos prisa, creo que en el caso de la internacionalización lo más importante es estar bien preparados y tener claro que se quiere conseguir.

Si no me equivoco sois la segunda generación de la empresa, ¿no es así? ¿Cómo afrontáis esta etapa?

En estos momentos ya deberíamos estar en la tercera generación, muchos nietos tienen edad suficiente para ello, pero no es el caso. La segunda generación comenzó hace bastante tiempo antes de fallecer mi padre en octubre de 1999, los tres hijos que trabajábamos en esa época en la empresa ya habíamos sido formados por él en los diferentes puestos que ocupábamos en ese momento. En sus últimos años, sobre el 95, él ya había delegado sus funciones.

Cuando fallece de mi padre, simplemente, se produce una continuidad no adecuada a todos los cambios que se van produciendo en nuestro mercado, como la proliferación de grandes superficies y cadenas de supermercados, en detrimento de droguerías, ferreterías y tiendas de pinturas que, en esos momentos, eran nuestros únicos clientes. Nos fuimos quedando rápidamente fuera de mercado. Sobre el 2004/05 la situación se vuelve ya insostenible.

¿Mantenéis los valores u objetivos del principio o han sido modificados?

Como las empresas son entes vivos que van evolucionando con la sociedad, los acontecimientos internos, las personas que la componen… los valores iniciales que eran innovación, calidad y rapidez en el servicio, con los años, pasan a ser una forma de trabajar que forma parte del ADN de nuestra empresa. En 2007 y solo bajo mi responsabilidad da comienzo una transformación que no tiene marcha atrás y que cambia completamente la empresa desde sus cimientos, se va fraguando un nuevo modelo que culmina en 2016 con el cambio de instalaciones, un nuevo propósito con nuevos valores integrados en una nueva estrategia. Nuestro propósito “Ser referente mundial de empresa con alma”. Apuntamos a lo más alto, no nos conformamos con ser referente local o nacional.

¿Qué es una empresa con alma?

Es “una empresa que produce BIEN y bienes”, o lo que es lo mismo, “una empresa sostenible de corazón”, o lo que es igual, “una empresa socialmente responsable” o la propia definición “una empresa que crece produciendo equilibradamente beneficios para la sociedad, el medio ambiente y la propia empresa”. Y esto no es una utopía, es una realidad, prueba de ello son los premios recibidos en este sentido. En junio de 2017 recibimos de manos de la Asociación Empresarial Tixe, de Dos Hermanas, el premio a la Excelencia Empresarial. El 21 de octubre de este año FEICASE nos otorgó el Premio a la RSE. El pasado 11 de noviembre conseguimos el Premio a la RSE de CES en la categoría de PYMES.

Tengo entendido que hubo una época muy complicada, en la que decidiste, pese a la dificultad, continuar apostando por la empresa, ¿me equivoco? ¿Qué sucedió?

En esos momentos y en fechas muy distantes, cada uno decidió lo que creyó que era mejor para él y su familia. ¿Me quedo o me voy y se pierde todo? Para mí fue una clara encrucijada, de esas que, a veces, se nos pueden presentar en la vida y que pese a la gran dificultad que representa, solo dudas un tiempo prudencial porque tu educación y tu entorno te obligan a pensártelo, pero tu instinto sabe, desde el minuto cero, cual es la respuesta, el reto te atrae y supera al miedo.

Desde el presente, si piensas en aquellos momentos, ¿qué sientes ahora viendo todo lo que has conseguido?

Me siento muy agradecida de haber tenido la oportunidad de pasar por una prueba de este tipo, por todo el aprendizaje y crecimiento que me ha traído. Orgullosa de haber sido perseverante y de haber tenido la suficiente fe en que todo es posible si no te rindes ante los múltiples obstáculos que, seguro, te vas a encontrar en la vida.  Y lo más llamativo, hay que seguir adelante con lo poco o lo mucho que se tenga, no se puede esperar a que vengan tiempos o circunstancias mejores.

Hace poco habéis sido galardonados con el IX Premio de Responsabilidad Social Empresarial RSE en la categoría de Pequeña y Mediana Empresa.  ¿Qué supone este reconocimiento para vosotros? ¿Por qué crees que os han elegido a vosotros?

Llevábamos un par de años que nos queríamos presentar y después de haber conseguido un nivel bastante elevado en el cumplimiento de una parte importante de nuestros objetivos en temas como la separación selectiva de residuos para su reciclado, eliminación de los fosfatos en todas las fórmulas de nuestros productos, conciliación familiar, primera fase de instalación fotovoltaica, colaboración con entidades deportivas, ONG, entre otros, decidimos presentarnos este año, para poder calibrar nuestros avances en sostenibilidad.

Supone la confirmación de que estamos haciendo las cosas muy bien y nos anima a seguir trabajando para conseguir los objetivos que nos quedan por conseguir en este momento y  marcarnos otros nuevos más ambiciosos. Para presentarte a concurso tienes que rellenar un cuestionario bastante completo y defender con pruebas todo lo que haces en los tres pilares, sociedad medio ambiente y empresa. Según me comentaron, en la entrega de premios, algunos componentes del jurado, la decisión fue unánime.

En la etiqueta de vuestro desengrasante podemos leer: “Posiblemente el mejor desengrasante del mundo». ¿Por qué es tan especial vuestro producto?

Si hubiera solo una respuesta, sin lugar a duda sería por el equilibrio de los componentes de su fórmula. Mi respuesta favorita, más metafísica, es, además de lo anterior, por todo lo que hay detrás de cada envase, por cada una de las personas que trabajamos día a día en la empresa poniendo nuestro cariño e ilusiones en cada bote, por la energía positiva que transmiten los colores del packaging, por su olor a limpio, por el regalo de su nombre, en resumen, porque cada bote es un “Milagrito” que facilita las tareas de limpieza transmitiendo una energía diferente a quien lo usa.

Además, una de las ventajas es que se puede usar en cualquier material, ¿no?

Casi. Existen restricciones, por ejemplo, en materiales delicados como la seda donde se usan tintes naturales que resultan poco sólidos, no recomendaría yo su uso, no porque le haga daño a la seda, sino porque perdería color. Existe una multitud de ejemplos parecidos a este, en estos casos, recomendamos hacer una prueba en una zona no visible de la superficie. En el envase está todo bastante bien explicado y si necesitan más información estamos encantados de ayudarles.

¿Cómo vivisteis desde vuestra fábrica la pandemia de La Covid-19? ¿Os afectó negativamente o debido al aumento de limpieza en los hogares notasteis un aumento en las ventas?

Los primeros días las personas hicieron acopio de papel higiénico y de “El Milagrito”, no es broma. Tuvimos un pico superextraordinario en el mes de abril que de la misma manera y seguidamente bajó, en un par de meses volvimos a los números normales. Al principio y durante más tiempo del deseado, había mucho ruido informativo, nadie tenía las ideas claras, más tarde con la aparición de los productos desinfectantes, tuvimos una bajada pero de nuevo y en poco tiempo volvimos a recuperar nuestra línea, en este caso y de forma muy clara gracias al departamento comercial.

Trabajamos para sacar nuestro propio producto desinfectante, por motivos que desconocemos, tardamos más que en otras zonas en conseguirlo, cuando obtuvimos toda la documentación, el mercado estaba ya saturado de productos de este tipo y decidimos no sacarlo a la venta.

¿Qué planes tenéis a corto y largo plazo?

2020 será el año de la internacionalización. A parte de esto trabajamos en dos nuevas líneas de negocio, pero como los artistas, no puedo comentar nada de momento.