Mairena del Aljarafe, de municipio a ciudad

0
108

Mairena del Aljarafe se ha convertido en una ciudad gracias al crecimiento de la población y de todos los avances que se han ido desarrollando a lo largo de estos últimos 25 años. Se puede llegar a decir que es, en estos momentos, “la capital” del Aljarafe. Mairena ha sabido combinar el avance con el desarrollo sostenible y porque parte de su progreso se lo debe en gran parte al P.I.S.A. (Parque Industrial y de Servicios del Aljarafe). Parque empresarial que sirve como modelo para muchos otros y que aún continua su crecimiento y es, sin lugar a dudas, una gran fuente de empleo.

También ayuda mucho la cercanía que tiene respecto a Sevilla y sus comunicaciones, entre las que cabe destacar la llegada del Metro. Esta forma de transporte ha servido para que muchos sevillanos escojan como lugar de residencia Mairena del Aljarafe, ya que han encontrado en ella todos los privilegios que tiene el vivir en el Aljarafe sevillano y la cercanía y facilidad de bajar a Sevilla.

Y sí, se dice “bajar a Sevilla” porque como es sabido Mairena se encuentra en la cornisa del Aljarafe. Para conocer mejor esta ciudad, hay que hacer un repaso por su historia. Aunque su nombre viene de la época musulmana “Maharana” (hato de pastores), se tiene constancia que antes pasaron por ellas otros pueblos como el romano. Y es que Mairena del Aljarafe posee unas tierras muy fértiles que propiciaron que hubiera en esta zona asentamientos.

Los musulmanes estuvieron hasta el SXIII hasta la conquista del Rey San Fernando, que es cuando la comarca pasó a mano de los cristianos. Como dato curioso, es que hasta SXVII Mairena pertenecía a la jurisdicción de Palomares del Río y famosas fueron las rivalidades entre ambas poblaciones. Cuando ya consiguió su “independencia” fue cuando pasó a mano del Conde Duque de Olivares por la compra que hizo de ella al Rey Felipe IV, luego a los Príncipes Astillanos y por último a la Casa de Alba. Es en 1840 cuando constituye su propio Ayuntamiento.

La fertilidad de sus tierras viene marcada por el cultivo del Olivo, hasta tal punto toma la importancia el olivo que se encuentra dentro de su escudo.

Como se puede ver, Mairena del Aljarafe ha ido siempre creciendo a lo largo de su historia y es en estos tiempos cuando más auge ha tenido. Cabe mencionar, que este crecimiento lo ha hecho y lo está haciendo de una manera ordenada, pues está compuesta por grandes núcleos residenciales: Ciudad Expo, Ciudad Aljarafe, Lepanto, Cavaleri, Nuevo Bulevar, Simón Verde y Casco Antiguo. Todos ellos están acompañados de un importante comercio y restauración local, además de diferentes parques y zonas de ocio infantil e instalaciones deportivas, entre las que destaca el polideportivo y la piscina cubierta municipal.

De todos los parques que posee Mairena del Aljarafe, cabe destacar el Parque Periurbano de Porzuna que tiene la distinción de espacio protegido. A parte de zonas de recreo para la familia, cuenta con abundante especie autóctona (encina o acebuche) y jardinería sostenible.

Adentrándose más en la vida de los maireneros y mairenera cabe destacar las Hermandades de Gloria que hay en esta localidad. Son tres: La Hermandad de la Virgen del Rosario, la Hermandad de la Virgen del Rocío y la Hermandad de la Virgen de las Mercedes. Todas ellas, tienen sus fechas señaladas en el calendario. Por ejemplo, la Hermandad de la Virgen de las Mercerdes es la encargada de organizar el Corpus y el domingo por la mañana procesiona, con el Niño Jesús, el Simpecado de la Virgen de las Mercedes y el Santísimo Sacramento. El tercer domingo de mayo y el penúltimo domingo de octubre procesiona la Virgen del Rosario y la Hermandad del Rocío hace su peregrinación a la Aldea del Rocío para celebrar el Domingo de Pentecostés.

Todas ellas, se encuentran ubicadas en la Iglesia Parroquial de San Ildefonso, patrón de Mairena del Aljarafe que celebra su festividad el 23 de enero. Esta iglesia que está ubicada en la Plaza de Blas Infante y data del SXVI.

Poco es lo que se conserva de la época pasada, sólo se mantiene aún en pie el Arco Prusiana, que formaba parte de la Hacienda Prusiana, cuya edificación corresponde al S.XVIII.

La Hacienda de Porzuna es la única que en estos momentos se encuentra restaurada y que sirve de instalaciones al Ayuntamiento para la delegación municipal de empleo. Su caserío es de arquitectura sencilla y rural y se accede a través de una pequeña portada con espadaña y 3 almenillas. Además, contaba con un molino aceitero que daba al tercer patio. Es una hacienda donde han confluido varias culturas y civilizaciones. Se piensa que sus sótanos son de época musulmana.

En cuanto a la gastronomía, lo más típico son los platos de comida andaluza que se pueden degustar en bares y restaurantes, aunque debido a su crecimiento también se puede encontrar oferta de cocina internacional. Si lugar a duda, uno de los bares más famosos es el Bar El Mudo, ubicado dentro del casco antiguo, hay una rotonda muy cercana a sus instalaciones que recibe su nombre.

Ya poco, por no decir nada queda de la Mairenilla la Taconera de jornaleros del SXIX, que era como se conocía. Ahora es toda una pequeña urbe que sigue en crecimiento y lugar de residencia escogido para muchas familias por la oferta que ofrece para vivir en ella.