Las ventajas del preconcurso de acreedores

0
96
Por Alberto Muñoz Cantos. Experto Tributario y Mercantil en MC&A ASESORES
www.mcaasesores.com

Para ponerse en situación, voy a comenzar aclarando algunas cuestiones. Para ello empezaré con:

¿Qué es el Preconcurso de Acreedores?

El Preconcurso de Acreedores, consiste en una declaración emitida al juzgado, debidamente redactada y presentada por abogado y procurador, para poner en su conocimiento la concreta situación de insolvencia dándonos un plazo de tres meses, más uno, para realizar un último intento de negociación con nuestros proveedores y así tratar de refinanciar la deuda que tenga la empresa.

Con las negociaciones con sus acreedores, se busca evitar un procedimiento concursal mediante un acuerdo que permita la viabilidad de la empresa o conseguir las adhesiones necesarias para una propuesta anticipada de convenio que agilice, en su caso, la tramitación futura e inevitable del concurso de acreedores.

Si usted o su empresa está atravesando una delicada situación financiera y su patrimonio neto se ve minorado por pérdidas acumuladas procedentes de la cuenta de resultados, debería actuar cuanto antes para reestructurar su pasivo y volver a los beneficios.

¿Cómo saber que su empresa está en causa de insolvencia?

La Ley concursal diferencia entre insolvencia actual e inminente:

La insolvencia inminente sería aquella basada solo en una previsión de impagos y otorga al deudor (Empresa o Particular) la facultad de adoptar decisiones para evitar males mayores.

La insolvencia actual es aquella situación en la que el deudor ya no puede cumplir con sus obligaciones vencidas y exigibles, y que genera la obligación de solicitar el concurso en el plazo de dos meses, pues incumplir con la obligación de solicitar el concurso puede ser decisivo para que un juez determine que Ud. conocía el problema y obró con mala fe, calificando el concurso como culpable.

¿Cuándo puedo presentar el Preconcurso de Acreedores?

La ley obliga a acogerse a la ley concursal pasados los dos meses siguientes al momento en que el deudor tenga conocimiento de su insolvencia y ese sería el momento en el que podrá decidir si comunica la situación preconcursal o si solicita directamente el concurso de acreedores.

La empresa en situación preconcursal tiene a partir de su solicitud de Preconcurso un plazo de tres meses para negociar con sus acreedores e intentar resolver los problemas de liquidez.

 Ventajas del Preconcurso de Acreedores:

1.-No se interrumpe la actividad productiva durante el tiempo que dure el procedimiento y a diferencia del concurso, la sociedad no es intervenida por administradores concursales.

2.-Las empresas en preconcurso quedan protegidas ante la posible solicitud de concurso necesario por parte de sus acreedores y por tanto de la calificación del mismo como culpable.

3.-Desde la presentación de la comunicación al juzgado no serán posibles las ejecuciones judiciales de bienes o derechos que sean “necesarios para la continuidad de la actividad profesional”.

4.-Las empresas en preconcurso cuentan con cierta privacidad respecto al proceso judicial pues se permite solicitar de forma expresa la no publicidad del mismo.

5.-Es más Económico, pues los gastos siempre serán mucho más bajos que los que se puedan dar en un concurso ya que, su duración es corta y delimitada, no hay administrador concursal y los costes de abogado y procurador son bastante inferiores.

Comentar que, el hecho de no alcanzar un acuerdo no implica una responsabilidad para los administradores salvo que no se hubiera hecho uso real de dicho plazo para negociar, se haya utilizado esta vía con carácter únicamente dilatorio o se haya agravado la situación de insolvencia en este periodo.

La mayoría de las empresas que acuden al concurso de acreedores lo hacen cuando ya no hay posibilidad de revertir su situación. Las estrategias y medidas de reestructuración tempranas ayudan a superar una situación coyuntural de insolvencia siempre que se utilicen a tiempo.