La programación, sí es cosa de niños

0
1
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

Hace apenas 50 años, pensar en programación, robótica o computación era poco más que ciencia-ficción; conceptos al alcance de sólo unos pocos privilegiados cuyo intelecto y posición, permitía manejar estas incipientes y aun prematuras áreas de conocimiento. Años después; a principios del siglo XXI, esta ciencia-ficción perdió definitivamente su apellido y estas materias comenzaron a formar parte del programa de estudios de Universidades y escuelas técnicas.
Hoy en día, ya no resulta extraño que en diferentes materias de los centros educativos, juguetes STEM, actividades extraescolares o en los propios hogares, se introduzca a los niños en estas áreas, de una forma clara y con un objetivo definido.
En el artículo de hoy, hablaremos de diferentes lenguajes, juegos y herramientas, que permiten en la actualidad, introducir a los más pequeños de la casa y los no tan pequeños también, en el mundo de la programación y lógica informática.

Cuando nos proponemos la tarea de iniciar en la programación a niños de entre 3 y 6 años, debemos tener en cuenta que; dado su grado de madurez física e intelectual, tendremos que ponernos como objetivo que se familiaricen con su lenguaje en general, de una forma lúdica y formativa. No se trata de enseñar lenguajes de programación o algoritmos, si no que, de forma natural y casi imperceptible para ellos, comiencen a adquirir un pensamiento computacional.
Para lograr este objetivo, resultan muy recomendables los juegos de lógica, puzles y cualquier tipo de actividad que potencie su creatividad. Tareas como planificar las etapas que se necesitan para servir una comida (desde la cocina al comensal), o el proceso de plantar semillas, pueden ayudar a que aprendan a descomponer un problema en tareas más sencillas y a ordenarlas de forma lógica. En Webs como Code.org y CSUnplugged, se pueden encontrar numerosos ejemplos muy bien documentados para este tipo de actividades, que además basados en temáticas y universos que a los niños le atraen especialmente. Star Wars, Minecraft o personajes de sus series de dibujos animados preferidas se usan en cientos de recursos para los primeros pasos programando.
También existen juegos para Tablet y PC, que pueden ayudar a iniciar a los más peques en la programación por bloques, como por ejemplo Angry Birds.
A partir de los 6 años, y toda vez que el niño ya empieza a estar familiarizado con la lógica computacional, podemos ir introduciendo herramientas y aplicaciones que les permitan seguir ampliando sus capacidades. Para ello, aplicaciones gratuitas como Scratch (En su versión Junior), les permitirá comenzar a adquirir los primeros conceptos en programación por bloques, y crear sus primeras historias animadas.

Entre los 7 y 10 años, los niños ya han adquirido un nivel de lectoescritura más avanzado y, por tanto, sus capacidades de aprendizaje en programación crecen exponencialmente. Esta etapa es la idónea para profundizar en la programación por bloques, para la que existen aplicaciones que permiten su aprendizaje de forma visual como la anteriormente citada Scratch, con la que se puede conseguir una curva de progresión extraordinaria, gracias a que permite realizar desde trabajos muy simples, hasta proyectos más complejos enlazadas con robots y sensores por medio de extensiones.

Otra de las plataformas más conocidas y recomendadas para aprender programación por bloques es Tynker. Su uso es muy intuitivo, como ocurre Code.org, y existen diferentes planes de trabajo guiados donde los juegos, animaciones y retos son la base. En este caso, esta herramienta es de pago, como ocurre con otras similares a Tynker como son CodeSpark y CodeMonkey.

Para las edades comprendidas entre los 10 y 15 años, llega el momento idóneo para empezar a escribir las primeras líneas de código en diferentes lenguajes, partiendo siempre de una programación en bloques y visual.
Para esta etapa, existen aplicaciones como Swift Playgrounds (Solo para dispositivos Apple), que dispone de lecciones para aprender a programar con el lenguaje Swift en diferentes niveles progresivos. Asimismo, Microsoft ofrece también una plataforma gratuita de código abierto como punto de partida para aprender programación real. MakeCode se basa en diferentes experiencias de aprendizaje atractivas para los niños y basadas en placas como la MicroBit o la Adafruit, el juego Minecraft o los famosos LEGO Mindstorms. Esta plataforma dispone además de un simulador que permiten visualizar los resultados de la programación, que puede realizase bien con bloques o con los lenguajes JavaScript o Python.
Del mismo modo, sigue siendo muy práctica para este rango de edad, la aplicación Scratch comentada anteriormente.
¿Y que ocurre a partir de los 15 años?
A partir de esta edad, el adolescente ya dispone de una base sólida de los conceptos y lógica de programación con bloques, e incluso ya empieza a estar familiarizado con lenguajes de programación como Javascript o Phyton. Llegados a este punto, es el momento de comenzar con la creación de aplicaciones y juegos con dificultad progresiva, hasta adquirir un nivel avanzado de programación.
Para este momento, Unity es uno de los motores de creación de juegos más usados en la actualidad y ellos mismos disponen de una plataforma de aprendizaje donde incluso obtener una certificación tras aprender a crear contenidos mediante programación en C#.
Para el caso de las aplicaciones, el uso de Frameworks como Laravel o Symfony, ayudará a la iniciación y desarrollo de programación en el ámbito web.

Como hemos visto en el presente artículo, contamos en la actualidad con metodologías, medios y herramientas, que facilitan la introducción de la programación y la robótica desde edades muy tempranas, y que permiten que estos conocimientos otrora destinados únicamente a personas adultas, estén alcance de todo niño que tenga el interés y la disposición de aprenderlos.