La “magia de la cadena de bloques”

Además del sector financiero, son otros muchos los usos que se pueden dar a la tecnología Blockhain, como son el registro de documentos digitales de todo tipo

0
641
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO - Expertos en tecnologías web.
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

En el artículo de hoy, vamos a dedicar unas líneas a intentar explicar el concepto de “Cadena de bloques”; una tecnología aún desconocida para muchos, pero que tiene el poder de cambiar para siempre nuestra relación con el mundo digital.

Para explicar brevemente el concepto del Blockchain, haré uso de lo que se conoce como la “parábola del Suricato volador”. Imagina que estás en una plaza llena de gente, y de pronto, aparece un suricato volador de la nada, que aterriza, se come los helados de todos los niños, suelta dos gritos enormes y se va volando por donde ha venido. Rápidamente, procedemos a colocar un detector de mentiras a todas las personas presentes en la plaza y que han sido testigos, y se registra qué es lo que han visto, constatando que todos y cada uno de ellos narran la misma historia con idénticos detalles.

En este caso, ¿Habría alguna duda sobre lo acontecido respecto al suricato volador? En esta parábola se basa el concepto de Blockchain, una base de datos pública organizada en bloques, en la que esos bloques se escriben de forma descentralizada, estando replicada en
miles de ordenadores en el mundo, con la seguridad absoluta de que nadie lo puede alterar unilateralmente, pero cuando legítimamente se debe modificar algo, en cuestión de segundos, todos se sincronizan. La grandeza de este concepto es que, aunque uno de los miles de ordenadores desapareciese de la red no pasaría nada, ya que el dato sigue replicado en el resto de ordenadores.

Esto es lo que consigue Blockchain y aunque su concepto es mucho más complejo y está compuesto por más elementos como la criptografía, en esencia eso busca: un registro distribuido resistente a la sincronización y sin necesidad de confianza entre los miembros que la conforman, Hackear por tanto una entrada en la cadena de bloques, sería el equivalente a lograr que más de la mitad de las personas de la plaza, se pusiese de acuerdo en mentir acerca de los detalles del aterrizaje del suricato, y todos de la misma manera, al mismo tiempo y sin tener la posibilidad de coordinar esa mentira previamente; es decir, un “ataque” prácticamente imposible de realizar. Este hecho, es el que otorga una seguridad sin precedentes en las transacciones de datos basadas en esta tecnología,
ya que en la actualidad, todas las transacciones digitales están respaldadas por una entidad (pero solo una) en la que confiamos, como puede ser una Banco, un antivirus, una certificadora, etc. los cuales pueden ser hackeados, falsificados o manipulados.

El Blockchain es un registro inmutable, permanente y distribuido. Se trata de una base de datos que solo permite escritura. No se puede modificar ni borrar nada de ello, solo añadir, y todo ello siempre bajo consenso de todos los participantes que tiene dicho dato. ¿Usos actuales y futuros de la tecnología Blockchain?

Hoy en día, el principal uso de Blockchain se encuentra en el sector financiero, que es para el que fue ideado, como medio para vehicular “monedas digitales” como los BITCOINS. Pero además del sector financiero, son otros muchos los usos que se pueden dar a la tecnología Blockchain, como son el registro de documentos digitales de todo tipo, tales como ser patentes, historiales médicos, documentos públicos, etc. Asimismo, se podría utilizar para realizar un sistema de voto electoral telemático. ¿Te imaginas poder votar
en las elecciones desde tu móvil con total seguridad de que no existe suplantación de identidad?

Otro uso interesante sería como almacenamiento de información en la nube, siendo una alternativa segura a los sistemas actuales centralizados como Dropbox y Drive, entre otros. ¿Pero, es oro todo lo que reluce? Apenas analizamos el potencial y beneficios de esta tecnología podemos corroborar que son enormes, pero también debemos detenernos en analizar los desafíos a los que se enfrenta. Por una parte, las grandes instituciones
públicas y privadas, miran con recelo esta tecnología dado que dejarían de “controlar” toda la información, ya que esta pasaría a formar parte de cadenas de bloques distribuidas por todo el mundo.

Otra cuestión a tener en cuenta, es que al permitir esta tecnología el completo anonimato de cualquier transacción, ha sido utilizada por algunas personas o grupos para llevar a
cabo actividades delictivas. Del mismo modo, llevar a cabo esta tecnología distribuida en cadenas de bloques actualmente, supone una capacidad de cómputo informático brutal, lo que puede conllevar el pago de un peaje energético insostenible.

Conclusión En resumen, parece razonable pensar que, si el concepto Blockchain
consigue sobrevivir a la enorme expectación que está levantando, podría introducir un nivel de democracia, transparencia y objetividad en el mundo digital hasta ahora inaudito e
inalcanzable en el “mundo físico”.