«La hostelería no es el problema, es parte de la solución», Antonio Luque, presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla

0
115

La Asociación de Hosteleros de Sevilla y Provincia ha analizado el índice de nuevos  contagios en la provincia desde que la Junta de Andalucía dictó la orden de cierre de  ocio nocturno. Desde aquel 16 de agosto los contagios no han cesado, de hecho, en la  provincia son ya 175 casos por cada 100.000 habitantes; por lo que se contrasta que el  cierre de las discotecas no ha favorecido a una merma en los contagios: si no que ha  provocado que proliferen fiestas privadas sin control y un aumento de la ilegal práctica  del botellón.  

Por este motivo, y tras la nueva orden dictada en el día de ayer 29 de septiembre de  2020 en el BOJA, en el que se fija un máximo de 6 personas en las reuniones familiares,  los empresarios del sector consideran que queda comprobado que la hostelería nunca ha sido el problema, sino que a día de hoy es parte de la solución. En palabras del  presidente de la asociación, D. Antonio Luque: “hemos solicitado una reunión con el  consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, el Sr. D. Jesús Aguirre, para  comunicarle que la solución está en regular el ocio reabriendo los locales de esparcimiento como las discotecas, y evitar esos desmadres que se producen cuando  proliferan fiestas y botellones en casas privadas”. 

Los hosteleros reclaman así a la Junta de Andalucía la reapertura del ocio nocturno, y la  ampliación de horario de cierre a las tres de la madrugada; así como un marco sanitario  seguro para trabajar tal y como tiene el resto de la hostelería en cuanto a medidas de  higiene, horarios y aforo. Todo ello tiene el objetivo de reactivar la economía, ofrecer  un ocio seguro y evitar, por lo tanto, los contagios en las reuniones privadas en las que  no se guardan las medidas de seguridad y es prácticamente imposible hacer un  seguimiento. En ese sentido, Luque ha recordado: “mañana se inaugura, de hecho, el  curso universitario, con lo que llegarán a Sevilla estudiantes de todos los lugares, lo que  podrá provocar que estas fiestas privadas sin medidas de seguridad y sin control de  aforo en apartamentos turísticos, se den en más ocasiones dado que el ocio nocturno  permanece cerrado”.