La fiscalidad de Gibraltar se `europeiza´

0
173
Por Alberto Muñoz Cantos. Experto Tributario y Mercantil en MC&A ASESORES www.mcaasesores.com

Hasta la fecha es por todos conocido el conflicto entre España y el Reino Unido acerca de la soberanía y la jurisdicción territorial de Gibraltar. Fruto de estos continuos tiras y aflojas en 2019 llegaron ambos países a un acuerdo con la principal finalidad de evitar la constitución de empresas en Gibraltar para poder aplicar su régimen fiscal beneficioso, aunque la actividad se vaya a desarrollar en su mayoría en España.

Tras dos años de espera, se ha publicado en el BOE este “Acuerdo Internacional en materia de fiscalidad y protección de los intereses financieros” con objeto de crear mecanismos de cooperación a la hora de intercambiar información para la lucha contra el fraude fiscal latente en el territorio de Gibraltar.

RESIDENCIA FISCAL DE LAS PERSONAS FÍSICAS

Las personas físicas se considerarán residentes fiscales de España o de Gibraltar de conformidad con su legislación interna, salvo que la persona en concreto sea residente en ambos países, en cuyo caso:

Residencia Fiscal exclusiva en España

A. Personas físicas que realicen más de 183 pernoctaciones durante el año natural en España. 

B. En caso de residencia habitual en España de su cónyuge (del que no estén legalmente separados) o la persona física con la que se haya establecido una relación similar, así como los ascendientes o descendientes dependientes.

C. Si la única vivienda permanente a su disposición se encuentra en España. 

D. Si dos tercios de los activos netos que directa o indirectamente poseen, determinados de conformidad con la legislación tributaria española, se encuentran en España. 

E. Sin perjuicio de los criterios establecidos en los anteriores apartados:

-Los nacionales españoles que trasladen su residencia a Gibraltar con posterioridad a la firma de este Acuerdo se considerarán, en todos los casos, residentes fiscales exclusivamente de España. 

-Los nacionales no españoles que aporten prueba de su nueva residencia en Gibraltar no perderán la residencia fiscal de España. Esta norma será aplicable al periodo fiscal en que se produzca el cambio de residencia y durante los cuatro ejercicios fiscales siguientes. Este apartado no se aplicará a los nacionales no españoles que pasen menos de un ejercicio fiscal completo en España o a los gibraltareños registrados que pasen menos de cuatro años en España. 

PERSONAS JURÍDICAS Y ENTIDADES

Residencia fiscal exclusiva en España

A. Si la mayoría de los activos, en propiedad directa o indirecta, se encuentren en España o consistan en derechos que pueden o deben ejercerse en España; 

B.  Si la mayor parte de la renta devengada en un año natural se deriva de fuentes en España.

C. Si la mayoría de las personas físicas encargadas de la gestión efectiva sean residentes fiscales de España.

D. Si la mayor parte de los derechos sobre el capital o el patrimonio neto, los derechos de voto o de participación en los beneficios se encuentre bajo el control directo o indirecto, ya sea de personas físicas que sean residentes fiscales de España, o bien de personas jurídicas, entidades u otros instrumentos o formas jurídicas vinculados a residentes fiscales de España.

Los apartados C y D no serán de aplicación a ninguna persona jurídica o entidad que haya sido constituida en Gibraltar antes del 16 de noviembre de 2018 y que, a 31 de diciembre de 2018, cuando se hayan cumplido las condiciones previstas en dichos apartados, pruebe justificadamente las condiciones previstas en el artículo 2 del presente Acuerdo.

ELIMINACIÓN DE LA DOBLE IMPOSICIÓN.

El Acuerdo no establece nada, únicamente remite a la regulación interna de cada país.

COOPERACIÓN ADMINISTRATIVA EN MATERIA FISCAL

Las partes han acordado establecer una cooperación mutua, en cuanto al intercambio de información pertinente para la ejecución o recaudación de toda clase de impuestos. Asimismo, tanto el Reino de España como el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, se han comprometido a mantener medidas equivalentes a la legislación de la UE en el caso de producirse el Brexit, circunstancia que como todos sabemos se ha producido.

Para mayor compromiso, las obligaciones de intercambio de información automático tienen a partir de ahora efectos de forma retroactiva desde el 1 de enero de 2014.

Este Acuerdo presenta una considerable ventaja competitiva respecto a España pues establece casi la asunción de la residencia fiscal en nuestro territorio de forma exclusiva, siempre teniendo presente que el contribuyente presenta alguna vinculación, a pesar de que en palabras del Gobierno “es una herramienta para combatir el fraude fiscal sin entrar en cuestiones de soberanía”.