La familia Bermúdez aspira a liderar la cultura del café en España entre profesionales y particulares

0
335

¿Cómo nace café AB?

Desde muy joven, con tan solo once años, Andrés Bermúdez Bueno comenzó a trabajar como técnico electromecánico ayudando a su padre en instalaciones industriales. Una de las empresas a las que prestaban servicio era Cafés Trueba y Pardo, situada desde 1929 en las inmediaciones de la Puerta de la Carne, en Sevilla. Allí fue contratado y trabajó durante 37 años, lo que le brindó la oportunidad de conocer muy de cerca las excelencias de la cultura del café y las particularidades de su negocio.

En 1989, debido al fuerte crecimiento que experimentó el valor de los terrenos donde se asentaba la empresa, los propietarios optaron por su venta, procediendo al cese de la actividad productiva y al desmantelamiento de las instalaciones. Al igual que el resto de trabajadores, Andrés Bermúdez fue despedido e indemnizado, aunque recibió el encargo de la venta de la maquinaria de producción.  Gracias a esta indemnización, a la comisión por la venta de la maquinaria y a un crédito de 5 millones de pesetas facilitado por „El Monte de Piedad“, Andrés pudo comprar parte de dicha maquinaria e instalar su propia empresa en el polígono industrial Hacienda Dolores, en Alcalá de Guadaíra. Fueron necesarios dos años de arduo trabajo de restauración y montaje y la ayuda de un hermano y sus dos hijos, Andrés y Álvaro, para poner en marcha, a finales de 1991, la fábrica y la comercialización de la marca AB Café.

En el año 2006, debido a la evolución del mercado y al enfoque de la nueva generación, la familia Bermúdez decide cambiar de rumbo, reorientando su negocio hacia un público más exigente. Fruto de esta decisión son el nacimiento de la marca Café INSIGNIA y, en 2007, el de La Escuela del Café AB, centro de referencia para la formación especializada en el producto café y en su elaboración por el que han pasado, a fecha de hoy miles de alumnos. La Escuela del Café AB, representa el cambio de mentalidad de la empresa, que ha dejado de considerar a los hosteleros como un cliente, para contar con ellos como el último eslabón de la cadena para que el café, el producto final, llegue con toda su esencia al verdadero cliente, el consumidor.

Además de vuestros productos, ¿qué servicios ofrecéis?

La cercanía al cliente y el trato personal mediante un equipo de profesionales del café es fundamental para la compañía. Los servicios de asesoramiento y formación Barista en La Escuela del Café AB y el servicio propio de asistencia técnica son pilares de la propuesta de valor, además de todos los servicios necesarios para la restauración, los centros de trabajo y el consumidor particular de cafés de alta calidad.

¿Qué tiene que tener un café para que sea bueno?

Una materia prima de calidad es la base de una buena taza de café, que debe ir acompañada de un tueste reciente. Nuestro consejo es comprar siempre café en grano y molerlo justo antes de su elaboración. En el ámbito doméstico, la proliferación de máquinas superautomáticas que trabajan con granos, en vez de molido, han hecho mucho bien en el aumento de calidad café que se consume en los hogares y en la disminución de los desechos plásticos o aluminio que generan las tan extendidas cápsulas.

¿Dónde podemos probarlo?

Hay más de mil establecimientos que trabajan con nuestros cafés entre Sevilla, Huelva y Cádiz. Restaurantes, Cafeterías y Bares de desayuno sirven cada día más de 90.000 tazas de Café AB. Para disfrutarlo en casa, se pueden hacer los pedidos en la web de la empresa www.cafeab.com o a través del teléfono o WhatsApp.