Haz que el equipo sea tu aliado

Es muy importante conocer los factores que pueden provocar la motivación por la autoestima.

0
50
Haz que el equipo sea tu aliado.
Haz que el equipo sea tu aliado.
Ana Herrero, Socia Directora de Montaner & Asociados Andalucía.
Ana Herrero, Socia Directora de Montaner & Asociados Andalucía.

Hoy centraremos la atención en la motivación interna que mueves a los empleados en los equipos de trabajo, siendo unos de sus principios más importantes el valor de conservar y desarrollar la autoestima. Este principio establece que las personas nos motivamos para trabajar a un nivel congruente con la percepción que tenemos de nuestra propia competencia para hacer una tarea específica.

Así, el directivo que logra que sus colaboradores se sientan competentes, aumenta la motivación de éstos para que actúen de un modo competente. Cuanta más alta sea la
percepción que tenga el empleado de su competencia personal, más efectivo será su desempeño del trabajo. Es muy importante conocer los factores que pueden provocar la motivación por la autoestima:

Comunicar el cumplimiento satisfactorio de las tareas.

Animar a la resolución personal y adecuada de los problemas.

Es muy importante conocer los factores que pueden provocar la motivación por la autoestima

Haz que el equipo sea tu aliado

Elogiar las tareas bien realizadas para incrementar sentimientos de logro personal.

Transmitir la confianza de que pueden realizar el trabajo sin una supervisión permanente.

Manifestar explícitamente que sabes que el empleado quiere hacer un buen trabajo.

Idear tareas variadas y creativas para hacer el trabajo interesante.

Establecer metas, objetivos..

Dar a conocer los resultados; Respetar las buenas ideas.

Valorar a las personas.

Tanto para mantener como para desarrollar la autoestima recomiendo ser sincero, específico y concreto. Para mantener o desarrollar la autoestima de las personas existen cuatro Principios Clave, que debes poner en práctica:

La atención centrada en la conducta: Uno de los hechos que más dañan la autoestima es cuando el directivo se centra en la personalidad y no en el comportamiento, o conducta observable. Centrarse en la persona conlleva, por un lado, que el empleado se ponga a la defensiva, y por otro, que no sepa cual es el camino por el que progresar. Cuando tengas
que comentarle un problema, se directo, específico y céntrate en el comportamiento observable.

Escuchar activamente: Escuchar es la función más vital en el proceso de relación. Nos mantiene en contacto con la gente, nos permite obtener impresiones directas, feedback inmediato e informaciones verídicas. Es la forma de recibir y captar los mensajes del interlocutor. Normalmente muy pocas personas tienen la facultad de saber escuchar bien. Saber lo que ocurre, escuchar a todos, es un ejercicio que debe practicarse desde el respeto a la confidencialidad y mediante el desarrollo de un clima de confianza.

Pedir ayuda para resolver problemas: Pedir ayuda puede ser una poderosa herramienta para obtener el compromiso de los empleados. Varios estudios demuestran que pedir, más que decir; conlleva mejores resultados en términos de compromiso con el trabajo ha realizar. Preguntando qué sugerencias puede ofrecer una persona, obtendrás de ella mayor cooperación que si le dices lo que tiene que hacer. Es lógico pedir ayuda, cuando se tiene un problema.

Reconocer lo positivo: La función del directivo es influir en la actuación de las personas a su cargo, alentando las conductas deseables y desalentándoles de hacer aquéllas perjudiciales para el rendimiento del equipo. Se puede dar reconocimiento positivo:
-Desarrollando el hábito de buscar diariamente, de forma activa, trabajos bien hechos. Incluso cuando alguien ha cometido un error buscar los aspectos positivos de la situación.
-Reforzando positivamente el buen trabajo con detalles específicos.
-Describir lo que estuvo bien hecho para que pueda repetirse.
-Buscando reconocer las conductas deseadas, sencillas y practicables.
-Es necesario cambiarse las gafas de ver todo lo negativo por las gafas de ver todo lo positivo y algo a mejorar. Reforzando a las personas individualmente, no sólo en grupo.
Haz que el equipo sea tu aliado y comienza siendo aliado de ti mismo.