Gonzalo de Cos: “intento contar en cada canción un episodio de mi vida”

0
285

Tras varios años con el grupo Gonzalo de Cos y Los Herederos, este artista debuta en solitario con su primer álbum en solitario; Los Clásicos. Gonzalo confiesa que vive para la música pero que le gustaría poder vivir de ella. Asegura que sus canciones son capítulos de su vida y una forma de superar los baches de la vida.

¿Cuántos años llevas en el mundo de la música? ¿Cómo comienzas?

Llevo desde hace ya 10 años entre bandas en Jerez, mi ciudad natal, y la escena sevillana. Los comienzos fueron como supongo para todos los que estamos por aquí. Me rodeé en el instituto de amigos “músicos” y comenzamos a tocar canciones de los grupos que nos gustaban, hasta que decidimos decir “¿quién ha compuesto algo propio?” y comenzamos ya con el gusto por componer temas propios, por intentar arreglarlos, por ensayar, en fin, por ser una banda.

Tengo entendido que al mudarte a Sevilla es cuando tu vida da un cambio y comienzas a componer y a cantar, ¿Es así?

Sí, antes me dedicaba a encargarme de los arreglos musicales con guitarras o armónicas y a los coros, pero al llegar a Sevilla tenía ya en el zurrón bastantes composiciones que no había sacado a la luz y cogí un poco de carrerilla hasta llegar donde estoy.

¿Cómo ha sido tu trayectoria?

Cuando aterricé en Sevilla busqué formar una banda que dio como resultado “Doble Filo”, lo que sería el precedente de la banda que me acompañaría luego como “Los Herederos”. Tuvimos una relación bastante extensa, con varios discos a las espaldas y muchos conciertos y anécdotas que contar. Después de la etapa con “Los Herederos” di un cambio a mi proyecto, tanto en tema de estilo como de forma de verla.

Formaste parte del grupo Gonzalo de Cos y los Herederos hasta hace poco, ¿no? ¿Qué pasó?

El proyecto de “Gonzalo de Cos y los Herederos” estaba visto como una banda, derivó del inicio de mi proyecto en solitario, pero di con un grupo de personas súper majas y enormes como músicos, por lo que emprendimos el camino de la mano.  Con el paso del tiempo nuestras influencias se iban separando cada vez más hasta que llegó a un punto que vi que mis canciones tomaban un aire muy diferente al que tenían cuando las compuse, por lo que decidí poner punto y final a esa etapa.

Gonzalo de Cos es único, no hay duda. Aunquerecuerda a grupos míticos e increíbles como Pereza, Sidecars o M-clan. ¿Qué van a encontrar en tu música?

Soy un cantautor que bebe de muchas influencias, tanto a nivel patrio como internacional. En mis canciones pueden encontrar historias que nos han pasado, o que nos pueden pasar, a todos. Soy un amante de las letras, intento contar en cada canción un episodio de mi vida y vestirlo con la mejor música posible, pero siempre dándole una importancia capital al corazón de la canción, que es la letra.

Ya hemos comentado que tu estilo recuerda a otros grandes grupos, pero cuando estás a solas y necesitas escuchar música, ¿a quién escuchas? ¿Quién te inspira?

Quique González e Iván Ferreiro creo que son las referencias más importantes para mí desde hace bastante tiempo. Son dos artistas que tienen patrones comunes, pero muy distanciados a la vez en su forma de ver la música.  Leiva, Pereza, Rubén Pozo, Lichis o Coque Malla son otros artistas españoles que siempre me hacen perder un poco los muebles y sentarme delante del piano o con la guitarra a seguir picando camino y quemando carretera. En el ámbito internacional soy un “fan fatal” de la música americana, el folk, el rock and roll; tengo siempre en la cabeza el disco “1972” de Josh Rouse, al igual que por épocas vuelvo a reescucharme toda la discografía de los Stones, me empapo de Lucinda Williams o me relajo escuchando a Jeff Buckley.

Este año ha salido a la luz tu primer álbum en solitario, Los Clásicos. Es un disco pop rock en castellano pero con pinceladas de folk. Cuéntanos un poco sobre este disco, ¿qué destacas de él?

De “Los Clásicos” destaco sobre todo el enorme trabajo que realicé junto al equipo de producción y grabación para sacar de la tierra algo tan increíble como ha sido para mí este disco. Julio Cable y Juan Antonio Mateos estuvieron siempre al pie del cañón para coger una lupa y ponernos a mirar hasta la última célula de cada canción y sacarle el máximo partido. Los músicos con los que he grabado también han sido de lo mejor que me ha pasado en los últimos años. Lo que me quedará en el recuerdo, aparte de tener una obra tan importante y con tanta elegancia, al menos bajo mi punto de vista, es el equipo humano que me acompañó durante todo el proceso.

La mayoría de tus canciones giran en torno al desamor. Sin embargo, no dejan sensación de tristeza, sino ganas de continuar pese a la pérdida. ¿Cómo se logra eso?

El sentarme a escribir o a componer sobre el desamor, la deslealtad o la pérdida (grueso de la temática de mis canciones) ejerce una función terapéutica en mí. Es una forma de superar muchas veces los baches que me pone la vida en el camino. Hay dolor en mis canciones, de eso no hay duda, pero nunca hay rendición, supongo que también porque eso va en mi ADN, me cuesta mucho dejar pasar algo o rendirme en mi vida.

Aparte de tu peculiar timbre de voz, otra característica de Gonzalo de Cos son tus letras. Están cuidadas al detalle y terminan emocionándote sí o sí. ¿De dónde viene esa inspiración?

Todas mis letras son de episodios de mi vida, soy incapaz de componer sobre algo que no he vivido en mis carnes. Tengo etapas y etapas, no soy un cantautor de canción por día; considero que si llevo tiempo sin componer es porque en mi vida no han pasado acontecimientos lo suficientemente importante como para darles esa forma de canción. ¿Podemos llamarlo inspiración? Bueno, yo prefiero llamarlo episodios de mi vida.

Hace poco se ha estrenado el videoclip de Nina, el tercero que has grabado en directo. ¿Qué nos puedes contar del rodaje?

“Nina” es el tercer corte de “Directo en Grabaciones Sumergidas”, un mini EP de tres canciones grabadas en formato audiovisual en directo con banda en los estudios Grabaciones Sumergidas, donde también grabé el disco de “Los Clásicos”. Exceptuando por un par de componentes, la banda que ha grabado estos vídeos conmigo también ha estado en el proceso de grabación del disco. Era algo que me apetecía muchísimo, tratar de enseñar en vídeo cómo disfrutamos tocando estos temas y que, además, en el disco suena lo que tocamos cuando estamos juntos.

¿Tienes en mente algún nuevo rodaje?

Lo más reciente que hemos lanzado ha sido el videoclip de “No me dio tiempo” grabado entre Madrid y Sevilla, dos ciudades súper importantes para mí en mi trayectoria musical. También lo grabé con “La Buitre Producciones”, un equipo de puta madre comandado por el señor Kike López, un as de las artes audiovisuales. No paro de recibir mensajes de que el videoclip le ha ha encantado a la gente que lo ha podido ver, así que todo son buenas noticias.

Y hablando de Nina, esto es un clásico en los músicos. Al igual que a Jarabe de Palo siempre se le preguntará por la flaca o a Izal por la mujer de verde, en tu caso ¿quién es Nina? ¿Existe o es todo producto de tu imaginación?

Bueno, Nina es real, como os comenté anteriormente escribo sobre historias que he podido sentirlas, sufrirlas o vivirlas y la historia con Nina es una de ellas. La canción de Nina tiene una curiosidad y es que fue escrita mientras estaba en el estudio, fue una historia simultánea con la grabación. Tiene dos partes diferenciadas, la primera que fue el tsunami que me llevó por delante cuando la conocí y tras el primer estribillo, la pérdida por el fin de la relación.

Alguna vez has comentado que vives para la música pero que te gustaría vivir de ella…

Sí, en estos tiempos que corren es muy complicado llegar a lo más alto, pero no por ello vamos a rendirnos. Yo trabajo de profesor y como representante de artistas y una parte de mis ingresos va directo a la música, a mejorar mi equipo, a preparar material promocional, a comenzar a visualizar una nueva grabación, etc. La idea de los que llevamos la música y la canción en la sangre es poder dedicarnos simplemente a componer y a llevar canciones a todos los rincones posibles.

En Sevilla hemos podido disfrutarte en numerosas ocasiones, además de tus conciertos en solitario te hemos visto en el Día de la Marmota, en el Picnic del Festival Interestelar… ¿Con qué te quedas? ¿Con conciertos íntimos o en festivales para un público más amplio?

Creo que todos los formatos tienen su encanto, disfruto mucho tocando con banda, tanto el antes como el durante y el después son fabulosos, siempre quedan anécdotas, pero el formato cantautor, agarrar la guitarra, viajar lejos, conocer ciudades, también tiene un encanto increíble, se genera una conexión bestial con el público, lo sientes mucho más cerca. Es complicado decidir, yo elijo los dos formatos.

¿Qué planes tienes a largo y corto plazo? ¿Dónde podemos escucharte próximamente?

Ahora he decidido parar un poco y ponerme a pensar en lo que será mi próximo trabajo, con quién voy a grabarlo, dónde, cuál va a ser el repertorio, etc. Tengo un poco aparcados los conciertos, llevo como dos años y medio sin parar de tocar y necesitaba este período de desconexión, pero ya sabéis que no puedo estarme quito, en Septiembre vuelvo seguro a dar noticias sobre nuevos eventos y festivales dónde podréis encontrarme, pero hasta entonces está todo guardado bajo llave jeje.

Y para finalizar ¿podemos seguirte en redes para no perdernos ninguna actuación?

Claro que sí, podéis encontrarme por casi todas las redes, Facebook, Twitter, Instagram, Spotify, Youtube, iTunes…