Francisco Robles, escritor

Ganador del Premio Ateneo 2018 por su novela “El último señorito” se define desde el punto de vista literario como un escritor polivalente, que se atreve a escribir todos los géneros y desde el punto de vista humano prefiere que las personas que verdaderamente le importan lo vean bien.

0
81
Francisco Robles, escritor.
Francisco Robles, escritor.

¿Quién es Francisco Robles?
Desde el punto de vista literario podemos decir que soy un escritor polivalente. No quiere decir que sea ni mejor ni peor, pero que me atrevo con más géneros. He escrito novelas, ensayos, he escrito artículos, incluso un libro de poesía. Desde el punto de vista humano, son los demás los que nos tienen que definir. Somos contradictorios, cada uno nos ve de una manera, pero quiero que me vean bien aquellas personas que verdaderamente me importan.

Muchas personas escuchan tu nombre y te encasillan con el mundo cofrade.
Yo no estoy dentro del mundo cofrade, es sólo una faceta más de mi vida. Lo que ocurre es que este mundo en Sevilla tiene tantísima fuerza, que en el momento que tienes contacto con él te encasillan ahí.

Aunque muchos te enfoquen ahí, eres una persona que trabaja en medios de comunicación y eres escritor. ¿Cuántos libros llevas publicados?
No los he contado, pero solo o en compañías de otro, como dicen los jueces, más de 20 seguro.

Por lo que he podido comprobar en muchos de sus títulos que Sevilla, su gente, sus costumbres…son fuentes de tu inspiración
Sí, aunque también he escrito libros sobre la LOGSE, progresía, novela que no tienen que ver con Sevilla. Pero sí es verdad que escribo mucho sobre la ciudad.

Francisco Robles, escritor.
Francisco Robles, escritor.

Tu último libro, “El último señorito” se ha alzado con el premio Ateneo 2018, fecha clave por su 50 aniversario ¿Qué sentiste cuando te nombraron ganador?
Cuando me lo comunicaron estaba en un momento muy especial. Creía que no me lo iban a dar. Pero ese día estaba disfrutando de la tarde con la persona que comparto mi vida. Y cuando recibí la llamada, no me lo creía porque sabía que esta edición era muy difícil de ganar. Sentí mucha emoción porque hay escritores que se lo han dado antes que a mi y que han sido mis maestros. Es una alegría y a la vez una responsabilidad.

Cuéntanos de que trata “El Último señorito”
El libro nace de una noticia periodística que es el reconocimiento de la paternidad de la hija de un señorito andaluz. Versa sobre el conflicto que se produce entre la hija legítima y la hija ilegítima, es conflicto de herencia económica y genética. Es adentrar en el conflicto que tiene todo ser humano, la búsqueda de su identidad. Esa búsqueda de identidad corre pareja a la de la España del SXX. Yo uso esa noticia para retrotraerme al pasado, años de la Guerra Civil y al futuro que sería nuestros días. Escribo un mosaico de la España y la Andalucía del SXX.

¿Cuándo podemos tener este libro en nuestras manos?
La editorial tiene previsto sacarlo a primeros de noviembre. Primero se haría su presentación y entre la primera semana o segunda de noviembre ya estaría a la venta.

¿Consideras este libro tu mejor publicación o tienes otras dignas de mención?
Yo no puedo juzgar mis libros porque no tengo perspectiva. Es algo imposible. Pero puedo decir que de esta novela me ha gustado mucho el tratamiento que le doy al tiempo. Es una novela que sucede siempre en el mes de julio, durante la canícula, durante los días de más calor. Porque es una novela con mucha pasión, de crímenes, de venganza, de amores, de imposibles, de rencores, de traiciones, de entrega. Siempre es en ese mes pero en distintos años y en distintas épocas: Guerra Civil, años 50, años 70, años 80 con la Transición y en la actualidad. Ese juego con el tiempo, lo que está pasando ya había pasado, lo que ya está pasando y va a pasar otra vez. Ese bucle juego con él continuamente y me ha gustado mucho. Y después otra cuestión más personal es que al crear un personaje de la novela de forma inconsciente, después en la vida real me he encontrado con ese personaje. Y decirte que ese personaje el que ha marcado esta novela.

¿Has introducido un momento real tuyo en el desenlace?
En la novela hay dos personajes que son un archivero, el dueño de la memoria y los secretos del pueblo, y una periodista que viene de fuera. Por lo que compagino las dos verdades, la verdad histórica que guardan los archivos y el periodismo como el símbolo de la sociedad actual con la inmediatez, el escándalo, el morbo, la noticia. Son dos personajes que a pesar de sus diferencias entran en conflicto por un lado y en contacto por otro. Y ahí sí he puesto mucho de mi vida.

¿Has tardado mucho en escribirlo?
No calculo el tiempo en que me llevo al escribir una novela. Hay pasajes de la novela que me ha llevado escribirla toda mi vida. Si distinguimos la escritura de la redacción, la escritura han sido varios años y la redacción no ha llegado a un año, es decir, desde el verano de 2017 hasta la primavera de este año.

Por lo que veo que cuando escribes una novela, todo lo desarrollas en tu cabeza.
Cuando yo empiezo a escribir una novela me llevo mucho tiempo hablando con los personajes, imaginándolos, recreándolos, preguntándoles cosas. Me creo un mundo. Una vez que lo he creado, que lo siento, lo veo, lo palpo es cuando empiezo a redactar. Yo redacto con la novela prácticamente metida en la cabeza, de tal manera que no hago esquema. Aunque esto es una barbaridad. Por ejemplo, el pasaje de una muerte, ese pasaje lo he visto y lo he vivido muchas veces, he estado en el cortijo donde sucede y lo he visto desde varios puntos de vista, porque esta novela se basa mucho en el perspectivismo. Como un mismo hecho se ve de manera diferente en cada persona. La verdad no está en un sólo personaje. El lector puede llegarse a sentir hasta nervioso, porque cada personaje tiene su verdad y la verdad es la suma de todas ellas.

Tienes algún proyecto nueva ya en mente
Tengo algunos. Incluso algunos los tenía hasta antes de empezar mi novela “La maldición de los Montpesier”, pero no me he decidido por ninguno. Creo que lo haré cuando se presente “El último señorito” y haga su promoción y me libere un poco. Será cuando empezaré. No quiero que esta novela me contamine lo nuevo.