Flexibilidad laboral: términos y modalidades

0
214
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

Poco a poco, tras más de un año de situación pandémica en España, y gracias al avance de la vacunación, las empresas comienzan paulatinamente a recuperar la normalidad de su día a día; sin embargo, estos 18 meses han marcado un cambio sustancial en la forma en la que trabajamos y nos relacionamos con el trabajo y términos como el full remote, trabajo híbrido, old desking y otros “palabros” similares, se han instalado en el vocabulario laboral de empresas y trabajadores.

Y es que no resulta extraño escuchar que una empresa se ha vuelto First Remote con oficinas de trabajo híbrido, o hot desking y equipos distribuidos; aunque en realidad no sepamos muy bien de qué narices estamos hablando.

Ni que decir tiene, que gran parte de estos términos si no todos, son totalmente nuevos y se han creado a raíz de la actual situación, por lo que en la mayoría de la situaciones, no tienen una definición consensuada, pero a lo largo de este artículo, vamos a tratar de aclararlos basándonos en la información compartida por las principales empresas tecnológicas acerca de las nuevas formas de organizar su fuerza laboral.

Empecemos hablando de las 3 principales modalidades de trabajo, que no son otras que presencial, teletrabajo e híbrido. Comenzando por la primera, diremos que aquellos trabajos que englobamos en la modalidad presencial, el empleado se desplaza al lugar donde se desarrolla su empleo. 

En lo que respecta a la segunda modalidad, en el teletrabajo el profesional trabaja a distancia desde donde estimo oportuno; normalmente desde su casa, aunque también puede hacerlo desde un centro coworking, un apartamento en la playa o desde donde desee.

En lo que respecta al trabajo híbrido pues; como su propio nombre indica, la empresa combina las dos modalidades anteriores teniendo algunos trabajadores en la oficina, y otros trabajando en remoto.

Hasta aquí parece sencillo, algo fácilmente entendible y conceptos con los que más o menos estamos familiarizados. Con la presencialidad y el teletrabajo no hay demasiadas historias, una es en la oficina y el otro fuera de ella. Lo que ocurre es que el amplio abanico de opciones que van de una a otro es lo que llamamos trabajo híbrido, y actualmente nos encontramos casi tantas variantes de esta modalidad como empresas deciden utilizarla. 

Por ejemplo, podemos encontrar empresas en las que los teletrabajadores y los empleados de oficina son fijos, es decir, trabajan siempre de este modo, ya sea en las instalaciones de la compañía o en su casa, pero también hay otras empresas en las que los empleados van rotando a lo largo de la semana; pero es más, incluso entre este último tipo de empresas, podemos encontrar también diferencias.

Compañías como como Apple, han fijado que se trabaje tres días a la semana en la oficina y dos desde casa. Google también parece decidido a que el 60% de su plantilla vaya a sus instalaciones al menos tres días, pero ofrece la posibilidad de trabajar en remoto cuatro semanas completas al año. Como vemos, existen múltiples variables, pero todas estas opciones se consideran trabajo híbrido.

Bueno, ahora que ya lo tenemos todo más o menos controlado en lo que a modalidades de trabajo se refiere, hablaremos también sobre los diferentes calificativos que algunas empresas han decidido imponerse en relación a la forma en la que flexibilizan su actividad laboral. Hablamos aquí de empresas remote ok, remote equal, remote first o full remote.

A efectos prácticos, la mayoría de estos términos anglosajones hacen referencia a tipos de trabajo híbrido, y simplemente señalan la mayor o menor predisposición de las empresas a tener empleados en remoto. De este modo, podemos decir que las empresas remote ok están de acuerdo en tener algunos teletrabajadores, pero no la mayoría de la plantilla, las remote equal prefieren optar por un equilibrio entre ambos grupos y las empresas denominadas remote first han decidido que la mayoría de sus empleados estén realizando su labor fuera de las oficinas de las empresas, incluyendo a los cargos directivos.

Como excepción, el único término que no describe una situación de trabajo híbrido es el full remote, que es el título que se atribuyen aquellas empresas cuya plantilla teletrabaja al 100%. 

Todas estas variaciones y posibilidades de trabajo híbrido, ha ocasionado que las empresas que están apostando por esta modalidad, están transformando sus espacios para adaptarlos a una plantilla en rotación. En este punto aparece el concepto del Hot Desking, mesas individuales sin asignar que puede ser usada por cualquier empleado.

Otro concepto sería el no desking. Oficinas en el que no existen los escritorios individuales, sólo espacios de reuniones con mesas de juntas en los que los empleados pueden sentarse a trabajar. Por último, tendríamos el old desking, la forma por la que algunas empresas han decidido denominar al tradicional escritorio asignado a una persona concreta.

Como hemos visto, son muchos los términos que vienen a intentar poner orden, a la nueva forma en la que nos relacionamos con la empresa a la hora de trabajar, dado que parece claro, que el trabajo híbrido ha llegado para quedarse.