Factores de decisión en la compra de un equipo informático

0
349
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO - Expertos en tecnologías web.
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

La velocidad indudable con la que evoluciona la tecnología, dificulta la elección del equipo informático más adecuado para solucionar las necesidades laborales.

¿Un equipo de sobremesa, un portátil, una Tablet…? En este artículo intentaremos facilitar al lector, algunas de las claves a tener en cuenta a la hora de adquirir un nuevo ordenador.

En lo que respecta al formato, comenzaremos el análisis diciendo que, por sus opciones de configuración, actualización, rendimiento y precio, el PC de sobremesa sigue siendo la opción más adecuada para la mayoría de los casos, con la salvedad de aquellos usuarios que precisen movilidad.

Otro factor a tener en cuenta, es la finalidad para la que vamos a adquirir el equipo informático, ya que nuestro presupuesto variará notablemente si buscamos un uso meramente ofimático, navegación en internet, emails y reproducción de contenidos, etc. a si buscamos un uso más exigente como trabajos de programación, edición fotográfica y videos, diseños 3D, etc.

Bien, ya tenemos claro el uso y presupuesto del que disponemos. ¿Y ahora qué?. Pues es el momento de elegir las características de nuestro equipo informático y para ello, nos centraremos en los 3 elementos comunes e indispensables a analizar como son el procesador, la memoria RAM y el almacenamiento. 

Decir que, si bien existen otras características como son la conectividad y número de puertos de comunicación, diseño y otros componentes adicionales, son elementos secundarios que no influyen decisivamente en el rendimiento global.

Volviendo a los 3 elementos indispensables empezaremos por el procesador. Nuestra recomendación es que, aunque solo vaya a desarrollar trabajos no exigentes, adquiramos procesadores actuales, ya que de este nos aseguraremos que su microarquitectura incorpore las últimas mejoras introducidas en cuestión rendimiento, seguridad y eficiencia. En este sentido, nos decantaríamos por procesadores Intel Core de 9ª o 10ª generación o bien por los AMD Ryzen de 3ª generación o superiores. Si nuestro presupuesto es ajustado, un  i3-9100 o un AMD Ryzen 3 3200G serían una buena elección. Si disponemos de un presupuesto más generoso, un Intel i5-9400 o un AMD Ryzen 5 serían opciones más que recomendables.

Continuemos ahora por otro de los componentes clave en cualquier PC, como es la memoria RAM, que junto al procesador, marcará claramente el rendimiento de nuestro PC. 

Como punto de partida, e independientemente del uso que le vayamos al equipo, partiríamos de 8GB DDR4 a velocidades desde 2400MHz para asegurar un correcto comportamiento en esta área. 

Lo ideal sería velocidades de 2400-2666 en y si el presupuesto lo permite, la opción de 16GB sería más aconsejable ya que nos permitiría ejecutar más aplicaciones y tareas simultáneamente y con más agilidad. En cualquier caso, es reseñable aclarar que, dado que es el único componente que podemos ampliar fácilmente en cualquier momento y teniendo en cuenta que su precio es razonablemente bajo, podemos optar por partir de los 8GB y en función de las necesidades, escalar el tamaño en el futuro.

Ya por último y no por ello menos importante, debemos adquirir el sistema y tamaño de almacenamiento más adecuado. En lo que respecta al formato, recomendamos el uso de sistemas de discos sólidos SSD, descartando discos de almacenamiento con funcionamiento mecánico, ya que su rendimiento y velocidad, son claramente inferiores a sistemas SSD. En lo que respecta al tamaño, los discos con almacenamiento de 240Gb son una buena elección como punto de partida.

No debemos finalizar este artículo sin comentar que todos estos componentes analizados, descansan siempre sobre la placa base de nuestro ordenador, por lo que debemos elegir una que permita sacar el máximo rendimiento a nuestros componentes principales.

Esperamos que con este artículo, hayamos arrojado algo de luz sobre cuáles son los factores de decisión a la hora de adquirir un equipo informático, en función de nuestra movilidad, uso y presupuesto,¡; y todo ello sin menoscabo, de las recomendaciones que los expertos en este campo nos puedan facilitar en los establecimientos donde vayamos a realizar la compra.