Entrevistamos a Carmen Baena

0
262

Ser elegida como una de “las top 100 Mujeres Líderes de España” en su sexta edición en la categoría de Pensadoras y Expertas, es sólo una pincelada de esta ingeniera industrial que además está diplomada en Alta Dirección por el Instituto San Telmo. Está especializada en Gestión de la Innovación y Transformación Digital, por lo que la vinculación con el mundo de las pymes es muy estrecho. En septiembre recibió la medalla de Oro de Sevilla. Se considera una persona optimista y piensa que incluso de las malas situaciones se puede obtener algo positivo

Acabas de recibir la medalla de oro de Sevilla en el apartado de labor emprendedora, innovadora y profesional ¿Qué se siente al recibir tal reconocimiento y qué supone para tu terreno profesional?

Se siente una gran emoción al recibir un reconocimiento como éste en la ciudad en la que has nacido y en la que te has desarrollado como persona y profesionalmente. Por otro lado, el hecho de que sea como consecuencia de mi labor profesional, a la que he dedicado tanto esfuerzo, te hace sentir orgullo y te da energías para seguir trabajando con la misma ilusión y entusiasmo que hasta ahora. Y por supuesto, me encanta que sea un reconocimiento compartido con otros grandes profesionales e instituciones de distintos ámbitos y poder, de alguna manera, dar visibilidad a la Sevilla tecnológica e innovadora. 

¿Qué es para ti la innovación?

Hay muchas definiciones de Innovación, pero sin duda la que a mí más me gusta es la que da la Fundación COTEC que la define como “Todo cambio (no sólo tecnológico), basado en conocimiento (no sólo científico), que genera valor (no sólo económico)”.

La innovación es la única forma en la una organización puede no sólo avanzar, sino sobrevivir. En un entorno que cambia cada vez más rápidamente, las empresas deben ser capaces de adaptarse a estos cambios de manera ágil. Esto se puede hacer de manera improvisada o con un planteamiento estratégico claro y ágil que permita focalizar los esfuerzos en aquello que te hace ser más competitivo, y aprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología. Las empresas deben tener claro que, si no lo hacen ellos, lo hará su competencia. 

¿Cómo ves a las pymes sevillanas en el terreno de la innovación?

Es difícil generalizar, hay empresas muy innovadoras en sectores como el aeronáutico, biotecnológico, energético o de las TICs, muchas de ellas desconocidas por los propios sevillanos, pero también hay empresas a las que todavía les queda mucho que avanzar en este ámbito. 

Por otro lado, se está potenciado la generación de muchas start-ups tecnológicas que llevan la innovación en su ADN. En este sentido es importante que se consoliden como empresas generadoras de valor y empleo cualificado. 

De todas formas, yo estoy convencida de que todas las empresas que están vivas, incluso las más tradicionales, han innovado de una u otra forma, si no, no estarían aquí. Sin embargo, todas deben ser conscientes de que lo que les ha servido hasta ahora muy probablemente no será suficiente en adelante. 

Estamos inmersos en una crisis debido a la pandemia que estamos padeciendo a nivel mundial ¿Las pymes que son innovadoras o que trabajan este aspecto están sintiendo en menor medida la crisis?

Esta crisis se está sintiendo de manera más o menos intensa dependiendo del sector de actividad de cada empresa. Los sectores relacionados con el turismo o la movilidad en general están siendo muy afectados, mientras que la incidencia en otros como el agroalimentario o el sector TIC es menor. 

En cualquier caso, sea cual sea el grado de incidencia de esta crisis en cada empresa, está claro que aquellas que tengan mayor capacidad de innovar de manera ágil serán las que tendrán más probabilidades de adaptarse a las nuevas circunstancias e incluso de identificar oportunidades en esta situación. 

Eres CEO y fundadora de la consultora Winnova, ¿puedes explicarnos en qué se basa el programa con el cual trabajáis?

Se trata de ayudar a las organizaciones a innovar más y mejor, de manera sistemática, eficiente y con un enfoque orientado a la creación de valor.

La necesidad de innovar de las organizaciones es evidente, pero muchas no tienen claro cómo abordar el proceso o están convencidas de que podrían sacar más partido a lo que ya hacen. La idea es aportarles método, conocimiento de cómo lo hacen otras organizaciones, una visión externa de su propio negocio y sobre todo un plan de trabajo concreto y personalizado que les ayude a alcanzar los objetivos que se planteen.

Me gusta comparar la “capacidad de innovación de las organizaciones” con la “salud de las personas”. Para llevar una vida saludable es necesario cuidar la “alimentación” y el “ejercicio” físico y para que una organización sea innovadora requiere unos “conocimientos” que deben ser puestos en “práctica” a través de “actuaciones”. Tratamos de ser los “nutricionistas” o “entrenadores personales” de las empresas en el ámbito de la innovación.

Como persona comprometida con tu profesión, eres activa en cuanto a dar visibilidad a que las mujeres también pueden desarrollar su carrera en el lado científico y en la igualdad de género en el sector TIC. ¿Estás participando en alguna iniciativa?

Intento aportar mi granito de arena siempre que puedo, tanto en el día a día, tratando de visibilizar el papel de las mujeres en el ámbito tecnológico en mi entorno más cercano (como en el colegio de mis hijos), como colaborando con iniciativas que están realizando una gran labor como el “Proyecto Mujer en la Ingeniería” de la Escuela Politécnica Superior de Sevilla o “WomANDigital” de la Junta de Andalucía que tiene como objetivo conseguir una mayor participación de la mujer en el sector TIC. 

Has pertenecido a la Asociación Europea para la Gestión del Valor, representando al Instituto Andaluz de Tecnología, e incluso has llegado a ser presidenta de la misma. ¿Cuál es la misión o el trabajo de esta asociación?

El principal objetivo de esta asociación con sede en París es mejorar la competitividad de las organizaciones europeas mediante la difusión y el desarrollo del modelo de Gestión del Valor en toda Europa. Es responsable del desarrollo e implementación del “Sistema europeo de formación y certificación de profesionales en Gestión del Valor” y de ella forman parte entidades de Alemania, Francia, Reino Unido, España, Italia, Portugal, Bélgica, Austria, Hungría y Noruega.

Y por último, como profesora de la Universidad de Sevilla ¿Cómo ves a la nueva generación de ingenieros industriales? 

De entrada, son chicos y chicas que han elegido unos estudios que requieren un alto grado de implicación y compromiso, y eso ya dice mucho de ellos. En general, tienen valores y capacidades distintas a las que teníamos los que empezamos hace tres décadas, pero sin duda más acordes y posiblemente útiles en el entorno y la situación actual. 

Son personas que han vivido la mayor parte de su vida en crisis. Los que han entrado ahora en la Escuela de Ingenieros tenían 6 años cuando comenzó la Gran Recesión en 2008 y se están incorporando al ámbito universitario en medio de una pandemia mundial que ha cambiado nuestro mundo de manera radical. Espero que todo esto les sirva para ser en el futuro profesionales con gran resiliencia y capacidad de adaptación a un entorno que cambia a una gran velocidad.