Entrevista a Rafael Fernández

0
238
Rafael Fernández
Por Rocío Espinosa, directora de PYMES Magazine y Pymes Comunicación

Cuando estaba montado en su camión, su cabeza no paraba de dar vuelta en cómo podía emprender un negocio. Un día le presentó a su jefe Joaquín Lorence un proyecto y fue así cómo surgió CEMA Baterías.  Lucha, constancia y sobre todo mucho trabajo ha convertido a esta empresa sevillana en convertirse en una de las mejores posicionadas de su sector. Como dice Rafael lo más gratificante que se lleva en estos años como empresario, es el crecimiento empresarial

Me han hablado de que eres una mente inquieta ¿por qué decidiste emprender  este proyecto? 

Desde que empecé mi etapa laboral, por así decirlo, siempre tuve en mente la idea de montar  un negocio, no sabía de qué, pero siempre me iba rondando en la cabeza el hecho de crear algo por mi cuenta. 

Yo trabajaba en CEMA Maquinaria, empresa con más de 40 años de experiencia en el sector, también con base en Alcalá de Guadaíra, y me dedicaba al reparto en el camión. Entre las  idas y venidas con el camión se me vino la idea, aparte de también indagar e investigar sobre  el tema, de crear una empresa que se dedicara a la regeneración de baterías. Por aquel  entonces veía que podía funcionar, y ya sabes, al principio lo coges con muchísima ilusión.  Sabía que para ello necesitaría capital para poder afrontar todo lo que se venía encima y sin  dudarlo, y también por mi trayectoria en la empresa y mi manera de trabajar, decidí  presentarle mi proyecto a quien era mi jefe por aquel entonces en CEMA Maquinaria,  Joaquín Lorence (quien ahora es mi socio). Me pedí incluso días de mis vacaciones para  poder presentarle el proyecto en el que había estado trabajando desde hace bastante tiempo y  nos pusimos manos a la obra.  

Tras varios meses, llegaban algunas quejas de clientes indicándonos que esta regeneración de  baterías no estaba teniendo el rumbo que nosotros esperábamos y, tras darnos cuenta de que  no habíamos crecido, le di una vuelta al negocio y lo redirigí directamente hacia la venta y  distribución de baterías. Y así es como se creó CEMA Baterías. Actualmente nos  encontramos en el pódium de las empresas más importantes del sector a nivel nacional e  importamos, exportamos y distribuimos baterías y accesorios a más de doce países desde  2014. 

Para ti, ¿qué es lo que ha sido más gratificante en estos años que llevas con el  negocio? 

Lo más gratificante es ver cómo hemos crecido y la velocidad que llevamos, también en lo  que nos hemos convertido desde 2014. Parece que fue ayer cuando solo teníamos unas  cuantas baterías en el suelo, como se suele decir, y ahora contamos con cuatro almacenes  cargados de baterías, concretamente 1.100 baterías en stock. 

Se suele decir que es de bien nacido ser agradecido ¿Qué tiene que ver Joaquín  Lorence en este proyecto? 

Para mi Joaquín Lorence, como bien dije anteriormente, aparte de ser mi socio, lo es todo, es  mi mano derecha y quien me apoya y me ayuda en toda toma de decisiones. Si no hubiera  sido por su visión, nada de lo que tenemos ahora tendría sentido, así que desde aquí le  agradezco enormemente todo lo que ha hecho y hace por CEMA Baterías. 

En sólo 7 años, Cema Baterias se ha convertido en la mayor exportadora de  Andalucía en su sector ¿Cómo se logra esto en tan poco tiempo? 

Con mucho trabajo, pero sobre todo empuje. En CEMA Baterías nos caracterizamos por  nuestro lema un tanto peculiar “#keeppushing”, o estás o no estás, o te subes al carro o te  quedas atrasado. Y este tipo de filosofía la llevamos a rajatabla en cada una de las operaciones que llevamos a cabo. La clave está en tener ambición y en no quedarse cortos,  los límites nos lo ponemos nosotros mismos. 

También he de decir, que este nivel que hemos conseguido no es fácil y se logra a través de  muchas negociaciones y sobre todo gracias a la confianza que depositan en nosotros los  primeros fabricantes mundiales de baterías con los que trabajamos, ya que para que esto se  consiga se necesita tener la capacidad financiera suficiente para tener relación con ellos; tener almacén logístico propio; personal de almacén propio y capacidad para almacenar  baterías con la debida gestión de stock, además de contar con una estructura de compra/venta  en consonancia a lo que se ofrece, no solo un buen producto, sino también un envío rápido,  una facturación correcta y una postventa de calidad. 

Trabajar en la calle hace que se aprenda con la práctica del día a día, ahora que eres  CEO ¿has necesitado formarte en algún terreno? 

No cuento con ningún título específico dedicado a ninguna táctica de ventas o negocios ni  nada por el estilo, creo que el que quiere algo lo consigue y el que quiera lo va a aprender o  no y esto se logra, como bien dices, con la práctica diaria, con lo que te vas encontrando.  Obviamente, siempre estoy leyendo artículos relacionados con el tema del emprendimiento y  me gusta estar informado de lo que me rodea, sino nunca te enteras de las últimas novedades de tu sector. 

¿Tienes algún reto profesional para un futuro no muy lejano? 

Seguir creciendo cada día más y más, ese es mi reto, no para un futuro, sino para YA. El  futuro es hoy y seguir expandiéndonos y lograr la máxima posición en el pódium de los  mayoristas de baterías sería un auténtico logro. 

Y, para terminar, ya que estamos hablando de baterías ¿puedes darnos algunos  consejos que nos ayuden a un buen mantenimiento de ellas? 

En primer lugar, no exponer el vehículo a temperaturas extremas, ya sea tanto frío como  calor, ya que esto desgasta la vida de la batería. 

Por otra parte, intentar hacer trayectos lo más largos posibles y evitar, siempre que se pueda,  trayectos cortos, ya que estamos forzando con esta carga y descarga a la batería, y nunca  terminamos de hacer un buen uso de ella. 

En tercer lugar, evitar arrancar el vehículo con el aire acondicionado puesto y con los  complementos que venden para poner en el mechero. 

Y, por último, arrancar pisando el embrague, ya que si no se hace estamos obligando al motor  de arranque a arrastrar algunos engranajes de la caja de cambios, de manera que se le somete a un sobreesfuerzo que repercute en el consumo de la energía de la batería.