Entrevista a Pedro Martínez

0
903

Emprendedor donde los hubiere, Pedro es una persona con mucho humor, aunque de apariencia seria. Todo lo tranquilo que es en su vida personal, se transforma cuando se enfunda en su traje profesional coge un ritmo de trabajo muy intenso difícil de seguir. Es por eso que se considera exigente, ambicioso y muy perfeccionista. Lo que tiene claro que no es jefe de nadie y si hay bajarse al barro, es el primero en hacerlo. Le encantan los retos, de ahí le puede venir que sea un buen emprendedor

Pedro eres un emprendedor nato ¿Cuándo decidiste dedicarte al mundo empresarial?

Pues desde los 7 años ya sabía que quería ser Ingeniero Informático. 

A los 15 años, quería tener mis propios negocios y por supuesto relacionados con la tecnología o donde pudiera aplicarlos. He estado trabajando de informático y con mi propia economía desde los 12 años hasta que terminé la carrera. Tal como acabé, empecé a trabajar en Siemens pero duró poco porque Sycket ya estaba en marcha. El poder de cambiar el mundo y alcanzar la libertad financiera, son los dos objetivos que me mueven a emprender.

¿Cuál fue tu primer negocio?

Mi primer negocio fue realmente PlanetaRelojes.com en 2013. Nació cuando estaba en tercero de carrera y fue mi respuesta a que mi madre me dijera un día: “¿Pedro no podríamos vender algo por Internet ya que tú sabes tanto de webs y demás?”  Y yo como era algo que estaba deseando y me vi con acompañante, ¿cómo no iba a aceptar el reto inmediatamente?

En ese momento vivíamos en Lebrija y no teníamos ni idea de qué vender. Ya sabíamos que algo íbamos a poner en marcha, pero no el qué. Recuerdo que mi madre me dijo algo sobre vender planchas de pelo. Y le dije, “A ver mamá, déjame a mí que investigue”. Hasta que llegué a la conclusión de que había un nicho importante en el sector de la joyería y relojería. Creé la web por las tardes-noches y a partir de ahí, empezó nuestra aventura. 

El inicio fue complicado y desmotivante. Tardamos 2 semanas en vender un reloj. Y, además, ¡le perdimos dinero! De todas formas, aún recuerdo mi ilusión de esa primera venta. Estaba en clase y me salí de la emoción.

Hoy día, vendemos unos 30 relojes diarios, más de 10.000 al año. ¡Hemos avanzado!

¿Qué sientes cuando emprendes un nuevo negocio?

Pues lo he sentido 3 veces y las tres tienen algo en común. Montaña rusa de emoción, ilusión, incertidumbre y arrepentimiento. Es un bucle que se repite. Te dan ganas de abandonar 100 veces, pero 100 veces me vuelven también la ilusión. “Pero, ¿quién me ha mandado a meterme en este lío?” Me pregunto cada vez. Pero siempre termino alegrándome. Cambiar el mundo y a la vez dar trabajo y un camino de vida a tanta gente, es el mayor éxito que se puede alcanzar. 

En estos momentos, ¿cuáles son los negocios en los que estás embarcado? Háblanos un poco de ellos.

Pues estoy actualmente embarcados en tres. Son justamente los tres que comencé. Sycket, PlanetaRelojes y el más joven Voilá.

Donde empleo la mayor parte de mi tiempo es en Sycket. Sycket es una empresa tecnológica en la que buscamos que cualquier negocio de hostelería, tienda de alimentación o retail, pueda acceder a alta tecnología a un precio asequible. ¿Por qué un bar de barrio no puede tener una app para que el cliente pida con su móvil desde la mesa? ¿Por qué no puede una tienda de alimentación tener un sistema de fidelización de clientes en el móvil? En Sycket, mediante nuestro producto TurboPos y Vipper buscamos cambiar las reglas del juego. Mi socio y compañero Juan se encarga de toda la parte comercial y yo de la tecnológica, aunque nuestros roles se intercambian a menudo. Con casi 2000 clientes actualmente tenemos oficinas en Sevilla, Málaga, Madrid, Córdoba, Canarias y Jerez. ¡Y más que vamos a abrir!

PlanetaRelojes.com, negocio que comparto con mi madre, es una tienda online y también física de relojes y joyas. Somos tienda oficial de las mejores marcas de España como Tissot, Seiko, Lotus, Viceroy, Swatch, Sandoz, Guess, Maserati, Jaguar, Orient, Diesel, Michael Kors, etc. 

También tenemos tienda física en Avenida Torneo 48. Una tienda realmente espectacular que aún no hemos publicitado en Sevilla por la pandemia y que, por tanto, muy poca gente conoce aún.

Y por último Voilá, una cafetería pastelería 100% artesanal con estilo francés donde buscamos dar algo totalmente diferente a lo conocido. Aquí, mi gran acompañante es mi socio y actual pareja, Desirée. Una crack de la gastronomía y la repostería. ¿Para qué mentir? Está siendo un éxito rotundo. Hemos conseguido hacer un proyecto de interiorismo, gastronomía y servicio de calidad muy alta y estamos teniendo una acogida muy buena en estos ya 7 meses de vida. Estamos en frente de Nervión plaza en una ubicación envidiable. Por supuesto, hemos empleado toda, absolutamente toda, la tecnología de TurboPos en la cafetería. ¿Qué mejor manera de mejorar un producto que usándolo uno mismo?

Abrir una cafetería en pandemia con la situación que está pasando la hostelería, te habrán llamado más de uno kamikaze ¿Qué te ha motivado a abrir Voilà?

Pues a abrir Voilá me ha motivado tener la socia perfecta para hacerlo, el local perfecto para construirlo y el momento donde estaba con menos trabajo, el confinamiento. ¿Qué mejor que llenar los días de aburrimiento parado con un nuevo proyecto? ;

“¿Y por qué en plena pandemia? ¡Eres un kamikaze!” Esto me lo han preguntado cientos de veces jaja Pues a ver. ¿Cuándo es mejor invertir en un sector que es tan importante en Sevilla y lo va a seguir siendo? ¿Cuándo está bajo o cuando está alto? Pues es simplemente un pensamiento a mi juicio inteligente de inversor, ¿cuándo compras algo que sabes perfectamente que va a subir? Pues cuando está bajo. Pues exactamente eso hicimos. En pleno confinamiento, encontramos un local estupendo en pleno Nervión que jamás habríamos encontrado en situación normal. Un precio de alquiler y condiciones que jamás habríamos podido negociar en otra situación. Sólo hay que tener en cuenta una cosa, tener fondo para aguantar el tiempo de bajada.

En definitiva, local perfecto, socia perfecta y trabajo con mimo ha dado lugar a lo que es hoy Voilá, una obra de arte lo mires por donde lo mires.

Son negocios tan diferentes uno de otros ¿qué es lo que más te atrae de cada uno de ellos?

Pues de Sycket me atrae la escalabilidad. Me gusta la idea de poder expandirlo mundialmente. 

De Planeta Relojes me gusta los pocos recursos que necesitas para generar tanto. ¿Quién iba a decir que una web podría cambiar tanto el mundo del reloj?

De Voilá me gusta el contacto directo con el cliente. Ver la cafetería llena de gente deseando sentarse nos es muy gratificante. Escuchar las buenas críticas de forma directa y poder alegrar la tarde a cualquier persona que pasea por Nervión no tiene precio. También considero que a este ritmo es un negocio escalable y queremos abrir muchos más.

La comunicación tanto interna como externa es fundamental en cualquier negocio ¿Qué importancia tiene para ti y cómo trabajas este aspecto en tus empresas?

Es muy importante no solo hacer, sino vender lo que haces. Venderlo internamente para poderlo vender externamente. Sycket es el mayor ejemplo de ello. Tenemos comerciales en cada oficina que salen a vender TurboPos pero venden sí y solo sí creen en el producto y hemos sido capaces de transmitirles lo que cambia la vida tener TurboPos para un hostelero. La primera venta es nuestra hacia ellos y eso lo trabajamos muchísimo. 

En Planeta Relojes y Voilá se traduce más todo a marketing digital, el cual trabajamos muchísimo y nos da unos resultados impresionantes. Jamás había tenido el ser humano tanto público a golpe de click y nosotros estamos aprovechándolo al máximo. 

¿Tienes algún proyecto nuevo en mente?

Mi proyecto actual es estabilizar los que tengo, poder alcanzar la libertad financiera y coger vacaciones indefinidas y ya está. En realidad, sé que a las dos semanas estaré pensando en el siguiente, pero eso es lo que siempre le digo a la gente. Hablando totalmente en serio, creo que las actuales tienen muchísima capacidad de crecimiento y quiero centrarme en hacerlas muy grande. Me dan mucho equilibrio las tres, me complementan y creo que son una buena base para cambiar el mundo desde diferentes puntos.

Y, por último ¿qué le dices a las personas que están a punto de emprender un negocio?

Pues que lo importante no es empezar sino terminar. Muchos empiezan, muy pocos terminan. La persistencia es clave y muy difícil. En Sycket me planteé dejarlo 50 veces mínimo y bien lo sabe mi socio Juan. En Planeta Relojes estuve a punto de vender la web al principio. En Voilá un día miré a Desirée y le dije: “Pero, ¿quién nos ha mandado a meternos aquí? ¿Y si lo dejamos?” Esa resistencia a caer sólo está reservada a quién realmente lo desea muchísimo como para vencer uno a uno los obstáculos. ¿De verdad lo deseas tanto? Si es así, adelante con tu sueño.