Entrevista a Diego Panal

Con 15 años se fue rumbo a Barcelona donde aprendió el oficio del café. Persona emprendedora montó su cafetera en su pueblo natal, Utrera, en el año 88 y poco a poco se ha ido haciendo un hueco en el mundo hostelero con su marca de café Mocaibo. Es una persona solidaria y ayuda a todo aquel que se lo pida, además de colaborar en todos los eventos que se organicen en Utrera

0
386

¿Cuándo te decidiste a dar el paso para crear tu propia empresa?

Empecé aproximadamente a meditarlo en el año 85 en Barcelona, pues con 15 años me fui allí a trabajar y me formé en una empresa de café durante 19 años. Estuve un tiempo dándole vueltas y en marzo de 1988 di el paso definitivo. Entonces creé primero la empresa que se llamaba Café Panal, como mi apellido. De ahí pasamos a Utrecafé. Con
esta marca estuvimos unos 15 años, aunque aún la conservamos pero en segundo lugar. La marca principal nuestra es Mocaibo.

¿Cómo fueron esos inicios?

Pues lo peor de lo peor, imagínate venirte a la provincia de Sevilla, donde ya había marcas pioneras de este sector, y meterte de lleno en él viniendo de la nada, donde el café sólo lo conocía mi mujer y yo. Nos costó mucho trabajo y mucho esfuerzo físico, porque tuve que hacer cosas de trabajo fuera de mi negocio. Poco a poco empezamos a subir en ventas, lo notamos también esa subida con la marca Utrecafé y así poco a poco hemos ido subiendo hasta lo que es hoy Mocaibo. Al principio estábamos mi hijo el mayor, mi mujer y yo. Después se incorporó mi hijo el pequeño y algunos comerciales. A los 10 años se fueron incorporando más personas de la familia. Es una empresa familiar y contamos con una plantilla de 15 personas. Con Mocaibo estamos bien situados en el mercado.

Como personas emprendedora que eres, ¿qué le dirías a esas personas que en estos momentos están iniciando su propio negocio?

Lo único que le diría que no se aburran, que tengan las ideas claras y sobre todo que hay que trabajar mucho. Con trabajo y constancia se sale adelante. El 99% de los empresarios
que conozco me piden consejo y siempre le digo lo mismo, es decir, con trabajo y constancia se triunfa. El que es trabajador siempre va a tener más posibilidades que el que se queda en casa.

¿De dónde viene el nombre de Mocaibo?

Empezamos a buscar un nombre en libros de cafés. Y fue en Costa Rica que encontramos un pueblo de nombre Maracaibo y de ahí empezamos a componer y nos salió Mocaibo. Y parece que acertamos porque es un nombre pegadizo y que suena a café.

¿Qué es lo que hace de especial al café Mocaibo?

Lo que lo hace especial es que nosotros tostamos diariamente y cuando llega al bar desde que se ha tostado tiene un máximo de 3 días y cuando lo ha bebido el consumidor, ha pasado una semana. Es fresco, tiene todo el aroma y las proteínas que tiene que tener un café. Y sobre todo el sabor que no lo pierde porque no tiene antigüedad en el paquete.

¿Sólo se puede consumir en bares o también se puede comprar en supermercados?

Mocaibo sólo se consume en el mundo de la hostelería. La alimentación es otro mundo y nosotros hemos decidido dedicarnos sólo a la hostelería.

Por lo que he podido comprobar, el 90% del café que se consumen en la hostelería de Utrera es Mocaibo. ¿Cómo ha sido esa labor de darlo a conocer en tu pueblo?

Gracias a Dios sí es el que más se consume. Pues esa labor es la que te mencionaba antes, con mucha constancia, ayudar al pueblo y volcarte con mi pueblo en todo tipo
de eventos. Hemos dado, hemos repartido pero nunca esperando que nos devolviesen como lo están haciendo. Estoy muy agradecido a mi pueblo, Utrera, pero también a toda
la comarca del Bajo Guadalquivir, ellos han respondido conmigo de una manera extraordinaria.

¿Pero Mocaibo también sale fuera de Sevilla, no?

Sí, nosotros a parte de Sevilla, hacemos Huelva, Cádiz, algo de Málaga y Córdoba. Cada vez nos expandimos más, pero siempre sobre seguro, para poder servir a nuestros clientes. Eso es muy importante el servicio al cliente… Es muy importante. Nosotros servimos
de lunes a lunes. Problemas que tenga el cliente con respecto a la máquina del café, vamos a darle solución. Nosotros cuando hacemos un cliente, le damos la máquina de café y los molinillos y por contra ellos nos compran a nosotros el café. Este servicio de mantenimiento que ofrecemos a nuestros clientes es a coste cero.

Además, Mocaibo es patrocinadora de la serie de Antena 3 “Allí Abajo”, ¿cómo es esta experiencia?

Es una experiencia muy bonita. Me ha repercutido que a nivel nacional te reconozcan. Ya los consumidores cuando ven la taza de Mocaibo te relacionan con la serie. Ahora también patrocinamos el Club de Empresas del Sevilla F.C. que lo lleva Juan Arza. A parte de los equipos de fútbol de la zona: el Utrera, el Arahal, Las Cabezas, el Alcalá. Y aquí en Utrera
apoyo a todos los eventos que se realicen hasta con las hermandades. Estas Navidades han hecho un portal viviente y he dado café gratis para que la hermandad pueda sacar dinero
para sus cosas. Por contra, ellos dicen que rezan por mí (entre risas).

A parte del café, está a punto de estrenar una escuela de hostelería?

Nos queda nada para inaugurarla. Está pensada para dar clases a las personas que contraten nuestros clientes, para así formarlas durante unos días en cómo tirar café, cómo se muele, es decir, todo lo relacionado de cómo se sirve un café. Hasta 6 personas van
a tener estos cursos. A mediados de febrero estará funcionando.

Y por último, ¿ cuál es tu meta más cercana?

Pues mi meta más cercana es el viaje que tengo previsto ahora que durante 8 días visitaré las plantas de café de Honduras, Salvador y Guatemala. Es una experiencia nueva, que a pesar de que somos pequeños también queremos crecer en el sentido de poder comprar nosotros mismo el café que a mí me guste desde origen. Iré allí para ver cómo lo recolectan, las propiedades de ese café. Entonces, en la misma plantación compraría
yo mismo el café para todo el año. Voy sólo aunque me acompaña un comercial. En Honduras nos espera un comercial de allí, que previamente ya nos ha visitado aquí y será quien nos lleve a las plantaciones. Comprando el café allí, el café nunca se va a hacer viejo. En menos de un mes el consumidor va a tomar café recién recolectado y recién tostado.

La esencia de Mocaibo es lo artesanal, su frescura y el buen servicio que prestamos. Mimamos al café, pues comemos de él.