Entrevista a Beatriz Lacañina

0
800

Empresaria vocacional, Beatriz Lacañina Pedrosa compagina su cargo como presidenta de APES Sevilla con la dirección del negocio familiar dedicado a la venta y suministro de carburantes.

Se formó de pequeña en las Irlandesas y más tarde estudió Empresariales en la UPO, completando su periplo académico con un master-programa intensivo de Dirección de Empresas del Instituto Internacional San Telmo. Asume la presidencia de APES Sevilla en octubre de 2018, tras años como asociada y tomando el relevo del anterior presidente, D. Roberto Sáenz.

¿Cuándo nació APES Sevilla y por qué?

Nuestra asociación nació en el año 1977 gracias a un conjunto importante de empresarios del sector que decidieron unir sus fuerzas y crear una entidad de colaboración basada en la filosofía de la reciprocidad

En la actualidad, APES representa los intereses de en torno a un centenar de empresarios del sector de las estaciones de servicio en toda la provincia de Sevilla, considerando el cómputo global de sociedades vinculadas a cada asociado a nivel particular, lo que nos otorga una representación de alrededor del 35% del sector a nivel provincial. 

Son empresarios individuales, que en muchos casos tienen empresas familiares y que se unen para luchar por los intereses de sus empresas en un sector muy atomizado por las grandes petroleras y grupos empresariales. En este mar de los hidrocarburos, somos pequeñas gotitas con poca entidad, pero unidos podemos tener una representación lo suficientemente importante como para ser influyentes y hacernos escuchar.

 A su vez APES pertenece a FEDAES (Federación Andaluza de Estaciones de Servicio) y a CEEES (Confederación Nacional de Estaciones de Servicio) y esto supone una representatividad a nivel nacional que nos permite estar sentados en la mesa de negociación del convenio colectivo o mantener una buena interlocución con las administraciones estatales.

 APES Sevilla está dirigida por su Junta Directiva que a su vez es nombrada por la Asamblea de socios. A la cabeza me encuentro yo como presidenta, pero soy solamente la punta del iceberg.

¿Qué servicios ofrece a sus asociados?

 APES Sevilla ha estado siempre presente en todos los temas importantes relacionados con nuestro sector a nivel provincial, sabiendo relacionarnos con administraciones, ministerios y ayuntamientos para velar por los intereses de todos los asociados.

Nuestros servicios a los asociados siempre se han basado en la información veraz y puntual de las noticias y comunicaciones más relevantes para nuestros negocios. Pero esta información no es solamente unidireccional, sino que en nuestras asambleas siempre hemos compartido experiencias, problemas, proveedores, trabajadores, etc.

Hemos disfrutado de una central de compras a través de la cual nuestros asociados podían disponer de precios especiales de los proveedores más conocidos del sector y estar informados de las últimas novedades.

El asesoramiento jurídico al asociado siempre ha sido muy importante dentro de nuestros servicios debido a la alta complejidad de nuestro sector, las negociaciones constantes con petroleras y al cambiante terreno de juego de nuestro entorno.

¿Qué supone para ti presidir APES Sevilla?

 Trabajar por y para un sector que me apasiona y llevo en la sangre. Desde mi humilde posición, creo que tengo mucho que aportar a la Asociación en la medida en que conozco bien el sector y me implico de lleno en todos los proyectos que emprendo.  Por mi carácter, tengo empatía con los asociados, he sido una de ellos durante mucho tiempo y conozco bien las necesidades de las estaciones. El hecho de ser mujer y joven tiene mucho que ver con cómo hacemos las cosas ahora. La juventud me da fuerza y empuje, pero nada de eso valdría sin la formación y la experiencia en el sector. 

Presidir APES en este momento tan decisivo para nosotros, caracterizado por el cambio de modelo energético y la Crisis de la COVID19, es todo un reto para mí.  Durante los últimos 13 años hemos vivido una decadencia marcada por la bajada de ventas y el aumento de la regulación, que conlleva un incremento de los gastos operativos.  Enfrentarnos a todos esos cambios no ha sido tarea fácil, pero al menos nos encontrábamos en un ámbito conocido. Ahora las cosas son muy distintas porque nos enfrentamos a lo desconocido, a un cambio de modelo, no solo nuestro, sino de todo el planeta. La Covid19 ha acelerado dicho cambio energético y ha provocado que todos los países regulen de manera urgente para acelerar la descarbonización. Para nosotros implica un cambio de modelo radical, con nuevas energías hasta ahora desconocidas, nuevas formas de movilidad y nuevos escenarios de inversiones y rentabilidad. 

Mi labor como presidenta de APES se hace ahora más importante que nunca y creo que tengo que asumir una responsabilidad nunca asumida hasta ahora. Espero no defraudar a mis asociados y salir airosos de este gran cambio al que nos enfrentamos. 

¿Cuál es la situación actual de los empresarios de las estaciones de servicios?

 El sector de las estaciones de servicio ha sido uno de los más afectados por la pandemia. Las restricciones a la movilidad, imprescindibles para reducir la circulación del virus, constituyen desde hace más de un año un golpe en la línea de flotación de nuestros negocios.

Para que los lectores puedan hacerse una idea, durante el confinamiento, a pesar de que nuestras ventas se desplomaron más del 90%, el Gobierno nos obligó a que nuestros negocios permanecieran abiertos con el mismo horario que teníamos antes de la pandemia, lo cual colocó a nuestros empresarios en una situación muy delicada.

A pesar de ello, y pese a ser calificado como un sector “esencial” por la propia Administración, las estaciones de servicio hemos quedado sorprendentemente excluidas del conjunto de posibles beneficiarios de las ayudas diseñadas por el Gobierno para minimizar el impacto que la crisis económica generada por la pandemia está teniendo en el tejido empresarial español.

Ante este sinsentido esperamos que el Gobierno corrija su falta de sensibilidad al excluir a las estaciones de servicio de las empresas que pueden optar a esas ayudas. 

Por nuestra parte, tanto empresarios como empleados del sector de las estaciones de servicio seguiremos, tal y como venimos haciendo desde que estallara la pandemia, dando lo mejor de nosotros mismos para garantizar la movilidad de empresas y particulares y contribuir a que nuestro país mantenga un mínimo de actividad que nos ayude a alcanzar la normalidad lo antes posible.

Y, por último, ¿cómo augura que será el futuro de las estaciones de servicios?

Nuestro sector va a sufrir una transformación total en la próxima década para la que tenemos y debemos estar preparados. Del trabajo que realicemos en los próximos cinco años va a depender el futuro y supervivencia a medio y a corto plazo de un importantísimo número de nuestras empresas y trabajadores.

Nuestro objetivo principal es adaptarnos a los nuevos escenarios de transformación energética y posicionarnos como los garantes de la movilidad actual y futura para todos los ciudadanos.

En este sentido, desde APES Sevilla venimos trabajando codo con codo con nuestros asociados, para redefinir las áreas de actividad en el medio y largo plazo y posicionarnos en el nuevo modelo energético concretando propuestas de actuación. De esta manera nuestros asociados contarán con la información necesaria para tomar decisiones de manera anticipada y esto nos permitirá ser más competitivos.

En esta línea, seguimos luchando incansablemente para que el Gobierno modifique el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética en la medida en que la descarbonización sea neutral y no se equipare a la electrificación. Existen muchas alternativas para reducir el CO2 de nuestro planeta y no todas pasan por el coche eléctrico de baterías. Existen multitud de energías alternativas como el GNC, GNL, GLP, biometano, combustibles sintéticos que reducen significativamente las emisiones netas e incluso otras como el hidrógeno verde que las elimina por completo. 

El futuro de las estaciones dependerá en gran medida de la idoneidad de las medidas gubernamentales para realizar esta transición energética. Si quieren mantener nuestro sector como esencial, tal y como ha sido hasta ahora, deben considerar nuestras propuestas también esenciales y que esta transición hacia un futuro sin carbono, se realice teniendo en cuenta el mantenimiento del sector y del empleo.