Enero venidero

0
271
Por Antonio Manuel Álvarez, Director Gerente de Grupo Vivit
Por Antonio Manuel Álvarez, Director Gerente de Grupo Vivit

Comenzamos el nuevo año con la misma incertidumbre y desgraciadamente con el nuevo COVID pisando nuestras vidas, provocando desconcierto de mercado y oportunidades para invertir.

Nos encontramos en un momento donde los tipos de interés bancarios son bajos, por lo que es una oportunidad solicitar un crédito hipotecario. Esto significa que es más accesible  comprar una propiedad para aquellos clientes con viabilidad bancaria, pues les es más rentable la opción de comprar un inmueble antes que un alquiler por la letra resultante a pagar, porque suele ser ésta inferior a la cuota de un alquiler actual.

Hoy en día, a los bancos no les es rentable dar financiación. Su rentabilidad está en los productos vinculados a los créditos, como puede ser: el seguro de vida y de hogar.

Sí es verdad, que este tipo de interés actual incita a compradores a embarcarse en adquirir una propiedad, lo que provoca un alza de crecimiento inmobiliario. Esto está creando una cierta confusión de especulación, ya que en la situación en la que nos encontramos, está dando a pensar que el incremento de los costos de los suministros básicos, como es: la luz, gasolina etc.,  está provocando una inflación de gastos que no concuerdan con los ingresos percibidos por los ciudadanos. Esto pronostica un descuadre económico que causará perjuicio en los bolsillos.

Por ello, considero que  es importante ser prudentes a la hora de invertir en patrimonio que, por supuesto, no tiene nada que ver con el comprador finalista ya que actualmente siempre será más interesante económicamente pagar una hipoteca antes que un alquiler. 

En este enero del 2022 lucharemos por confiar en mejorar la situación, pues otra no nos queda. Los males vienen solos y hay que estar con los ojos y las orejas muy abiertas. El mercado con este virus infernal que nos rodea, provoca que se marquen expectativas a corto plazo porque no se sabe cómo estaremos en el mañana. Esto provoca que las productividades de las gestiones, se realicen improvisando a la necesidad del mercado, sobre todo en mercados tan afectados como es la hostelería y el turismo.

Tengo que incluir situaciones ajenas al sector inmobiliario en este artículo ya que todo es una cadena que tarde o temprano nos afecta a todos los sectores. 

Si es verdad que la pandemia ha provocado una reflexión sobre la vida dando más valor a una propiedad y sobre todo si tiene espacios de ocio para disfrutarlas, como es un patio o una buena terraza o simplemente «Tu hogar propio” donde sentirse protegido, o por lo menos sentirnos refugiados. 

Actualmente, es momento de invertir ya que nos encontramos en un mercado donde nos deja más rentabilidad la renta de una propiedad que lo que nos puede dejar un banco por depositar nuestro dinero. Y más aún, si las rentabilidades más altas son inestables, lo que nos puede provocar perder lo invertido. Por ello, es mejor rentabilizar nuestro dinero en patrimonio que siempre estará tangible para su uso y disfrute o como explotación económica.