Emprender y/o ampliar, nuevas fuentes de financiación en alza

Por María del Carmen Domínguez Campos, Graduado Social, Col.nº 1778, GESFILAN.

0
470
Emprender y/o ampliar, nuevas fuentes de financiación en alza.
Emprender y/o ampliar, nuevas fuentes de financiación en alza.
María del Carmen Domínguez Campos, Graduado Social, Col.nº 1778, GESFILAN.
Por María del Carmen Domínguez Campos, Graduado Social, Col.nº 1778, GESFILAN.

¿Es buen momento para pensar en emprender o ampliar una actividad por cuenta propia?
Sin duda alguna estamos en uno de los mejores momentos para lanzarse a la aventura de montar una actividad por cuenta propia. Desde Asesoría Gesfilan queremos daros algunos consejos con la finalidad de que os sea lo más fácil posible esta etapa inicial.

En primer lugar, tenemos que mirar que tipo de actividad queremos emprender, siempre recomendamos desde nuestra experiencia que primero se piense en campos donde uno tiene un alto dominio del trabajo y/o experiencia, ya que de esta forma tendremos ganado un espacio muy importante a la hora de minimizar los riesgos.

Una vez que sabemos la actividad que queremos emprender, es importante mirar dos opciones: ¿Queremos ser originales? Si es así buscaremos el desarrollo de nuestra idea mirando la competencia, buscando fallos en el sector que queramos arreglar desde nuestra experiencia y dando un plus a nuestra actividad que no tengan otros en el sector, en resumen, lo que se llama estudio de mercado. No nos olvidemos que nadie mejor que nosotros para estudiar a la competencia y sus errores, puesto que sabemos trabajar la actividad que vamos a iniciar. ¿Queremos ser seguros? Pues es sencillo, copiemos lo que ya funciona o planteémonos alguna franquicia donde te proporcionan medios y Know How.

En segundo lugar, debemos pensar los medios de financiación de los que disponemos para el inicio y desarrollo de la actividad, esto entendemos que es sumamente importante, ya que montar una actividad sin recursos y “con lo puesto” implica un alto porcentaje de fracaso, ya que dependemos en gran medida de que el negocio funcione desde el minuto 1, cosa que es harto difícil, ya que primero hay que hacerse un hueco en el sector y en la clientela.

En este punto podemos contar con financiación propia, con recursos como el paro único, con financiación externa (entidades financieras) o con los Bussines Angels (figura que comentaremos más adelante en este artículo).

Una vez configurada la idea, estudiado el sector y haciendo números de cuanto nos cuesta emprender la actividad y sobre todo si poseo dichos recursos, viene un trabajo para muchos poco gratificante, la elección del tipo de empresa, alta en la actividad y demás gestiones y “papeleo”.

Dejarnos deciros que desde asesoría Gesfilan, desarrollamos tu idea enfocándola a la mejor figura fiscal posible para que el inicio de la misma y su posterior andadura sea lo más rentable para el empresario, elección del método de estimación, directa o módulos en la AEAT, si mejor persona física o sociedad, apertura del centro de trabajo, alta de autónomo, contratación laboral y todo lo referido a la misma, como prevención de riesgos, seguros etc…

Y entre otras cosas decimos que es un buen momento porque a principios del 2018 se aprueba en las cortes la nueva “Ley del trabajo autónomo” o de emprendimiento, donde una de las principales trabas para el inicio de la actividad desaparece, LA CUOTA DE AUTÓNOMO, que es lo que siempre se teme al principio de la actividad, ya que es un gasto fijo de entre 275 a 340 euros, dependiendo del tipo de figura fiscal con que iniciemos la actividad. Pues con la nueva aprobación la “Tarifa Plana de Autónomo” implica un importe de solo 50€ al mes durante el primer año completo, circunstancia que sin duda alguna vienen reclamando desde hace mucho tiempo el colectivo de autónomos.

Analizaremos por su transcendencia actual una nueva figura que cada vez tiene un auge mayor en la financiación de nuevos proyectos empresariales, así como en la ampliación de negocios existente que necesitan inversión externa para ampliaciones y/o exportaciones en el mercado global.

Un Business Angel (nombre en inglés que traducido al español sería Ángel Inversor) es una persona que aporta su propio dinero a empresas no cotizadas cuyos promotores no son sus familiares o amigos. Un Business Angel, aporta dinero propio destinado a ofrecer financiación y apoyar a los emprendedores compartiendo con ellos sus contactos, su experiencia y sus conocimientos, ayudando al desarrollo de las empresas en las que invierten, y la rentabilidad que obtienen suele ser pactada entre empresario e inversor, no siempre a cambio de participaciones en la empresa sino simplemente obteniendo dividendos o intereses en forma de capital mobiliario, (es decir participando de los beneficios del proyecto).

Los Ángeles Inversores, cuando invierten en empresas en fases iniciales de desarrollo (semilla y arranque) contribuyen a llenar el vacío de financiación que actualmente existe en un espacio que una vez ocuparon las entidades de capital riesgo, hoy más interesadas en proyectos en fases más avanzadas de su ciclo de vida, las cuales requieren un mayor volumen de inversión y suponen unos riesgos más moderados.

Emprender y/o ampliar, nuevas fuentes de financiación en alza.

Actualmente a través de la Diputación de Sevilla en colaboración con Prodetur y otras empresas se está presentando ESPOBAN, (se hizo el 20 de junio del presente año), y donde podéis conseguir información y contacto de una red para España y Portugal de estos inversores, que están implantando con fuerza estas nuevas fuentes de financiación empresarial que pueden interesar a los lectores.