Empleados familiares por Navidad

0
132
Por Mª Dolores Caro Cals, abogada socia de RuaCals Abogados.
Por Mª Dolores Caro Cals, abogada socia de RuaCals Abogados.

Llegan las Navidades, las compras y se abarrotan las tiendas no dando los empleados abasto con la llegada de los clientes, es por ello por lo que muchos comercios o   negocios pequeños empleen a familiares Se considerarán familiares, a estos efectos, siempre que convivan con el empresario, el cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, para que se empleen en un periodo que pueda abarcar la campaña entera de Navidad que comienza prácticamente con el Black Friday, último viernes de Noviembre y termina casi en Marzo, tras las rebajas. Es decir, se emplean unos 4 meses y no de manera puntual 

La figura mas utilizada es la del autónomo colaborador empleada por su singularidad para el sistema, pues el trabajador goza de una peculiaridad ya que para la Seguridad Social es un trabajador por cuenta propia y para la Agencia Tributaria es un trabajador por cuenta ajena. Siendo estos los requisitos:

– Relación familiar: debe ser cónyuge, descendiente, ascendiente o cualquier otro tipo de parentesco con el autónomo empleador, hasta segundo grado de consanguinidad.

– Habitualidad: no puede tratarse de una colaboración puntual; por el contrario, debe implicar una continuidad en el puesto de trabajo.

– Compartir centro de trabajo.

– El familiar debe residir en el mismo domicilio que el autónomo y estar a su cargo.

– No estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena.

– Estar desempleado e inscrito en la oficina de empleo.

– Tener al menos 16 años.

Se pueden acoger a una serie de bonificaciones pensadas para las personas dependientes del autónomo, por lo que se entiende que todos los beneficios del negocio irán destinados a la unidad familiar. Es decir, no habrá una remuneración concreta para el autónomo colaborador.

Precisamente, por este motivo, las bonificaciones no están destinadas a la contratación del trabajador, si no al propio autónomo colaborador; siempre y cuando no hubiera estado dado de alta en el RETA en los cinco años inmediatamente anteriores:

– Bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses posteriores al alta.

– Bonificación del 25% desde el mes 19 al 24.

Es por ello por lo que solo hay darlo de alta en la Seguridad social pero no en Hacienda.

Otra especialidad se da en los casos en los que el familiar es el hijo del autónomo, también se puede optar por la contratación por cuenta ajena. Los únicos requisitos para contratar a una persona de esta manera es que el hijo sea menor de 30 años y que no haya habido ningún despido improcedente en los 12 meses anteriores. Además de mantener el contrato seis meses tras el periodo bonificado.

Sin embargo, también entran dentro de este supuesto los hijos mayores de 30 años con especiales dificultades para la inserción laboral: personas con un grado de discapacidad intelectual igual o superior al 33% o con un grado de discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%.