Elena Fernández, profesora de danza africana

Soñadora y persistente, mujer poderosa, libre, responsable y apasionada de su trabajo. Así se define esta joven profesora de danza africana.

0
142
Elena Fernández, profesora de danza africana.
Elena Fernández, profesora de danza africana.

Cuéntenos quién es Elena Fernández.
Elena Fernández siempre ha sido una chica muy soñadora y apasionada. Yo estudié Biología y cuando empecé a estudiar Biología fue cuando conocí la danza africana, ahí volví a descubrir mi pasión, porque yo estudié Biología por vocación. Desde pequeña tenía clarísimo que me gustaba trabajar con animales y vivir en el Amazonas. Al final, la vida te lleva por otros mundos , estuve viviendo en África, no con animales, pero sí estudiando danza africana. Para mí, a Elena Fernández la veo como una persona soñadora, persistente y cabezota en modo positivo.

Háblenos de su trayectoria profesional.
Yo empecé a trabajar desde chica, me fui de vacaciones con una amiga a Salou y con 16 años ya empecé a trabajar en bares porque siempre me ha gustado tener un poco de independencia y cuando empecé también con la carrera, todos los veranos siempre me he ido a trabajar de temporada, así por ejemplo, en el año 2000 me fui a Edimburgo. Y he estado trabajando de temporadas en hostelería hasta el 2012. Y cuando terminé la carrera de Biología, me fui dos veranos a Cabo Verde a trabajar con tortugas marinas, el primero fui como voluntaria y el segundo como monitora y después de eso, en el invierno de 2007 empecé a impartir clases de danza africana porque yo había empezado a aprender, me quedé sin profesores y quería seguir bailando así que decidí enseñar lo poquito que sabía.

¿A qué tipo de público va dirigido, quiénes lo pueden practicar?
La danza africana va dirigida a todos los públicos, desde niños pequeños de 3 años o incluso de 2 años hasta personas de 60 o 70 años. Va dirigida a públicos apasionados, te tiene que gustar, va dirigida a hombres y mujeres pero sí que es verdad que en España, a los hombres, a pesar de ser los latinos de Europa, les cuesta bastante moverse y concretamente, la danza africana, no es una danza de mujeres, de hecho, en África, hay pasos exclusivos para mujeres y pasos exclusivos para hombres.

Háblenos en qué consiste la danza africana y cómo surge la idea de dedicarse a ella.
La danza africana es una danza bastante completa, no sólo por la ejecución de los pasos sino también por la coordinación con la música porque se suele practicar con música en directo. Yo, en todas mis clases que doy y en los espectáculos que hacemos, siempre es con música en directo. Se puede hacer con música en CD pero no es lo mismo. Y la idea surgió, porque cuando yo empecé a bailar fue porque quería aprender a tocar pero no había clases de percusión y probé una clase de danza, me encantó y estuve cuatro años con mis profesores de Senegal aquí en Sevilla bailando. Ellos se fueron de Sevilla y empecé a organizar clases intensivas trayendo a profesores de Barcelona y de Francia a Sevilla. Yo necesitaba seguir bailando y como no había nadie, decidí impartir las clases para personas principiantes porque ya con lo que había aprendido podía enseñar un poquito.

Elena Fernández, profesora de danza africana.
Elena Fernández, profesora de danza africana.

¿Le apasiona su trabajo?
Me encanta. De hecho, para mí, la danza es como la meditación dinámica y además, me apasiona, no sólo, porque como me conecto yo conmigo misma sino por la acción terapéutica que tiene hacia los demás. Las personas que se apuntan a las clases o que ven los conciertos, todo el mundo sale fascinado, los que lo ven sin haber bailado salen agotados pero los que bailan, la mayoría son chicas entre 20 y 50 años y todas coinciden con que te cambia el estado de ánimo y ya a nivel más fisiológico es que la conexión con los tambores, con la música en directo, y el movimiento de todo el cuerpo, brazos, cabeza, hombros, piernas, saltos, eso hace que vayas segregando serotonina y activando toda la musculatura y eso mueve toda la energía. Entonces, cualquiera que viene a clase enfadado, triste, cansado, con la regla, etc., cualquier estado de ánimo se transforma y sales de la clase en otro estado mucho más tranquilo y totalmente conectado.

¿Qué tipo de actividades realizan y hacen espectáculos además de las clases?
Hacemos actividades de todo tipo, desde acercamiento a la danza africana en colegios, a la cultura africana a través de la danza y la música, en institutos. También trabajo de conexión de las mujeres con su propia diosa a través de la danza africana. También hemos hecho intensivos, talleres, intensivos específicos de danza africana de dos o tres días, lo fusiono también con danza contemporánea, y también hemos hecho jornadas culturales donde se abre una ventana a África y concretamente a Guinea. Desde comida tradicional de Guinea, a veces hemos puesto documentales específicos de temas de ablación, y conciertos en bares, en festivales.

¿Tiene pensado crear una escuela de danza física?
De aquí a corto plazo no, de medio a largo plazo me encantaría poder tener una escuela, no sólo aquí en Sevilla, sino crear un centro multicultural en Guinea y hacer intercambios con artistas allí y traer artistas de Europa que puedan hacer intercambios de danza contemporánea y traer artistas africanos aquí pero es un proyecto que no tiene aún ni los cimientos echados.