El porqué de los Planes de Igualdad

0
44
Por Antonio Sambla Navío, 
de Lexsuit Igualdad

Así lo recoge el artículo 14 de la Constitución Española donde se reconoce la igualdad entre hombres y mujeres y la prohibición de discriminación por razón de sexo debe regir en todas las esferas de nuestra sociedad y, por tanto, siendo las relaciones laborales una parte importante a nivel social y económico resulta imprescindible eliminar los obstáculos que dificulten la igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres en el ámbito laboral.

Con este punto de partida en España, existen dos momentos claves con la consolidación de la Ley 3/2007 de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres y años más tardes la Ley 6/2019 de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, actualmente el Real Decreto 901/2020 aumenta y perfecciona la regulación de los planes de igualdad en las empresas y, además, modifica el Real Decreto 712/2020 en lo relativo al registro y depósito de dichos planes.

A todo esto, ¿Qué es un plan de igualdad y para qué sirve? El RD 901/20 recalca la obligatoriedad de hacer efectiva la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres de todas las empresas independientemente del número de trabajadores que integren su plantilla y, para ello, se deben adoptar las medidas tendentes a evitar y sancionar situaciones que vulneren dicha igualdad, como podrían ser situaciones de discriminación por razón de sexo, acoso sexual o incluso acoso laboral con connotaciones de discriminación por motivos de género.

Los planes de igualdad son una herramienta necesaria formada por un conjunto de medidas tendentes a conseguir la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y suprimir la discriminación por razón de sexo en las relaciones laborales.

A partir del 7 de marzo de 2022, todas las empresas con más de 50 empleados en plantilla deberán elaborar su Plan de Igualdad. Esta obligación también se extiende a empresas con una plantilla inferior pero cuyo deber venga impuesto por el convenio colectivo, por la autoridad laboral o incluso que voluntariamente quieran implantar un Plan de Igualdad.

El objetivo es establecer unas medidas que garanticen el derecho a la igualdad de trato y a la no discriminación entre hombres y mujeres en los ámbitos del trabajo. También busca desarrollar todos los mecanismos necesarios para poder identificar y corregir casos de discriminación.