El mundo del Blockchain: fiscalidad de las criptomonedas

0
135
Por Alberto Muñoz Cantos. Experto Tributario y Mercantil en MC&A ASESORES www.mcaasesores.com

¿Has oído hablar del blockchain? ¿Qué es una cadena de bloques? ¿Qué es una cadena irreversible de bloques?

Nuestra queridísima Wikipedia define al blockchain como “una estructura de datos cuya información se agrupa en conjuntos (bloques) a los que se les añade metainformaciones relativas a otro bloque de la cadena anterior en una línea temporal.”.

De las sucesivas definiciones estudiadas e interpretadas, he considerado traer a colación la siguiente; es un libro mayor compartido e inmutable que facilita el proceso de registro de transacciones y de seguimiento de activos en una red de negocios.

De esta manera pasamos de la importancia sideral del titular de la transferencia (intermediando el todopoderoso banco) a la preponderancia de la transferencia en sí misma, de una determinada cartera digital.

Dentro de las posibles aplicaciones de esta nueva tecnología tenemos que destacar las “criptomonedas”. En relación con la definición de esta nueva creación digital, la Dirección General de Tributos en su Consulta Vinculante 1149-18 las definió como” bienes inmateriales, computables por unidades o fracciones de unidades, que no son moneda de curso legal, que pueden ser intercambiados por otros bienes, incluyendo otras monedas virtuales, derechos o servicios.”

No resultaba contemplado el concepto de criptomoneda en nuestra normativa fiscal, más allá de interpretaciones recogidas por la AEAT a través de la contestación a consultas vinculantes de los contribuyentes, hasta la publicación del Real Decreto-ley 7/2021, de 27 de abril, de transposición de directivas de la Unión Europea, en materia de prevención del blanqueo de capitales, entre otras. Este Real-Decreto ha modificado la Ley 10/2010, de 28 de abril de Prevención del Blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo para incluir un concepto de moneda virtual; “aquella representación digital de valor no emitida ni garantizada por un banco central o autoridad pública, no necesariamente asociada a una moneda legalmente establecida y que no posee estatuto jurídico de moneda o dinero, pero que es aceptada como medio de cambio y puede ser transferida, almacenada o negociada electrónicamente.”

Ahora bien, las criptomonedas no presentan una regulación estricta en el plano contable y tributario, hecho que provoca la cada vez más palpable distancia entre la regulación jurídica de las mismas y el avance continuo que experimentan por el inmenso número de transferencias en la llamada “cadena de bloques”.

Aprovechando para hacer un inciso sobre su tratamiento contable, debemos mencionar los distintos planteamientos surgidos en cuanto a la consideración de las criptomonedas, empezando por la categoría de instrumentos financieros, instrumentos de patrimonio, aunque no suponen la participación en ninguna entidad, y terminando por la calificación como activo intangible o existencia al producirse la compraventa de las mismas de forma especulativa por parte de los usuarios. 

Así pues, entrando en materia fiscal, posiblemente se hayan estado planteando multitud de preguntas cómo: ¿Qué impuesto tendré que pagar al comprar y/o vender monedas virtuales? ¿Cómo declaro las ganancias en mi IRPF? ¿Puedo incluir las pérdidas? ¿Hay que declarar IVA en algún momento?¿Tengo que declarar en algún modelo la titularidad de mis criptomonedas?

IRPF

Por lo que respecta al IRPF, la tributación en cuanto a las criptomonedas se produce en el momento de su transmisión, es entonces donde habrá que considerar la posible ganancia o pérdida patrimonial por parte del inversor e incluirla en su base del ahorro. Estamos teniendo en cuenta que la persona realiza estas operaciones al margen de una actividad económica, pues en dicho caso hablaríamos de rendimientos de actividades económicas.

No obstante lo anterior, los inversores no sólo pueden intercambiarlas por euros u otra moneda de curso legal, sino que también pueden cambiarlas por otras monedas virtuales.

Según la Dirección General de Tributos, “el intercambio de una moneda virtual por otra moneda virtual constituye una PERMUTA, conforme al artículo 1.538 del Código Civil, que dispone:

“La permuta es un contrato por el cual cada uno de los contratantes se obliga a dar una cosa para recibir otra.”

Esta conceptualización obliga al contribuyente a aplicar la regla especial contenida en la Ley del IRPF por la cual, la ganancia o pérdida patrimonial derivada de una permuta se determina por la diferencia ente el valor de adquisición (valor de compra de la criptomoneda) y el valor de transmisión (el mayor entre el valor de mercado de la criptomoneda entregada y el valor de mercado de la criptomoneda que se recibe). Asimismo, el valor de transmisión resultante se utilizará como valor de adquisición en una posible venta futura de la moneda digital recibida.

Debido a la alta cantidad de información recopilada por la administración, son cada vez más frecuentes los avisos incluidos en los Datos Fiscales de IRPF, donde recuerdan al contribuyente su obligación de declarar las operaciones realizadas con criptomonedas. ¡Atención!

La transmisión o intercambio de monedas virtuales supone una alteración patrimonial en IRPF

IVA

Al no acometer el legislador español ninguna regulación en la normativa de IVA en relación con las criptomonedas, hay que atender a los sucesivos pronunciamientos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en la materia, trayendo a colación una sentencia de octubre de 2015 en la que manifestó lo siguiente; “los Estados miembros eximirán del IVA las operaciones relativas a las divisas, los billetes de banco y las monedas que sean medios legales de pago.”

IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO

La Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, recoge como hecho imponible la titularidad por el sujeto pasivo en el momento del devengo, del conjunto de bienes y derechos de contenido económico de que sea titular.

Consecuentemente, las criptomonedas deben declararse en el Impuesto sobre el Patrimonio por el precio de mercado que tengan en la fecha del devengo (31 de diciembre de cada año).

¿Tengo que informar de mis criptomonedas en el Modelo 720?

Hay que recordar que a través de este Modelo el contribuyente debe informar la titularidad de sus bienes y derechos en el extranjero.

La Ley 11/2021, de 9 de julio, de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal ha introducido la obligación de todas las personas y entidades residentes en España y los establecimientos permanentes en territorio español de personas o entidades residentes en el extranjero (intermediarios, gestores de monedas virtuales), a informar en el modelo 720 sobre “las monedas virtuales situadas en el extranjero de las que se sea titular, o respecto de las cuales se tenga la condición de beneficiario o autorizado o de alguna otra forma se ostente poder de disposición”.

La consideración de una criptomoneda situada en el extranjero dependerá de la situación de la billetera o monedero (Wallets) que contenga la criptomoneda, teniendo en cuenta criterios como la ubicación de la empresa que preste los servicios, la del servidor donde se almacene o el lugar del Exchange (plataforma de operación) . Todo ello provoca una incertidumbre que esperemos el legislador solucione con la determinación de cuándo una criptomoneda se encuentra en el extranjero.

Por tanto, analice sus inversiones, recopile la información necesaria de todas las plataformas intermediarias y sobre todo PLANIFIQUE SUS IMPUESTOS.