El Metal clama ayudas directas a las empresas y bajada de la presión fiscal

0
102

Con el objetivo de hacer un exhaustivo seguimiento de la situación en la que se encuentran las empresas del sector de la Industria, Servicios y Comercio del Metal, la Federación de Empresarios de este ramo, FEDEME, ha puesto en marcha un nuevo estudio entre sus asociados. En esta ocasión, la Federación ha querido conocer y evaluar la situación actual de las empresas del Metal a cierre del 2020 y sus previsiones de evolución para el ejercicio 2021, entre otras cuestiones.

En esta encuesta, realizada durante siete días (del 17 al 23 de diciembre de 2020) ha participado el 30% de las empresas asociadas a FEDEME, lo que ofrece una visión global del impacto de esta crisis en las empresas del Metal de la provincia y sus circunstancias actuales. De los resultados obtenidos en este sondeo, que ha contado con la participación de un 35% de empresas industriales, destacan las siguientes conclusiones:

Cerca del 60% de las empresas participantes prevén cerrar el ejercicio con una disminución de su actividad de entre un 1-25%. Otro 33% afirma que la caída de su actividad se situará por encima del 25%.

Respecto a sus previsiones de evolución de actividad en 2021, Cerca de la mitad de los encuestados (46%) prevé que su actividad actual la mantendrán en 2021, frente a un 29% que considera que su actividad se reducirá y un 21% que prevé incrementarla.

Menos optimistas son las previsiones de recuperación de la actividad previa al COVID-19. Aquí el 35% de los encuestados no cree que la actividad previa al COVID se recupere antes de un año. Un 31% sitúa el plazo de recuperación entre 6 y 12 meses, frente a un 14% que afirma haberla recuperado ya y un 4% que no prevé recuperarla. 

COMPROMISO CON EL EMPLEO

A pesar del contexto de crisis actual y del complejo escenario por el que atraviesan muchas de las empresas del sector, este nuevo sondeo ha revelado el compromiso y la apuesta del sector por el mantenimiento del empleo.

Los resultados obtenidos de la batería de preguntas realizadas en este sentido ponen de manifiesto que el 72% de las empresas encuestadas declara que, en la actualidad, el porcentaje de plantilla que está trabajando, respecto a la situación previa al COVID, se sitúa entre el 76% y el 100%. Asimismo, el 67% de las empresas participantes prevé mantener la plantilla actual y un 81% declara no tener previsto realizar despidos objetivos individuales/colectivos (ERE) a finales del mes de enero.

De las empresas (19%) que sí tienen previsto realizar este tipo de despidos a partir del 31-01-2021 (19%), el 67% declara que afectarían entre un 0-25% de la plantilla.

En lo relativo a los ERTE, del 69% de las empresas que ha declarado haberlo presentado, el 63% confirma que la totalidad de la plantilla se encuentra fuera del ERTE actualmente. Un 20% confirma que aún está en ERTE entre el 1%-25% de la plantilla, frente a un 17% en el que el porcentaje de plantilla en ERTE es superior al 26%. 

Más de la mitad de los encuestados (53%) declara haberse acogido a bonificaciones a las cotizaciones a la seguridad social como consecuencia de aplicación de ERTE.

En cuanto a las líneas de financiación especial con motivo del COVID-19 (ICO, Agencia Idea, Garàntia…), el 75% de las empresas afirma haber solicitado alguna de estas líneas, habiendo resultado una tramitación satisfactoria en la práctica totalidad de los casos (89%).

No obstante, entre las dificultades relacionadas con su gestión, coinciden al apuntar las siguientes: lentitud de los trámites administrativos, descoordinación y desconocimiento de los procedimientos por parte de las instituciones encargadas de su gestión y tramitación.

En otro orden de cosas, El 74% de las empresas afirma no haber sufrido cancelaciones de pedidos/contratos por el riesgo vinculado a la situación de la pandemia en el país, frente al 24% que declara sí haberse visto afectado en este sentido.

Por otra parte, se ha producido división de opiniones en lo relativo a los problemas logísticos vinculados a las restricciones de movilidad y confinamientos perimetrales decretados en Andalucía con anterioridad a Navidad: la mitad de los encuestados declaró no haber teniendo problemas logísticos por las restricciones de movilidad, frente a la otra mitad que aseguró que sí. De los que respondieron de forma afirmativa, el 80% confirmó que estos problemas los estaba teniendo a nivel nacional. 

MEDIDAS PROPUESTAS DESDE EL SECTOR

De la batería de medidas propuestas desde el sector del Metal para elevar a las administraciones, las empresas participantes en el estudio coinciden en la demanda de ayudas directas y en la reducción de la presión fiscal, como elementos de apoyo a la recuperación.

Asimismo, otra de las exigencias recurrentes de este colectivo empresarial desde el inicio de esta crisis ha sido y sigue siendo la devolución del importe de los impuestos y cobros ejecutados durante el Estado de Alarma por los periodos que no se ha podido o no se pueda trabajar (basura, I.A.E, impuesto de circulación de vehículos, vados, autónomos, seguros de circulación…).

En paralelo, el apoyo a los autónomos; la renovación de los ERTE; el aplazamiento de los préstamos ICO; medidas específicas de apoyo social y fiscal para cada sector de actividad, en función de su afección; flexibilización de la contratación; mantenimiento de las bonificaciones en la Seguridad Social hasta que la situación económica general se recupere y alcance los niveles previos a la crisis sanitaria… son otras de las principales demandas expuestas desde del sector, que coincide igualmente en la necesidad de implementar en estos momentos un plan de modernización y de inversión para la industria en Andalucía, que  permita atraer a la Comunidad empresas tractoras y empresarios en general, en base a condiciones fiscales ventajosas y atractivas y simplificación real de los trámites burocráticos.