El Kanka ha vuelto para quedarse

0
807

Buenas noticias: El Kanka ha vuelto. El pasado mes de septiembre inició su nueva gira “Donde caben dos, caben tres”. Sevilla fue la ciudad elegida para estrenar esta gira y arrasó con dos conciertos en el que colgó el cartel de no hay entradas. El autor de “Andalucía”, “Lo mal que estoy”, “Canela en rama” o “volar” ha comenzado la que posiblemente sea su gira más ambiciosa. Este cantautor malagueño y sus canciones son el ejemplo de buenrrollismo. Está trabajando muy duro con su equipo para que los conciertos de esta nueva gira salgan perfectos y que la gente disfrute con ellos.

Hablando de conciertos, ¿Cuántos te esperan en esta gira?

Pues me esperan unos 20 conciertos aún. Este año es algo más tranquilo que el anterior donde di unos 80-90 conciertos al año.

Y además, si no me equivoco en la mayoría de ellos has colgado el cartel de no hay entradas, ¿no?

Así es, el pasado año el 70% de los conciertos se agotaron las entradas, la gran mayoría se agotaron. Y este año ya me ha pasado de nuevo. La verdad es que no me puedo quejar de mi público.

Una prueba es Sevilla ¿no? Doblete en la ciudad… ¡Enhorabuena!

Muchas gracias. Ha sido una gran sorpresa para mí. Es una gira ambiciosa con aforos grandes y no contaba con agotar todo, pero Sevilla sí que pasó. Esto es una maravilla.

¿Qué destacarías de esta gira?

Pues aún no sabemos lo que va a ocurrir, pero te adelanto que los ensayos han sido una pasada. Vamos a intentar estar a la altura. Tenemos un equipo mucho más grande, llevamos luces, un músico más… Hemos subido unos peldaños y estamos flipando sólo con los ensayos, tenemos muchas ganas.

Este año has tenido una novedad y es que sólo has tocado en un festival, Viña Rock, ¿por qué tomaste esta decisión?

Es una decisión conjunta porque los dos años anteriores fueron un sin parar con 30-40 conciertos sólo en verano. También queríamos ir a Latinoamérica, donde he dado unos 16 conciertos. Por eso sólo elegimos el Viña Rock este verano. Ya te digo, era un poco por descansar.

Fuimos muchos los afortunados que te vimos con Rozalén aquí en Sevilla en Interestelar. Fue la última vez que tocaste en Sevilla, ¿qué expectativas tienes para los conciertos de Sevilla?

Espero no equivocarme porque son los primeros conciertos de la gira. Llevo cinco días ensayando desde las 11 de la mañana hasta las 8 de la tarde. Está todo muy pensado, llevo meses dándole vueltas al show, hay muchas cosas nuevas. Espero que salgan al menos como en el ensayo. También tenemos muchas entradas vendidas. Ya sólo esperamos que la gente disfrute, salga encantada de la vida y disfrutando mucho.

¿Cómo ha sido la experiencia en Latinoamérica?

Ha sido una sensación agridulce. Es decir, ha sido un éxito absoluto, todos los conciertos han estado geniales. He podido tocar en países nuevos como ecuador. Pero ha sido muy cansado. Yo odio coger aviones y cogí 19 aviones. Además, estuve malo varios días, también era la primera vez que estuve un mes fuera de España. A veces se me hizo duro, pero el cariño de la gente lo compensó todo. Me quedé con la espinita de volver a tocar en Uruguay, pero volveré, hay más días que pan. Es decir, más allá del cansancio físico y mental, he dado conciertos que nunca imagine dar tan lejos de casa.

Tus colaboraciones es otro punto fuerte, Jorge Drexler, Rozalén, Martínez Ares… ¿alguna colaboración nueva a la vista?

Sí que tengo alguna cosa. Lo que pasa es que el año pasado se me fue un poco la olla con las colaboraciones. Me hice 10-12 colaboraciones al año. A esto súmale conciertos, grabaciones… Al final tuve que dar alguna larga, porque si me dejas suelto no paro… Conozco a mucha gente y claro surgen muchas y como las haga todas no paro. Al final he tenido un poco de carencia de vida personal así que he intentado contralarme un poco este año.

Aún así he tenido nuevas como la de Macaco. Aunque también es verdad que tengo nuevas colaboraciones pendientes y alguna grabada que no te puedo decir. Alguna incluso diría que rara y saldrá en poquitos meses.

Este año también te has estrenado como escritor con tu libro “si yo te cantara”. Cuéntame un poco cuál ha sido la experiencia.

La experiencia ha sido muy buena. Me lo propusieron desde la editorial pero me daba mucho pudor. Yo tengo un oficio de compositor de canciones, pero sin pretensión. Me echaba un poco para atrás dármela de escritor, no lo veía apropiado. Al final es una especie de cajón de sastre donde hay canciones mías y también anotaciones. Desde cómo se me ha ocurrido a cualquier anécdota. También hay un prólogo de mi padre súper bonito y unas ilustraciones preciosas.

Aún habrá algún descerebrado, por llamarlo de alguna forma, que no haya escuchado tu música, para animarlos a que te descubran, cómo te describirías.

Pues quizás sea música para descerebrados. (Sonríe).  No sé, hago canción de autor, intento que las canciones estén redonditas, que la letra diga algo, que sea una poesía accesible. Después, musicalmente es bastante eclíptica porque hay una variedad de colores. Tampoco es que busque la fusión. Mi obsesión es la canción y claro al jugar con estilos salen canciones cada una de su padre y madre.

Hay muchos estereotipos para los cantautores, uno de ellos es que quizás nos los imaginamos en salas pequeñas, muy íntimo todo. Pero tú no. Tú llenas conciertos. ¿En qué escenario te sientes más cómodo?

Pues me gustan las dos cosas. Son muy distintas, pero todo tiene su magia. Lo que me gusta de verdad es poder hacer las dos cosas. Ahora tengo mucha suerte porque estamos haciendo cosas grandes pero sí me gustaría de vez en cuando pegarme el lujo de hacer algún concierto exclusivo y volver a los orígenes y cantarle a la gente a la cara, que se genere esa intimidad, donde voy sólo con la guitarra. A mí eso me flipa y me hace volver a donde yo me enamoré de la música.

Una de tus canciones más conocidas es Andalucía, ¿sigue siendo Andalucía la misma que escribiste por aquel entonces?

Sí, porque no hace tanto tiempo. Creo que al final las cosas cambian para seguir siendo la misma cosa. Habrá diferencia de incluso de hace dos años atrás. Andalucía al final es una tierra muy caricaturesca pero con mucha personalidad. Todo el mundo sabe lo que es Andalucía o lo que es un andaluz, es una tierra que no deja indiferente a nadie. También ha sido my estereotipada cosa con la que tenemos que luchar, pero para mí es sobre todo la tierra es la gente, las personas que la construye. En general somos gente abierta, muy creativa, sencilla. Creo que tenemos un lenguaje de la calle, un don para las palabras, hacemos que el lenguaje esté vivo, que evolucione. Y eso es increíble, es poesía. Eso es lo que me encanta de la tierra y lo que la hace tan especial.

¿Qué planes tienes a corto y largo plazo?

El año que viene lo tenemos cerrado ya. Ya iremos anunciando conciertos nuevos, volvemos a los festivales pero sin volvernos locos. Tengo ya unas 8 canciones nuevas compuestas y ya iremos pensando en grabar algo nuevo.

Y entre tanta gira, ¿da tiempo a inspirarse para componer nuevos temas?

A mí sí, afortunadamente, por ahora soy bastante prolífero. Siempre tengo ideas y en cuanto tengo tiempo le doy caña. Por ejemplo, en Latinoamérica he compuesto dos nuevos temas. Tengo esa suerte. En mi caso es verdad que incluso en plena gira me busco mi huequito para escribir.